Quién mató al gallo

Estándar

 

¿Quién mató al gallo?

Colectivo teatral de arrugas y juguetes

Cuando el Sur es lo único que existe

Y los días se echaron a caminar/ Y ellos, los días, nos hicieron

Y así fuimos nacidos nosotros, / los hijos de los días,

los averiguadores, /los buscadores de la vida ( El Génesis, según los mayas)

María de los Ángeles Sanz

Un espacio dividido en dos, hacia foro una pareja vestida de uniforme azul, detenida en un tiempo indefinido, a proscenio un personaje arrastra un tacho, luego serán dos los que juegan, sueñan, e imaginan una realidad fuera y dentro de él, donde el tiempo tenga el sentido que quieran darle, donde los sueños los alejen de los límites, y del poder de quien los traza. Alejados de la alienación reinante, buscan ir hacia el sur donde aún cabe la posibilidad de una libertad soñada. Un teatro que apuesta desde la temática y la performance a inquietar al espectador con las preguntas que la cotidianidad nos impide realizar. El futuro que aparece entre la risa buscada, entre el deseo y el poder es desolado, como si los idus de marzo1 hubieran avanzado sobre una humanidad incapaz de oponerse a un control que la tecnología ayuda a profundizar. El acertado vestuario, muestra sobre la espalda de los cuatro, un código de barras que es identificatorio del tiempo vivido, ya ni siquiera una referencia que los individualice desde un rasgo personal, sino una marca colectiva que seguramente se compartirá con otros, convirtiéndolos en no personas, en una masa donde la libertad no existe y la igualdad se convierte en pesadilla. Los textos expresados en diálogos fragmentados, o en monólogos cargados de metáfora, poéticos, van aproximando datos a la historia pero son los cuerpos los que con un muy buen trabajo desde lo físico van construyendo una segunda lectura, construida desde el absurdo, la incertidumbre, el miedo hasta la esperanza de una posibilidad de otro mundo donde el porvenir sea distinto. Desde la iluminación que como en el tenebrismo barroco destaca un punto de fuga dejando el resto en las sombras, que es utilizada como arma que define cuando señala, y la música se constituyen los climas que devienen en el relato. La acumulación de significantes de diferentes disciplinas en la forma que se presentan en la escena producen en el espectador las imágenes, las sensaciones que los llevan desde la risa al silencio hacia la secuencia final. Los objetos son lo que la palabra designa, y la palabra designa lo que los personajes, Rober y Tito quieren que sean. Los jóvenes, como en todos los tiempos se enfrentan a las generaciones que los preceden, y que en reiterada danza macabra, dejan un mundo con muchos temas a resolver, en este caso, ese pasado sin rostro, es temible porque se apodera de las conciencias y las suprime, y porque no ofrece hacia delante más que un desierto. Volver al origen, hacia el principio cuando todo era posible en su acto de inauguración primaria, es lo que la puesta propone, y lo hace una vez más con la herramienta fundamental de todo arte y sobre todo del teatro: el juego. Piedra liberadora de toda creación que se permita ser. Como dioses humanos, demasiado humanos, los personajes, se permiten la libertad de reinventar el mundo, para que cada segundo vivido tenga por fin un sentido; sobre todo en aquel que teje su futuro desde la cuna profunda de un vientre. Ya no esperan a Godot, ni a un demiurgo salvador, la divinidad está dentro de ellos y su fuerza también. Los cuatro actores llevan adelante con esa fuerza que es el fuego del artista una creación que surgió del diálogo y la impronta de una búsqueda estética y ofrecen al público la alegría del trabajo bien hecho. Colectivo de arrugas y juguetes en su oxímoron guarda la línea semántica de la puesta, tiempo perdido que retorna, que vuelve sobre sus pasos hacia un Sur donde dicen vive la utopía de un mundo distinto donde el gallo cante todas las mañanas y se sepa por fin el sentido de los días.

Ficha técnica: ¿Quién mató al gallo? Creación colectiva de Colectivo teatral: Arrugas y juguetes. Actores: Agustín Clusellas, Lautaro Duplaá, Nicolás Carbo, Rocío Sarpero. Escenografía: Nicolás Carbo. Vestuario: María Luz Abal. Diseño de iluminación: Cardamomo y Tráficodepupilas. Diseño gráfico y video: Tráficodepupilas. Fotografía: Made in Cardamomo. Música: Caradanam, Aire Líquido Ensamble. Espacio


1 La fecha es famosa porque Julio César fue asesinado en el idus de marzo del año 44 a. C. Según el escritor griego Plutarco, César había sido advertido del peligro, pero había desestimado la advertencia. años más tarde el propio Shakespeare haría famosa la frase “¡Cuídate de los idus de marzo!” (Beware of the ides of March, en su versión anglosajona original) a través de su obra Julio César, de 1599, en la que recreaba la conspiración que acabó con el asesinato del mandatario.

Anuncios

Acerca de lunateatral2

Este es un espacio que administramos Azucena Ester Joffe y María de los Ángeles Sanz donde los artículos sobre la creación teatral en Buenos Aires es el centro de la temática. Buscamos una relación fluida con el campo teatral de todo el continente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s