El Sueño del Pibe de Laura I. Gutman

Estándar

El sueño del Pibe de Laura I. Gutman

Sainete para títeres de mesa

 

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

Malena canta el tango como ninguna
y cada verso pone su corazón.
A yuyo de suburbio su voz perfuma.
Malena tiene pena de bandoneón.
Tal vez allá, en la infancia, su voz de alondra
tomó ese tono oscuro de callejón;
o acaso aquel romance que sólo nombra
cuando se pone triste con el alcohol…
Malena canta el tango con voz de sombra;
Malena tiene pena de bandoneón.
[1]

Elsueñodepibe 2La Scala de San Telmo, casa restaurada de fines del siglo XIX, y con su callecita de adoquín es el marco perfecto para esta obra cuyo principio constructivo es el tango, un compás que nos identifica como rioplatenses. Y, así lo transmite Laura Inés Gutman egresada de la carrera de puesta en escena de ópera en el Teatro Colón y como titiritera se formó en el Teatro San Martín. Con una mixtura entre la técnica del títere de mesa, y el teatro de objetos[2], construye un relato en clave de sainete y con música de tango logrando un clima de nostalgia, a la vez que propone una afirmación sobre la importancia de los sueños y la persistencia en su logro. Una cantante, Beba Jaramillo, cuyo alter ego es un títere en escala manejado por dos integrantes del grupo, a través de un pequeño monólogo nos introduce en su vida, para luego dejar paso al tango canción, a sus letras que van tejiendo la historia de amor, desamor, pasión, deseo, que son sustanciales para el género tanto el musical como el teatral: el sainete. Un triángulo con dos deseos sujetos por el bandoneón, el del pibe de ser músico, el del dueño del boliche, Beba, enmascarado en la necesidad de llevar el negocio adelante, y el de la misma cancionista que busca nuevos horizontes, y que logra su objetivo ayudada por el amor del violinista polaco que llega un día buscando trabajo. Un relato simple pero contundente en su afinada construcción, donde cada uno de los elementos juega en el espacio con un tiempo que ya fue, que está en el recuerdo de muchos, como reservorio de una mitología de otra ciudad y de otra forma de comprender la vida. Si bien la historia es amena, desborda de nostalgia y es, a nuestro entender, un merecido homenaje a todos aquellos bohemios que inundaron las noches del “arrabal”. Estos personajes tienen alma propia y le otorgan una mixtura especial a la obra, más allá de las manos expertas que los sostienen. Criaturas que a lo largo del relato nos transmiten distintos sentimientos siendo el más importante la ilusión de perseguir un sueño. Mientras, la actriz nos deleita con las canciones también es, por momentos, el personaje narrador y así se abre ante nosotros un mundo a medio camino entre lo mágico y lo onírico.

el sueño del pibe 1Como si estuviéramos en un estado de vigilia los objetos se humanizan – el bandoneón, la guitarra y el violín – mientras los títeres nos traen a la memoria el viejo tema que atravesó a nuestra música ciudadana: las luces de la ciudad. En el reducido espacio escénico con mínimos elementos se genera el clima en que aquellos sonámbulos evitando las horas diurnas se sumergían en nuestras noches porteñas. Si el “berretín” del pibe es parte de nuestra memoria colectiva, de nuestra identidad, cuando el “gotán”, la “curda” y la “percanta” era la norma, en particular esta puesta en escena, El sueño del Pibe, es una perlita para guardar en nuestra memoria individual y recordar cada vez que escuchemos un “che bandoneón”.

 

Ficha técnica: El sueño del Pibe de Laura I. Gutman. Titiriteros: Lorena Azconovieta, Paula Cueto, Mariano del Pozzo, Elena Gowland, Marcelo Lizarraga, Raquel Navas Ortega, Florencia Orce. Actriz: Marta Pomponio. Diseño y realización de Títeres y Objetos: Simón Wajntrob. Dirección y musicalización: Laura I. Gutman. La Scala de San Telmo.

 

 

[1] Malena, 1941, de Homero Manzi y música de Lucio Demare.

[2] Los títeres de alrededor de 80 centímetros se desplazan sobre practicables con titiritero a la vista. Los instrumentos musicales están realizados en escala uno en uno; lo que permite cierto nivel de ruptura en la relación entre el títere, el objeto, y la figura humana.

 

Anuncios

Acerca de lunateatral2

Este es un espacio que administramos Azucena Ester Joffe y María de los Ángeles Sanz donde los artículos sobre la creación teatral en Buenos Aires es el centro de la temática. Buscamos una relación fluida con el campo teatral de todo el continente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s