Los últimos Iluminatis

Estándar

Los Últimos Iluminatis

de Mariana Kohen

“En la época en que la tierra todavía no era redonda

(dicen que se parecía más a una media luna)

existían unos curiosos pájaros

que tenían un rol muy importante”

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

iluminatis 2Mariana Kohen, construye un relato mítico, donde la naturaleza marca los procesos y la fina línea que separa la vida de la muerte. El cuento narrado por la madre de las arañas, junto a sus hijas, impone su temática de amor, muerte, soledad, y la crítica relación entre las generaciones, que ya no siguen las leyes naturales, sino las estrictamente humanas; provocando el dolor de la ausencia. Los tres personajes, muñecos que encarnan la vejez, y con cierto dejo de ironía, la sabiduría, son los oyentes primarios de la narración, que sólo busca adormecer su permanencia y envueltos en los hilos del tiempo tejidos por la narradora, convertirse en comida para su descendencia. Una metáfora mítica, del viejo refrán del polvo venimos al polvo vamos. Cumpliendo el rito natural de nacimiento, desarrollo y muerte; ciclo necesario para la continuidad de todo lo que reina sobre el planeta, todo lo que nace debe morir y convertirse finalmente en comida para los que sobreviven  todavía. Así los gusanos se comen a la tortuga, a pesar del amor que siente por ella el pájaro que rompió con la tradición aérea de su estirpe para pisar firme la tierra e iniciar así una historia diferente: (…) “Pero un día…un pájaro se enamoró en la tierra, y el mundo empezó a girar…” La puesta, presenta la impronta del relato a través de personajes que simulan ser humanos, y humanos que simulan ser insectos. Las grandes marionetas que inician la intriga, están manejadas por tres titiriteros que además les prestan sus voces para constituir el necesario diálogo; mientras otros están en las gradas de la platea, vestidos de negro como los iluminatis1 históricos, aquellos que guardan en el secreto de la secta, el conocimiento. Los objetos, como pulóveres, pequeños muñecos, telas van constituyendo la escenografía de una historia que tiene en el origen de la vida su centro. Una historia que tiene que ver con el poder en la sombra y se materializa en un espacio lúdico despojado, donde el color negro satura el mismo. Las tinieblas en que la araña y su cría se desplazan de manera perfecta, recortadas al ser su color claro y de una textura que pareciera de mayor  suavidad, imagen visual opuesta y nada azarosa a lo que habitualmente tenemos de estos pequeños insectos depredadores.

Los últimos iluminatis. 1Una textura quizá para encubrir como las manos invisibles del poder de turno tejen los hilos del entramado social. Color y textura que también poseen los integrantes de la aldea imaginaria, sin los contornos físicos que podrían asociarse al de un individuo sino, por el contrario, sin cabeza y amorfos. Por momentos, la iluminación pareciera no focalizar nuestra mirada como lo requiere el desarrollo del relato, pero si es otro acierto la musicalización, a modo de cantos gregoriano o de nuestro folklore se va creando un clima especial, por momentos más intensos que otros. Sin duda, el trabajo corporal de todo el elenco y los movimientos de acrobacia de “la araña” dan cuenta de un intenso trabajo previo, como así también los distintos tonos de voz según sea la criatura que tome la palabra. Los intérpretes y sus títeres nos sumergen en un mundo poco habitual para los adultos donde los límites se desvanecen desde el inicio, si tal vez tuvimos la suerte de que alguna arañita nos hablara en voz baja para luego incorporarse al espacio escénico.

 

 

Ficha técnica: Los Últimos Iluminatis de Mariana Kohen. Intérpretes: Mónica Evangelista, Patricio Muñiz, Paula Vidal, Elsa Gire Péchayre, Daniel Blander, Mariana Kohen, Daniela Riveros. Iluminación: Valeria Bruno.  Musicalización: Mariana Kohen. Sonidos: Abelardo Saravia. Diseño de Escenografía: Mariana Kohen, Alejandro Bistolfi. Diseño y Realización de Títeres: Susana Somoza (pájaros de lana), Mariana Kohen (máscaras siameses tortuga y objetos). Vestuario: Lucia Lazarro (Vespa Vestuario) (capas), Mariana Kohen (traje araña). Prensa y Difusión: Tehagolaprensa. Dramaturgia y Dirección: Mariana Kohen. Teatro El Popular.

 

 

 

1 La orden de los Iluminados (Illuminatenorden en el original alemán, compuesto, derivado del italiano illuminati, ‘iluminados’, y orden) es el nombre dado a varios grupos, tanto reales como ficticios. Históricamente, el nombre se refiere a la organización Illuminati de Baviera, una aclaración (de la era) de una sociedad secreta fundada el 1 de mayo de 1776, la cual manifestaba oponerse a la superstición, los prejuicios, la influencia religiosa sobre la vida pública, los abusos de poder del Estado y para apoyar la educación de la mujer y la igualdad entre los sexos. Tal organización de los Illuminati se prohibió, junto con otras sociedades secretas, por el liderazgo del gobierno de Baviera, con el apoyo de la Iglesia católica, y la misma se disolvió definitivamente en 1785.

Anuncios

Acerca de lunateatral2

Este es un espacio que administramos Azucena Ester Joffe y María de los Ángeles Sanz donde los artículos sobre la creación teatral en Buenos Aires es el centro de la temática. Buscamos una relación fluida con el campo teatral de todo el continente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s