Las sillas de Eugène Ionesco

Estándar

Las sillas de Eugène Ionesco

LasSillas

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

Las sillas es la tercer pieza dramática que escribió el autor rumano /francés en 1952, y es una manera desde la palabra de desestimar su poder de comunicación. Dos personajes, en una etapa de su vida donde se encuentran solos, uno con otro. En un lugar alejado de la sociedad con la que quisieran dialogar, construyen un mundo imaginario, donde personajes importantes los visitan para escuchar por fin, ese mensaje que Él tiene para darle a la humanidad, que cambiará los destinos de todos, ayudado por Ella, su compañera de toda la vida, la anfitriona ideal para recibir a tan distinguidas personalidades. Pero como él no tiene una buena expresión de la palabra, necesita también invitar a la reunión al Orador, aquél que lo reemplazará para por fin decir, lo que debe ser dicho. En la sala Patio de Actores, aquellos personajes que el absurdo concretó en la escritura de Ionesco, toman cuerpo nuevamente, y presentan ante un espectador conocedor o no del trabajo del autor, a estos seres que hablan pero no se comunican, que esperan y lo hacen teatralizando dentro del teatro la posibilidad de una puesta en escena, de una representación dentro de otra para esas almas que necesitan a los otros, pero que no saben como acercarse a ellos desde el lenguaje. En un no tiempo, que parece reiterarse a sí mismo hasta el agotamiento, los personajes van tejiendo su perfomance, y van también dejando deslizar como al pasar, sus miedos, sus dolores, sus frustraciones y un deseo de valoración social, de ser tenidos en cuenta, de ser objetos de la mirada ajena y de la admiración de esa mirada sobre sus vidas grises, comunes, sin ningún gesto de nobleza. Las sillas, son la dimensión de ese deseo insatisfecho, y el lenguaje es la herramienta inútil para lograr ser escuchados, pero el teatro, la representación, sí en el gesto que lo invalida, la fuerte presencia que no se agota, y que va delineando la semántica de una textualidad prepotente. Las actuaciones dan cuenta con solvencia del pedido de Ionesco a sus criaturas, y la dirección no sólo logra el clima necesario sino un ritmo que no decae. Los sonidos: la Marsellesa que inicia la puesta, los sonidos de la llegada de los invitados, todo conjuga para constituir los planos superpuestos de la ficción y la realidad. Por lo tanto, en esta puesta en escena en particular podemos observar a Rafael Fernández como un demiurgo, pues es el hacedor que con precisión desde la escenografía y de los colores sobrios del vestuario, más allá de la dirección, construye el universo del absurdo ionescano. Dos grandes ventanales con sus pesadas cortinas es el único límite real para los personajes, mientras el sentimiento pesimista respecto a la condición humana le da textura a una situación dramática. El discurso verbal y gestual de ambos personajes – un matrimonio de edad avanzada – focaliza nuestra atenta mirada y logran que la tensión ante los momentos de humor gane en intensidad. Desde nuestro lugar, como espectadores, podemos sentir cuando las sillas comienzan a multiplicarse que tienen utilidad para alguien, podemos sentir la presencia de esos personajes invisibles a partir de los protagonistas. Un texto dramático difícil que, además,  presenta la dificultad de este diálogo irreal con los números invitados y un hecho escénico que sin duda actualiza al clásico de nuestro teatro universal.      

 

Ficha técnica: Las sillas de Eugène Ionesco. Traducción: Rafael Fernández. Elenco: Martha Rodríguez, Eduardo Santoro, Pablo Delosanto. Escenografía y vestuario: Rafael Fernández. Puesta de luces: Alfredo Torres. Banda de sonido: Nicolás Diab. Diseño gráfico: Federico Tabeada. Fotografía: Lautaro Fernández. Dirección: Rafael Fernández. Prensa: Tehagolaprensa. Patio de Actores.

Anuncios

Acerca de lunateatral2

Este es un espacio que administramos Azucena Ester Joffe y María de los Ángeles Sanz donde los artículos sobre la creación teatral en Buenos Aires es el centro de la temática. Buscamos una relación fluida con el campo teatral de todo el continente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s