Pozos de M. Villamaría y N. Fernández Acquier

Estándar

Pozos de

Mariano Villamaría y Natalia Fernández Acquier

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

Un pozo por definición es un vacío profundo que a nuestros pies nos produce una ley de atracción que nos absorbe hacia las profundidades de lo desconocido o a la honda instancia de nuestros sentimientos. Pozos cavados para enraizar plantas, sembrar semillas, instaurar cimientos; pozos que esconden una realidad que nos desborda y que preferimos dejar allí, recluida en un lugar oscuro, invisible a los ojos; pozos de depresión, de soledad, pozos donde se incuban secretos. La puesta que se llevó a cabo en el marco del Festival Escena 2013, abarca en las cuatro secuencias que componen el todo, unido por la idea de profundidad, una mirada desde el futurismo hasta el melodrama, el realismo y lo siniestro, las instancias en donde la idea gira alrededor de un hueco es el punto de vista de los personajes. Pozo 1 / Un mundo (desde o hacia Un mundo feliz de Aldous Huxley) plantea la posibilidad de un experimento donde los espectadores somos de algún modo los conejillos de India; al ingreso una pantalla nos ofrece la presencia inquisidora de los tres personajes, que como los mosqueteros serán cuatro, ya que uno de ellos nos observa desde el ojo de la cámara a todos, es decir, a los que miramos de afuera del pozo y a su vez somos mirados desde allí, y a los que nos observan con espíritu de investigación, dueños del desarrollo del experimento y son mirados por nosotros. Un juego interesante donde la técnica en el teatro propone en acto aquello que se produce como el eje principal de una sociedad que mira y se ve así misma, como en el del Gran hermano. Un juego barroco donde los espejos son reemplazados por las pantallas de cine o televisión. Y donde desde el espacio escénico horadado aparece la presencia de lo real. Con actuaciones convincentes que saben controlar la situación desde la perspectiva del ojo, humano o técnico, logran su propósito de sentirnos intimidados, espectadores y protagonistas a la vez. Pozo 2 / Todala gente solaestablece una secuencia cotidiana, la compra de un departamento desde los cimientos, es decir, cuando sólo es un proyecto a donde van las ilusiones y que esperamos cumpla con nuestros deseos pequeño / burgueses de la casa propia. Desde allí la pareja, establece una dialéctica entre sueño y realidad, entre lo posible y lo probable, para dar cuenta de las diferencias entre dos que parecieran tener un sueño en común. La pareja de actores resuelve muy bien los climas que van desde el enfrentamiento por la problemática que irrumpe en el deseo hasta la ternura del juego entre dos. Un plano de fondo acompaña la idea de donde proviene en definitiva el pozo, es decir, el fondo de la cuestión. Las dos últimas obras breves, Pozo 3 / Negro Azabache y Pozo 4 / Mujeres, están planteas desde una perspectiva más subjetiva, más personal, y muy femenina. Primero, las cuatro amigas después de una fiesta y, después, la psicóloga y su paciente para crear ese mundo interior sesgado por la mirada de un otro y, en especial, por la mirada masculina. Temas como de la soledad, el miedo al rechazo y la depresión, entre otros, son los límites porosos de un aislamiento, consciente o no, frente a una sociedad que impone determinadas reglas. En este contexto cotidiano, el personaje femenino comienza a construir su propio pozo a partir de oscuros pensamientos. En el espacio escénico despojado, las buenas actuaciones le otorgan un ritmo y una textura especial a cada una de las escenas de un teatro en construcción. Sin olvidar a ese otro personaje concreto e imaginario, real y ficcional, el Pozo, con una función de síntesis o desencadenante que da cuenta de la creatividad artística de sus creadores.

Ficha técnica:

 Pozo 1 / Un mundo (desde o hacia Un mundo feliz de Aldous Huxley) Actúan: Mariano Cáceres, Jonás Elfen y Mariano Villamaría. Cámara, asistencia técnica y artística: Sebastián Muro. Texto y dirección: Natalia Fernández Acquier.

Pozo 2 /Toda la gente sola. Actúan: Maia Muravchik y Daniel Núñez. Dirección: Mariano Villamarín.

Pozo 3 /Negro Azabache. Actúan: Valentina Britos, Natalia Fernández Acquier, Liguen Pires y Andrea Portela. Asistencia de dirección: Bernardo Vitta. Texto y dirección: Matías Polze.

Pozo 4 / Mujeres. Actúan: Misal Katzowicz y Vanesa Madia. Dirección: Mariano Villamarín. Diseño e ilustración: Lisandro Rodríguez. Teatro: Elefante Club de Teatro.

Anuncios

Acerca de lunateatral2

Este es un espacio que administramos Azucena Ester Joffe y María de los Ángeles Sanz donde los artículos sobre la creación teatral en Buenos Aires es el centro de la temática. Buscamos una relación fluida con el campo teatral de todo el continente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s