Sai Sai Del África a Buenos Aires

Estándar

Sai- Sai
Un espectáculo de percusión africana y humor elegante, con dirección de Sebastián Iglesias (El Choque Urbano)
Música, Humor y Viceversa
Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

002SaiSai-ABR14 (Large)(1)
Cuando ingresamos al Espacio Viceversa nos reciben los djembé1 en escena, hasta que hace su presencia uno de los músicos /actores que comienza con una introducción de sonidos producidos por su boca, y movimientos cada vez más efusivos y sincronizados con una percusión que crece a la par que el resto del grupo va surgiendo a su vez, acompañando, siguiendo el ritmo propuesto por el primero. Desde allí nada cesa de suceder en cuanto al trabajo con un cuerpo flexible a los acordes de la percusión, y el uso de los instrumentos que son ejecutados con maestría por todos. Cada partitura, es un gag, que va construyendo un relato cargado de humor, donde los sonidos, la gestualidad y los movimientos corporales están diseñados en una coreografía que incluye hasta la falsa torpeza como procedimiento para producir la risa. Una risa que no deja de fluir desde el espectador, que a sala llena sigue con entusiasmo todo lo que sucede. Los instrumentos conforman, se expresan en monólogos, como el que lleva adelante Matías Marro con su Krin2, y diálogos entre sí, como los que desarrollan con los djembé, o el que establecen entre Sebastián Schneier y Javier Pérez entre la Kalimba3 y el N’goni4. Son ellos los que van hilvanando un relato en cada una de las interpretaciones que se traducen en las posiciones corporales de los integrantes del grupo; vestidos con traje oscuro en un comienzo, para luego en pantalón y camisa, atuendo clásico europeo, contrastado con la singularidad de las corbatas, y la desinhibición de los movimientos. Si bien son habituales los grupos que trabajan música en vivo y humor desde la década del ’60, I Medici, Les Luthiers, Choque Urbano; inclusive los conjuntos de música para niños que integran el Momusi; no es frecuente que los instrumentos sean provenientes de la tradición musical africana. Una deuda, como tantas otras para un actor social que dejó tantas marcas culturales en nuestro acerbo y que por años se ha intentado invisibilizar5. Sai es como definición un arma de origen japonés que surge de un herramienta de uso agrícola, y que aparece habitualmente en los videojuegos, también es un mono pequeño de Colombia. En sus cuadros corales se suceden movimientos de ataque y defensa, posturas que aparecen animalizadas, forman también parte del show; los integrantes de Sai-Sai, no sólo son excelentes músicos especializados en instrumentos africanos sino showmen en todo el sentido de la palabra. Un hecho musical – teatral que excede cualquier categorización, pues los cincos percusionistas logran que cada instrumento sea una prolongación de su cuerpo. La energía corporal, intrínseca de cada uno de los integrantes, se materializa en el despliegue a toda música, con la mirada cómplice entre ellos y con el público que necesariamente nos contagia a todos. Profesionalismo que es el resultado, entre otras cosas, de la investigación profunda de la música afro y de sus instrumentos, la búsqueda de un lenguaje propio y de la fusión de cinco personalidades distintas para el goce del espectador. En esta obra, aunque las imágenes auditivas son preponderantes, las imágenes visuales resaltan el constante humor y la ductilidad del grupo bajo la dirección que no ha dejado nada librado al azar. Y, como era de esperar para una cadencia intensa y sostenida el final a toda música nos despide hasta el próximo encuentro.

Ficha técnica: Sai Sai es un grupo de músicos que se especializan en la percusión africana integrado por Santiago Piriz (djembé, dun dun y semillas), Juan Pedrotta (djembé, dun dun y semillas), Sebastián Schneier (djembé, dun dun, semillas y kalimba), Matías Marro (djembé, dun dun, semillas y krin) y Javier Pérez (djembé, dun dun, semillas y n´goni). Producción Ejecutiva: Anita Lüscher. Prensa: Silvina Pizarro. Dirección: Sebastián Iglesias. Espacio Viceversa.

1 El Djembe es uno de los instrumentos africanos más conocidos fuera de África. Tiene forma de copa con una sola membrana de piel de cabra, tensada con cuerdas entrelazadas alrededor de la copa. La base del tambor pede ser cilíndrica- djembe sulé – o cónica – djembe bara – y normalmente llevan acoplado en el borde superior resonadores metálicos como grandes orejas con muchas arandelas. El músico, a veces, se lo cuelga de los hombros y lo toca directamente con las manos. Cuando varios djembe actúan a la vez, recurren a la muy caracteristica fórmula del diálogo, de llamadas y respuestas entre los instrumentos.
2 El krin es un instrumento idiófono de la zona del bosque de la Alta Guinea, típico de la etnia forestiere Se le dice el teléfono africano.
3 El kalimba o calimba o culimba, es un instrumento musical extendido por todo el continente africano. Recibe diferentes nombres, según los países y pueblos: malimba, mbira (o sanza), kisaanji, kisanji (o quissange), tyitanzi, quisanche (o quisanga o quizanga) (según Alejo Alaniz también se denomina acordeón de mano), likembe, sansula, etc. Se encuentra también difundida en Latinoamérica donde llegó con los esclavos. Este idiófono tiene un juego de laminillas de diferente longitud y material, duras pero flexibles, como las de metal o de caña. Están fijadas a un puente por un extremo, y tienen libre el otro, de forma que producen sonidos al ser pulsadas con los dedos por los extremos libres. Según las dimensiones de las láminas vibrarán más o menos lo que se traduce en notas diferentes que pueden afinarse alargando o disminuyendo su longitud. Las dimensiones de las láminas determinan las frecuencias a las que pueden vibrar, lo que se traduce en las notas diferentes que pueden dar. Así, variar el tono o afinar el instrumento equivale a alargar o disminuir la longitud de las placas.
4 El ‘N’goni’ o ‘Kameln’goni’ es un instrumento proveniente del área africana de Senegal / Malí / Burkina Faso, de 7 cuerdas, mezcla de arpa y de laúd, muy extendido entre los pobladores de África occidental. Este instrumento consta de entre 4 y 10 cuerdas, y su afinación depende de muchos factores partiendo de una escala pentatónica, cuyo tono sube o baja según la amplitud de la calabaza, las cuerdas usadas, la piel de la caja de resonancia, el artista que la toque y el estilo con que lo haga. Este instrumento es muy popular en la República de Malí y Burkina Fasso, al ser utilizado por los griots para el canto de las historias añejas de África y sus habitantes, y se le considera una ‘kora del pueblo’ por tener menos cuerdas y ser más fácil de tocar. El instrumento se ha popularizado tanto en Malí en los últimos tiempos que se ha convertido en símbolo nacional y turístico. (Wikipedia)
5 El compositor y musicólogo Coriún Aharonián puntualiza: “La cultura americana en general y la música americana en particular, y nos referimos aquí al continente americano todo, son el resultado de la interacción de tres grandes vertientes: la indígena, es decir, la de los nativos de las tierras americanas; la europea occidental, es decir, la de los conquistadores e invasores; y la negra-africana o aguisimbia, es decir, la de los pueblos traídos como esclavos desde un tercer continente. La distribución y la proporción de cada una de estas tres vertientes en el largo y ancho territorio americano determinara a través de los siglos un mestizaje muy variado de lo aportado por cada una de ellas, con diferencias muy grandes entre una región y otra (…) “Por otra parte: Es interesante saber que el candombe argentino fue folklore hasta poco después la caída de Rosas. El Candombe argentino se conservó, e ininterrumpidamente, hasta el presente, en varias de sus versiones (afro-porteño, afro-correntino, etc.); entre ellos destaca el candombe porteño. Además se conservan otros ritmos afro-argentinos como la zemba o charanda, ritmo asociado al culto de San Baltazar que se realiza en el Nordeste argentino, en especial en Corrientes y Chaco. (Wikipedia)

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s