Café Irlandés

Estándar

Cafe Irlandes WebCafé Irlandés de

Eva Halac

Entre la verdad y la mentira, la máscara de la ficción encierra la historia.

Pienso que mi vida como muchas vidas ilustra cosas, que esas cosas serían más claras para algunos de los demás para aquellos a quienes quiero entre los demás si yo encontrara una forma verídica sincera de sintetizar esa vida y esa experiencia. Rodolfo Walsh (14/3/72)
Nos pasamos la vida buscando lo que ya hemos encontrado. (Tomás Eloy Martinez)

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

Eva Halac construye una dramaturgia para hablar del encuentro de dos periodistas paradigmáticos para la historia de los convulsionados sesenta, que le debe mucho a la estructura de la escritura de uno de ellos, Rodolfo Walsh.  Aquél que inauguró un género mixto entre el documento histórico y la literatura, pero que fue ganado por la búsqueda de la verdad en el relato. La convivencia en un mismo proyecto de dos tipos tan diferentes en todo, el otro es Tomás Eloy Martinez, hace de la pieza un interesante juego de posibles, en la relación que tienen ambos entre sí y con el famoso coronel que guardó el cuerpo de Eva Perón. Su dramaturgia transita el fino borde entre la verdad histórica, la que registra el documento y la ficción literaria, aquella que permite el vuelo necesario para proponer otra realidad probable. En un muy logrado e interesante espacio escenográfico diseñado por Micaela Sleigh, que nos permite sentirnos dentro del relato: butacas de cine que se confunde con las del teatro,  y que delimitan los espacios: cine, bar, oficina de redacción, o living de una casa; desarrollo de la intriga en dos niveles de acción, el que se resuelve en el escenario y el que se acerca peligrosamente a la platea, una pantalla que nos recibe con un edificio de Buenos Aires, y una explosión que dará inicio a una parte de la historia. Espacio visualmente saturado y laberíntico donde, por momentos, las escenas simultáneas les otorgan a los personajes también el rol de espectador. Un espacio dentro de otro espacio que parece estallar como la fuerte imagen del ventanal hecho añicos. El punto de vista de la dirección, que también le pertenece a Eva Halac, pasa por la figura del periodista consagrado a una causa que va deviniendo en él casi sin darse cuenta hasta que lo toma por completo para inmolarse por ella en plena dictadura cívico- militar en 1977. “Vos sos peronista, sólo que todavía no te diste cuenta” le arroja como un guante Eloy en uno de sus diálogos cargados de retruécanos. De la dramaturgia de la Halac surgen los interrogantes de toda escritura que se interrogue sobre valores, principios y finalidades del periodismo y de la literatura; sobre el uso que se debe hacer de los materiales que se tienen entre manos. Dos maneras de acercamiento a la verdad y a la escritura como profesión, al compromiso con la realidad y con el lector a quién muchas veces se le ofrece carne podrida por verdad. Los actores,Guillermo Pfening, Michel Noher, yMaría Ucedollevan con gran solvencia la construcción de sus personajes, y su diálogo es fluido y verosímil en el recuerdo de aquellos enfrentamientos dialécticos entre la gente de prensa, donde la vida, tomada como un desafío, era atravesada con humor y con amor a todo lo que la década prometía. La libertad, como derecho y como compromiso. Tomás Eloy Martinez es presentado como el gran fabulador que luego utilizará todo dato imaginario para llevar adelante la confección de una novela que el espectador sabe cierta, Santa Evita (1995). Mientras Rodolfo Walsh es el que horada la realidad aparente para rastrear una verdad resbaladiza. Pero también la escritura se permite la licencia de ingresar al poeta ciego, al Tiresias de nuestra ciudad, Borges, y a su cuento El simulacro, en la palabra de la suposición de Walsh que de todo haya sido un engaño y a Copi que en su obra Eva, crea un personaje de Eva Perón que sostiene vivo y felizmente exiliado. Como en un mapa deleziano, la literatura, el periodismo y la dramaturgia devienen y crean a su vez nudos de intriga que luego serán el origen de un nuevo recorrido. Los textos de Walsh, Operación masacre, El caso Satanowsky (1973) y el cuento Esa mujer (1965), son como la novela de Eloy Martinez un tejido que se va construyendo en escena. Las imágenes de El séptimo sello (1957) de Ingmar Bergman, siguiendo la idea de un espacio dentro de otro espacio, le da la voz a ese personaje inconfundible de La Muerte que reclama por la vida del cruzado Antonius Block. En una comarca que fue diezmada por la peste negra el caballero reta a La Muerte a jugar una partida de ajedrez para poder retrasar lo inevitable. Del mismo modo nuestra historia y la ficción se van entrecruzando para ubicarnos en un momento preciso, a comienzo de la década de los 60, después de la devastadora Revolución Libertadora. En esta coyuntura el espectro de Evita intentó consolar a sus descamisados y atormentó a sus profanadores. Las muy buenas actuaciones, aunque por momentos Aragonés no logra la tensión que requiere su coronel, construyen ese mundo habitado por fantasmas y sueños e ideales que coexistieron a pesar de la brutal represión. Al conjugar dos soportes distintos pero no excluyentes, cine y teatro, las impactantes imágenes visuales son de una plasticidad difícil de olvidar.

Ficha técnica: Café Irlandés de Eva Halac. Elenco: Guillermo Pfening, Michel Noher, Guillermo Aragonés, María Ucedo. Diseño gráfico: Andrea Torti. Fotografías: Guillermo Monteleone. Escenografía y vestuario: Micaela Sleigh. Diseño de luces: Miguel Solowej. Música original y Diseño de sonido: Juan Cristóbal Sleigh. Asistente de escenario: Yamila Dana Pagliari. Producción ejecutiva: Demián Kaltman. Asistencia de dirección: Erika Estiz. Dramaturgia y dirección: Eva Halac. Centro Cultural San Martín: Sala 3.

Bibliografía:

Anguita, Caparrós. La Voluntad. Tomo I. págs 535/536

Anuncios

Acerca de lunateatral2

Este es un espacio que administramos Azucena Ester Joffe y María de los Ángeles Sanz donde los artículos sobre la creación teatral en Buenos Aires es el centro de la temática. Buscamos una relación fluida con el campo teatral de todo el continente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s