Ciclo de Unipersonales “Miguel Dedovich” Rebeldía 2014

Estándar

Ciclo de Unipersonales “Miguel Dedovich”

Rebeldía 2014

“Rebeldías” para transformar lo injusto, para agudizar el espíritu crítico y fortalecer las esperanzas de mejores logros para nuestros pueblos.[1]

Azucena Ester Joffe

Rebeldías 1El Centro Cultural Raíces organizó este particular evento a modo de un sentido homenaje a quien fuera integrante del mismo: un “querido artista comprometido profundamente con el Teatro Independiente”[2]. A esta convocatoria respondieron numerosos elencos, en especial, nacionales e internacionales. El resultado comenzó a materializarse a partir del 18 de Julio y finalizará el 6 de Diciembre del presente año. Los 27 elencos seleccionados tienen, en general, sólo dos presentaciones – viernes y sábado – lo cual hace que dicha programación sea muy variada y dinámica. Así en las diferentes expresiones artísticas – teatro, danza, mimo – se cubren las expectativas y preferencias del espectador inquieto. La programación se puede consultar en el blog de Raíces[3].

De las obras de Julio – Es bueno mirarse en la propia sombra de y con Luisa Calcumil, El Cetro de y con Renzo Fabián y Blasfemia (La guerra es entre la luz y las tinieblas) de Vicente Zito Lema con Claudia Cárpena – este medio asistió a la última. Blasfemia[4] es un texto dramático sumamente crudo y su directora, Zunilda Roldán, pone en escena una corporalidad descarnada.

BLASFEMIA 2La sólida actuación de Cárpena con ductilidad “pone el cuerpo” para mostrar a través de las heridas el alma de las diferentes criaturas: una mujer que se transforma en esas madres sedientas de justicia necesitando saber dónde están sus hijos, o aquellos jóvenes que fueron torturados sin piedad. Una acusación en voz alta, tanto para aquellos que fueron mentores y ejecutores del siniestro plan como para aquellos que hicieron y sostuvieron el silencio cómplice. Por otro lado, los pocos elementos en el espacio escénico son contundentes y tienen una fuerte connotación; son testigos mudos que nos unen a ese pasado atroz. Imposible olvidar las fotos, de las Madres de Plaza de Mayo y de los responsables de la última dictadura cívico-militar, que cuelgan en el reducido espacio escénico y que desde el inicio nos atraviesan como objetos punzantes y hacen estallar a nuestra dormida memoria social.

En Agosto, participaron del Encuentro otras tres obras – Amoore (Soñar despierto) con Elisabetta Potasso, El circo de los mendicantes de y con Fernando Ávila y Allende (La muerte de un Presidente) de R. Quebleen con Jorge Booth. En este caso, hemos concurrido a la puesta en escena de El circo de los mendicantes y es interesante cómo Fernando Ávila le da forma e identidad a sus pequeñas criaturas a lo largo del relato. Ávila es integrante del Teatro de Tersites, Grupo que apuesta, entre otras cosas, a la risa como un mecanismo transformador y a los objetos / títeres como catalizadores del mensaje[5].

El circo 3La obra que se generó en la calle y luego pasó a la sala teatral pone en escena a esas personas / personajes cotidianos de las grandes capitales del mundo globalizado, mendigos que están naturalizados de tal forma que parecen ser un objeto más del diario trajín. Si el punto de partida es la idea de “el circo”, porque el humor y el artificio ponen como paréntesis al espectador, en sentido inverso la idea “los mendicantes” es para abordar la compleja y actual temática en la cual el transeúnte pareciera poner entre paréntesis a aquel que carece de bienes materiales. Es llamativo como cada títere tiene su pequeña dramaturgia y, por lo tanto, cada cuadro puede modificar su lugar a lo largo de la historia sin alterar la coherencia del misma. En el limitado espacio escénico, algunas bolsas, viejos cartones, restos de diarios, y una iluminación precaria dan cuenta de un mundo hostil para muchos. El presentador, Tersites, es discapacitado e irá uniendo cada breve historia; en tanto, Fernando Ávila le dará vida a estos seres con su particular textura, a mitad de camino entre lo grotesco y lo trágico. Mientras Alicia tose, constantemente, se escucha “una monedita, por favor”, luego será el turno de Natalio “el no vidente”, después de Pablo con su chaleco de fuerza y no faltará el personaje con muleta. Cada muñeco, con su tono de voz especial, tiene determinados movimientos desde los pies a la cabeza que les da una identidad propia. Como espectadores más allá de ver el artificio, de ver al actor prestándole su voz a los protagonistas, el humor y la ironía nos atrapa y nos recuerda a ese hombre o mujer que tantas veces hemos cruzado sin registrar su presencia. Una propuesta para aplaudir que nos hace reflexionar sobre la mendicidad, pues nadie puede negar que la marginación es un hecho social.

 

[1] Derli Prada, director del ciclo, http://www.celcit.org.ar/noticias_9609_estamos-obligados-a-desarrollar-la-inventiva.html

 

[2] Según el programa del Ciclo

 

[3] http://centroculturalraicesr.blogspot.com.ar/2014_06_01_archive.html

[4] http://lunateatral.blogspot.com.ar/2013/09/blasfemia-de-vicente-zito-lema.html

 

[5] http://www.tersites.com.ar/p/teatro-de-tersites.html

 

Anuncios

Acerca de lunateatral2

Este es un espacio que administramos Azucena Ester Joffe y María de los Ángeles Sanz donde los artículos sobre la creación teatral en Buenos Aires es el centro de la temática. Buscamos una relación fluida con el campo teatral de todo el continente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s