El buen canario

Estándar

El buen canario de

Zach Helm

El amor no siempre lo puede todo

 

Cuando un hombre ama a una mujer
Su mente no puede estar en nada más
Él daría el mundo
Por una cosa buena que encontró
Si ella es mala, él no lo puede ver
Ella no puede hacer nada malo
Le daría la espalda a su mejor amigo
Si hablara mal de ella.

 (Cuando un hombre ama a una mujer, Michael Bolton)

 

María de los Ángeles Sanz

el buen canario 2En el espacio del Teatro Sha, Merceditas Elordi dirige una pieza que trabaja dolorosamente sobre una temática atemporal pero desde un contexto contemporáneo. Las adicciones, el deseo del cuerpo perfecto, la violencia de género desde la femeneidad tomada como objeto, o desde el desdén por los valores literarios de la escritura realizada por una mujer, se cruzan con el amor incondicional, la amistad, el poder del dinero, y la crítica especializada y su función en un campo cultural que todavía se maneja con un criterio patriarcal. “El buen canario” de Zach Helm1 tiene todos esos condimentos que hacen que la puesta llegue a un climax de tensión muy alto hacia el final, sobre todo por la muy buena actuación de Lucía Di Carlo como Annie, acompañada por un Jack, Ulises Pafundi, que deja traslucir muy bien su amor y su incertidumbre hacia el tratamiento de un tema que lo desborda, que no llega a comprender del todo. Sus encuentros personales son los mejores momentos de la puesta. El amor incondicional de Jack intenta salvarla a pesar de ella misma, pero no alcanza cuando el destino se empeña en mezclar las cartas de una forma que deja al descubierto el juego, y pone a uno de sus participantes en el peor lugar, el de ser el centro de la mirada de todos. La figura femenina en la dramaturgia de Helm, se dicotomiza en dos personajes, el de Annie que sufre todos los vejámenes que la sociedad permite con su discreto desinterés por la vida de los demás, disfrazado de buenos modales o buenas costumbres, que quiere imponer su verdad y para tomar el coraje necesario necesita de la droga, y el de Silvia que ajena al dolor ajeno sólo piensa en su bienestar y en el placer que el dinero puede depararle. Una vida que reúne muchas vidas en sí misma, y una vida vacía de contenido que se extiende en el tiempo. Así le dice Annie a Jack cuando le confiesa que no le importa la muerte, ni una vida larga, sino una vida intensa.

el bue canario 3La muerte que ronda los personajes desde el principio, no es un accidente que puede suceder sino que es destino en todos, y nadie como Annie lo explica mejor desde la escena. El dramaturgo, le concede a cada una de sus criaturas una carnadura específica no inocente, sobre todo en los amigos en los que se cruza la amistad y el dinero, Charlie y Fred. La verdad oculta, el secreto de Annie, es como las capas de una cebolla,  que va dejando ver su corazón, con la caída de cada una de sus telas; por eso, de la mujer resuelta y enérgica de un principio, cuando dialoga con Jack, van dejando surgir, un alma herida hasta la desesperación final; resuelta coreográficamente junto al baúl, recipiente de un dolor que no acaba, y que las acciones más desesperadas no consiguen calmar. El continente de la puesta es una escenografía minimalista, que sin embargo, crece en espesura semántica con los dibujos que se realizan detrás de los paneles, en donde los cuadros elegidos, “La noche estrellada”  Vincent Van Gogh y “El Grito” de Edvard Munch, junto a elementos casi ornamentales, y al cuerpo de la propia Annie dibujado desde su propia mirada deformante, conforman un todo funcional y simbólico. Bulimia, adicción, son las respuestas de un ser acomplejado, humillado, que se defiende con las armas que el sistema pone en su mano, para su mal. Todo los sentimientos de los personajes están atravesados por un la ley de mercado, donde las variables tienden a enmascarar lo desagradable, a ocultarlo para que el negocio sea brillante. El buen canario es la metáfora de la vida de la protagonista, de su historia en todos los sentidos; encerrado en una jaula, no quiere comer, ya que el espacio donde habita es a la vez contención y cárcel. El arte y su relación con la locura o con los trastornos emocionales, como una forma de expresión que es capaz de expulsar los demonios que llevamos dentro, está atravesado por la dificultad de género, del otro, que considerado inferior por una crítica ciega que lee mal por prejuicio, lo niega o lo acepta demasiado tarde.

el buen canario 1

Ficha técnica: “El buen canario” de Zach Helm. Elenco: Lucía Di Carlo, Ulises Pafundi, Oscar Giménez, Leandro Martín López, Javier Piazza, Pablo Méndez, Julieta Rey, en reemplazo de Merceditas Elordi. Asistencia de dirección: Gastón García Miramón. Coreografía: Julieta Rey. Diseño y realización de escenografía: Edgardo Aguilar. Diseño de iluminación: Claudio del Bianco. Vestuario: Oscar Giménez. Dibujos y efectos de imagen: Edgardo Aguilar. Diseño gráfico: Javier Hildebrandt. Prensa: Ayni Comunicación. Traducción: Eduardo Rabasa editada por Editorial Sexto Piso. Fotografía: Gastón García Miramón: Gestión de derechos en Argentina: Marien Perseo. Producción: El buen canario. Dirección general: Merceditas Elordi. Teatro SHA.

 

1 Zach Helm es un director y escritor de cine, famoso por haber realizado obras como “Stranger than Fiction” donde trabajó Will Ferrell. Su infancia fue realmente muy tranquila y nunca tuvo ningún tipo de problemas en la escuela primaria. Poco tiempo después de haber terminado esta, sus padres debieron mudarse a otra ciudad por cuestiones laborales. La pasión por la escritura lo llevó a enrolarse en la Goodman School of Drama, dentro de la DePaul University. Allí comenzó a estudiar con gran empeño la profesión de actor y logró graduarse en 1996. Inmediatamente recibido, buscó trabajo en algunas compañías publicitarias, que no dudaron en contratarlo para hacer los guiones de muchos y variados anuncios televisivos. Este impulso le sirvió lo suficiente como para escribir su primer gran obra de teatro, la cual llevó como nombre “Last Chance for a Show Dance”, una historia romántica llena de emociones encontradas. Poco después de que ésta fuera estrenada comenzó a elaborar el guión para una nueva producción a la cual llamó “Good Canary”. Con solo estos dos escritos fue inmediatamente reconocido por la crítica teatral.

Anuncios

Acerca de lunateatral2

Este es un espacio que administramos Azucena Ester Joffe y María de los Ángeles Sanz donde los artículos sobre la creación teatral en Buenos Aires es el centro de la temática. Buscamos una relación fluida con el campo teatral de todo el continente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s