La Matrioska / Una obra dentro de otra

Estándar

La Matrioska (Segunda Temporada)
Sebastián Bahamonde
Una Obra dentro de otra

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz
Al entrar al espacio teatral nos recibe un espacio escénico que habla de un trabajo en prospección. Papeles de diarios en montaña, paredes con indicaciones, sillas, objetos varios, una sucesión de muñecas rusas al fondo, una escalera, y la presencia de un cuerpo, el del actor que inicia un soliloquio, que luego se transformara en diálogo, a la llegada de otro personaje, esta vez femenino. Lo que parece el inicio de la interpretación de una obra, A puerta cerrada de Jean Paul Sartre, se transforma en los movimientos y tempos de su ensayo, y las dificultades ante la falta de una actriz, el otro indispensable para el triángulo de la intriga. Con un tiempo fragmentado, que va hacia atrás cuatro años en el relato, se realiza un interesante e inteligente ejercicio metatetral, donde lo verdaderamente importante no es la obra en sí sino la construcción de un discurso que plantea la concreción de la misma. Porque la pieza de Sartre, como la de Calderón que también se menciona, son el pretexto para exponer una serie de interrogantes sobre la actuación, la lealtad de los grupos, las dificultades de las relaciones, la elección de las poéticas, la posibilidad del arte y del teatro en particular de captar la totalidad de lo real, el concepto de realidad, y cuál es finalmente la definición de teatro y de los elementos que lo componen: un actor, un espacio, una luz, una voz, todo o nada. Las muy buenas actuaciones nos llevan a transitar un tema casi conceptual con humor, a través del ritmo, del uso del espacio, y del solvente manejo del discurso y del cuerpo. Fuera de toda convención, el grupo de actores, dividido en dos parejas, desarrollan las acciones físicas mientras llevan adelante la intriga, poniendo en acto un caudal de herramientas que forma el back ground de cualquier actor. Es interesante como el dispositivo escénico construye la atmósfera necesaria para materializar el límite difuso y poroso entre la realidad y la ficción en el hacer teatral, limite en que esos interrogantes quedan sin respuesta mientras el espectador no podrá definir claramente cuál es el espacio, también fragmentado, del ensayo y cuál es el espacio de la vida cotidiana. Una iluminación precisa que, por momentos, se vuelve intimista a partir de la utilización de pequeñas linternas y, en otros, debido a la penumbra focaliza nuestra atenta escucha. Otro acierto es la utilización de la pantalla como si fuera una proyección de cine silente y, en especial del cine de Georges Méliès, con sus intertítulos para aclarar las escenas y/o con algunos ingenuos dibujos – Prólogo, Cuadro, lluvia / luna,… Esto le otorga un clima casi onírico, como un estado de vigilia que envuelve al público y da cuenta de que manera el actor como una ameba tiene, o debería tener, la capacidad especial de comunicar por medio de la interacción con su propio cuerpo y de modificar, transformar su “esquema corporal” en la construcción de su personaje. La puesta rinde un homenaje al trabajo que el espectador no ve, a las dudas, los aciertos y desaciertos de un empeño que muchas veces queda como desafío a un deseo motor de sus premisas, y que cuando aparece como en este caso en el escenario, es el resultado de una pasión cuyos límites se pierden en el día a día de los ensayos. El teatro como la vida necesita esa fuerza que renueva en cada perfomance la voluntad de ser.

Ficha técnica: La Matrioska de Sebastián Bahamonde. Elenco: Javier Ahumada, Leticia Lage, Natalia Castrege, Sebastián Bahamonde. Ilustraciones: Valeria Alonso Cobas. Puesta en escena: Sebastián Bahamonde. Asistencia Técnica: Alejandro Escano Manzano. Fotografía: Fede Gall. Prensa: Tehagolaprensa. Teatro El Desguace.

Seguimos la definición de Matoso en tanto que el “esquema corporal” tiene que ver con aquello que nos hace pertenecer a una especie, raza, sociedad; mientras que la “imagen corporal” es propia de cada individuo y de su historia personal.
Matosa, Elina, 2008. El cuerpo, territorio escénico. Buenos Aires: Letra Viva

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de lunateatral2

Este es un espacio que administramos Azucena Ester Joffe y María de los Ángeles Sanz donde los artículos sobre la creación teatral en Buenos Aires es el centro de la temática. Buscamos una relación fluida con el campo teatral de todo el continente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s