Tempeste de Pepe Márquez y Azul Borenstein

Estándar

Tempeste de Pepe Márquez y Azul Borenstein

Fragmentación sensitiva de La Tempestad de William Shakespeare

Que el aliento gentil hinche mis velas, o sucumbirá mi propósito, que agradarles (Próspero)

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

Tempeste 1Un grupo de danza – teatro que incursiona en un clásico del teatro universal, La Tempestad de William Shakespeare, y lo hace transgrediendo la convención no sólo desde la musicalización dodecafónica que por momentos vuelve a la armonía, y un vestuario que utiliza materiales no naturales para cubrir los cuerpos y sus personajes; sino en la incorporación de objetos y muñecos construidos con materiales que provienen de la industria, el plástico. Con un ritmo repetitivo que refuerza el sentido que construiría la palabra, que sólo se hace presente en la orden a un ejército simulado por muñecos conformados con botellas, o similares, la dramaturgia de Shakespeare se desarrolla en la fuerza de los personajes danzarines que muestran su tensión en un enfrentamiento desigual. Piedra fundamental de la estructura el movimiento no sólo de cuerpos sino de elementos que simulan el viento huracanado, la tormenta, y el mar encrespado, la naturaleza en plena actividad que logra reproducir los sentimientos de los protagonistas de una historia que atraviesa los siglos.

Fernando: ¿De dónde viene esta música? ¿Del aire o de la tierra? No se oye ya…y seguro que se dirige a alguna divinidad de la isla. Sentado en la playa, llorando el naufragio del rey mi padre, se deslizó junto a mí esta música sobre las aguas, aplacando su furia y mi dolor con su dulce melodía. La he seguido hasta aquí -o más bien me ha traído ella-; pero ha cesado…No, comienza de nuevo. (Shakespeare, La Tempestad)

tempeste 2Una conjunción entre los elementos de la naturaleza y el hombre que provoca el barroco y luego desatará con toda su fuerza el romanticismo, y que mueve los hilos de la tormenta desata en el corazón de los hombres: sus ambiciones, sus dudas, sus deseos, y el amor que siempre estará atravesando un camino de obstáculos. La tensión de los cuerpos se sostiene entre la fuerza de Próspero y los movimientos sutiles de la figuras de Miranda, Fernando y Ariel.

Esa conjunción y desborde del barroco se actualiza en El Galpón de Guevara, donde se multiplican los centros de esta propuesta estética. Por un lado, la fuerte presencia de la música; por otro, los actores / bailarines y las marionetas, y, por ultimo, la iluminación precisa. Todo encastra perfectamente para crear las imágenes visuales de una plasticidad única y las imágenes auditivas que se filtran constantemente en el espacio real representado. Un encuentro escénico donde el discurso verbal no es necesario, pues más allá de conocer o no el texto dramático, el hecho teatro-danza nos sumerge en estado de vigilia. Otros dos importantes aciertos son el vestuario y la coreografía. En tanto que, en un espacio totalmente despojado el vestuario se transforma mágicamente en parte de escenografía: las altas olas y los fuertes vientos le otorgan de este modo un volumen especial mientras nos sumergen, necesariamente, en la acción dramática. Mientras, la coreografía pareciera tener una fuerza contraria, pues si los movimientos ondulantes del material utilizado casi nos roza, los movimientos coreográficos tienen un vocabulario distinto, en especial por forma lineales, con cierta austeridad y una clara simplicidad en las formas. Simplicidad que requiere de una técnica especial para lograr que los desplazamientos se vean como distorsionados en relación a la cabeza, al torso y los pies, manteniendo por momentos los brazos en posiciones angulares. Una danza centrada en la experimentación, en la búsqueda de un lenguaje propio que permita la construcción de diferentes sentidos en el espectador. Una obra original que puede provocar en un espectador distraído cierta inestabilidad al no entregarse al proyecto creador del Grupo Teatral Ensamble Tempeste[1]

tempeste 3

Ficha técnica: Tempeste, creación de Pepe Márquez, Azul Borenstein. Música original: Fabio Zurita. Luces: David Seldes. Elenco: Rodolfo Romero, Mauricio Guzmán, Natalia Ayzenberg, Lisi Gay, Jhon Agust, Agostina Venturelli,  Pedro De Simone, Oscar Rousset. Coordinación y Realización de tocados y pelucas: Lucia Lossada. Maquillaje: Tamara Varela. Realización de escenografías dinámicas, vestuarios, marionetas: Clara Valente, Maria Viginia Pioli. Realización de Vestuarios: Betania Rabino. Producción: Pier Paolo Olcese. Una producción RES TEATRO. Prensa: Octavia Gestión Cultural y Comunicación. Dirección: Pepe Márquez. El Galpón de Guevara.

[1] http://www.tempeste.com.ar/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s