Un Cuento de Lágrimas en Portugal

Estándar

Un cuento de lágrimas en Portugal
Una historia real hecha cuento de
Inés de Castro, Reina de Portugal

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz
El relato que lleva adelante Silvia Copello mezcla la historia documentada y la leyenda que atravesó los siglos y el corazón del pueblo, que sintió el amor de Pedro e Inés como una metáfora de la eternidad de los sentimientos, la lealtad a los mismos, y una justicia que no se detuvo ante ningún signo de piedad. Inés asesinada por tres de los emisarios del Rey Alfonso IV, el Bravo, su suegro, fue vengada por su esposo de la manera más cruel, arrancando a dos de ellos el corazón, a uno por el pecho, y a otro por la espalda. Todo un símbolo para aquellos que no les tembló la mano ante la imagen de una madre con sus tres hijos como custodia. El tercero su mejor amigo, huyó a Francia y ahí se perdió su rastro para siempre. Hasta allí el relato histórico, la voz de la leyenda cuenta que una vez rey de Portugal, Pedro hizo desenterrar el cadáver de Inés, lo sentó en el trono engalanado como su cargo merecía, y obligó a todos a besar la mano de la muerta en señal de respeto y reconocimiento. Silvia Copello nos cuenta la historia pero lo hace en un semitono que no da cuenta de los cambios que esta presenta, su trabajo a veces conmueve otras no llega al corazón de los personajes. Su figura recortada sobre las aguas del Montego, vestida de un tono claro, sólo apoyada por un banco, en una sala intimista, perdía por momentos la intensidad de un relato que tiene una fuerza que va más allá de ser un hecho real. La figura de la mujer en el medioevo, como objeto o prenda de situaciones políticas, tiene una carga significativa que no está suficientemente explorada por la narradora desde las tonalidades del discurso. Quizá porque la intensidad de esta historia de amor todavía parece escucharse en las calles estrechas de la ciudad de Coimbra, quizá porque en los patios, en las escaleras y en los arcos medievales la oralidad toma el cuerpo de los amantes más allá de los siglos. Una historia de amor que merece ser relatada mientras las diferentes imágenes que fueron tomadas de manera casera le otorgan al espacio escénico una perspectiva familiar y cercana a los hechos reales, mirada particular que atrapa al público presente. Es interesante como la actriz recupera esa oralidad casi olvidada en nuestra sociedad atravesada por lo visual y por la tecnología. Si bien, podemos escuchar al Pedro, a Inés, a la Infanta Constanza de Castilla y al Rey Alonso los personajes no terminan de cobrar vida en una propuesta que si se lo merece. La imagen impactante de los dos sepulcros enfrentados con la seguridad que cuando vuelvan a “despertar” lo primero que verán será el uno al otro. Si Pedro I de Portugal y su esposa Inés de Castro se encuentran en la Abadía de Santa María de Alcobaça, nosotros en otro espacio y en otro tiempo tenemos la ilusión del inevitable reencuentro, porque fue y es un amor eterno.

Ficha técnica: Un cuento de lágrimas en Portugal relato y narración por Silvia Copello. Musicalización y Edición de sonido: Erika Brandauer. Diseño de Visuales y Luces: Mariano Pozzi. Diseño gráfico: Gabriela Ramos. Dirección: Fernanda Gómez. Teatro del Pasillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s