Fantasma de una obra de teatro de 1900

Estándar

Fantasma de una Obra de teatro de 1900

de Luis Cano

El que no tiene un palacio en sus manos

Arma en sí,

Piedra sobre piedra

Un gran castillo con fantasmas (Luis Cano, Historia danesa)

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

 

 

fantasma de una obra 1La pieza forma parte de uno de los últimos libros que editó las obras de Cano: Escuela de Marionetas. Allí entre obras y pequeños ensayos sobre la creación artística el autor va develando las claves de su escritura, hacia el destinatario lector / espectador, hacia su propio proyecto creador. Como todo trabajo que juega con el lenguaje, y con la mixtura de géneros ya desde el título lo que aparece es la ambigüedad de sentidos. Lo que propone Luis Cano es una textualidad que de forma, fantasmalmente, a un género como el melodrama tan vapuleado desde la crítica y tan bastardeado desde los medios de comunicación. Sin embargo, a comienzos del siglo XX, era el género indicado para dar cuenta de situaciones familiares y sociales de escabrosa realidad, donde el secreto, lo omitido, aquello que luego desataría la tragedia, era fundamental para su estructura. Por eso, propone acciones en una atemporalidad buscada, en un espacio apenas reconocible, que den cuenta de un centro temático que abarca tanto el amor, la humillación, la servidumbre como el incesto. La situación dominador / dominado en las contradicciones de clases en el 1900, provocaban la casa grande y la casa chica, y el casamiento forzado de la sirvienta para evitar reconocer la trasgresión a las buenas costumbres y a la moral cristiana, y de cara a la sociedad mostrar un rostro límpido de bajezas. Una temática que abordaría  y aborda hasta el paroxismo el radio teatro, y la telenovela. El dramaturgo entonces desde el lugar  ya estructurado, rompe con el equilibrio cuando horada su propia escritura y omite detalles, profundizando la desazón del lector / espectador, y provocando situaciones desestabilizadores, transformando un género en otro. Un trabajo de autorreferecialidad, de intertextualidad1, que también exploró en textos como El Topo. Laura Yusem como directora de la obra, busca recrear ese estado indefinido entre la lógica causal y la fragmentación, y propone en un espacio en penumbras, apenas dos focos estratégicamente colocados, la concreción de un relato que atraviese el tiempo y nos lleve hacia atrás, a la vez que nos permita una lectura inquietante en el presente. Conspira contra ese proyecto la lentitud con que encara las acciones dramáticas; la profusión de secuencias repetidas; mientras apoya la creación de un clima fantasmagórico, la música dodecafónica, el uso del espacio, cubierto por esas camas /tumbas que presagian la tragedia, un vestuario de época de sencillez victoriana, y el recurso de las manos atadas con sogas, que hacia el espectador sugiere la prisión de los personajes en sus propias pasiones, y la actitud de las manos de los muertos, que juntas sobre el cuerpo imponen su imagen detenida.

Fantasma de una obra de teatro de 1900Las buenas actuaciones, con algunos altibajos, materializan a sus criaturas a medio camino entre la vida y la muerte, son como espectros en el limbo existencial o en el limbo de su propia memoria. En este equilibrio de fuerzas ajenas a la voluntad de los personajes se genera una cierta simetría estática que no varían durante el tiempo real de la obra. Así la mesura, mejor dicho la desmesura, e inmovilidad construyen un espacio y un tiempo donde hasta la respiración de los personajes tienen un ritmo no habitual. Si para poder medir el tiempo nos apoyamos en una extensión – año, día, hora,…- mientras el pasado ya no está y el futuro no es todavía, ése, el presente es absolutamente inaprensible. Esto es lo que se logra invertir en esta puesta en escena, en particular, todos quedamos suspendidos en ese pasado mudo y opresivo que genera la tensión casi estática e involuntaria, porque el demiurgo formado por Cano y Yusem así lo quieren.

 

Ficha Técnica: Fantasma de una obra de teatro de 1900 de Luis Cano. Elenco: Rafael Cejas, Nadia Dotta, Dante Iemma, Mauricio Méndez, Paual Radovancich. Fotografía: Marcela Gabbiani. Operación de luces: Alfredo Torres. Operación de sonido: Alberto Alburquerque. Espacio escenográfico y vestuario: Laura Yusem. Asistente de iluminación: Julieta Carrillo. Asistente de dirección: Alberto Alburquerque. Producción ejecutiva: Julieta Alonso. Diseño de iluminación: Marco Pastorino. Música original: Cecilia Candía. Dirección general: Laura Yusem. Diseño gráfico: 3boxes. Prensa: Laura Castillo. Patio de Actores.

 

Bibliografía:

Cano, Luis, 2012. Escuela de Marionetas. Buenos Aires: Libro disociado Editores.

 

 

 

1“(…) La traducción es un intertexto. La reescritura también. Volver a trabajar el propio texto. La paráfrasis, las sustituciones. Hacemos operaciones intertextuales de manera automática, como reflejo involuntario, como medio de supervivencia. (…) La intertextualidad es un conjunto de procesos de combinación, mezcla, generación de nuevas prácticas y objetos culturales. Sostengo que al hablar de intertexto estamos diciendo, conocer al otro. El mundo es el otro. Hay intertexto entre los textos y también entre texto y cultura (Cano, 2012, “Una clase portátil”, 349)

Anuncios

Acerca de lunateatral2

Este es un espacio que administramos Azucena Ester Joffe y María de los Ángeles Sanz donde los artículos sobre la creación teatral en Buenos Aires es el centro de la temática. Buscamos una relación fluida con el campo teatral de todo el continente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s