Padre Carlos, el rey pescador

Estándar

Padre Carlos, el rey pescador de

Cristina Escofet

Señor, perdóname por haberme acostumbrado
a ver que los chicos parezcan tener ocho años y tengan trece.
Señor, perdóname por haberme acostumbrado
a chapotear en el barro. Yo me puedo ir, ellos no.
Señor, perdóname por haber aprendido a soportar el olor de aguas servidas,
de las que puedo no sufrir, ellos no.
Señor, perdóname por encender la luz y olvidarme que ellos no pueden hacerlo.
Señor, yo puedo hacer huelga de hambre y ellos no,
porque nadie puede hacer huelga con su propia hambre.
Señor, perdóname por decirles ‘no solo de pan vive el hombre’
y no luchar con todo para que rescaten su pan.
Señor, quiero quererlos por ellos y no por mí.
Señor, quiero morir por ellos, ayúdame a vivir para ellos.
Señor, quiero estar con ellos a la hora de la luz.
Carlos Mugica

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

Padre Carlos 1Cristina Escofet es una dramaturga que si bien parte de lo concreto nunca se queda en la mirada relativa del objetivo de la cámara, nunca realiza un recorrido sobre hechos o acontecimientos sino que profunda en su escritura trabaja en una espiral descendente hacia el centro mismo de la subjetividad de cada uno de los personajes que construye. Si el relato histórico por muchos conocidos es el principio de todo el relato de la textura dramática, a medida que las secuencias transcurren en la escena se nos devela más allá de las acciones y de la memoria que recoge aquello que nos marcó para siempre, una sustancialidad que perfora la corporidad del referente, el padre Carlos Mugica, y nos lleva por los sinuosos caminos de una conciencia. La vida de Mugica estuvo desde el comienzo tejida por las contradicciones, entre el deber ser y el deseo ajeno, y su propia urgencia como hombre libre. La epifanía que lo llevó a la iglesia, no le impidió el cuestionamiento, la duda, la búsqueda incasable de una verdad escurridiza que lo atormentaba: ¿Por quién resucito Jesús? O lo que es lo mismo, o se le acerca ¿Qué significa el evangelio? ¿Cuáles son los caminos que nos llevan a cumplir la palabra del hijo de Dios? Sus tiempos fueron además, tiempos de entrega y de luchas, tiempos revueltos, en los que la palabra compromiso tenía una carga ética y política que no podía ser soslayada y él, como muchos de los sacerdotes que militaban en el movimiento tercermundista no desoyeron. Su odio a Perón, estigma de clase, su amor a Perón en su aceptación a la entrega, son hitos que marcan un antes y un después que Escofet quiso destacar, porque el proceso de un hombre fue en aquellos años, el mismo que marcó la convicción de muchos. El abanderado del amor al otro, el que ve al otro en sí mismo a pesar de las diferencias de origen y de posibilidades, deja en el discurso de su vida aparecer también al hombre enamorado que debe elegir entre la voluntad y la pasión, eligiendo el camino más difícil, el de negarse, silenciando una parte de sí, obturando el llamado de los sentidos.

padre carlos 2La Sala del teatro Korinthio en una espacialización que nos permite ver desde diferentes puntos de vista, y hacer por momentos desaparecer la cuarta pared, con una escenografía funcional y minimalista, que facilita  la salida y entrada del personaje sin fisuras tras gruesos cortinados negros, nos propone en un monólogo incesante en su crecimiento de tensión dramática, la figura del cura de los obreros en el cuerpo del actor Pablo Razuk que hace un excelente trabajo, tanto que por momentos vemos corporizada la figura real, el Mugica de la villa 31, el acribillado por irreverente, por no detener su pensamiento en ningún anclaje ideológico, aquél que tenía sólo un norte, la gente necesitada. Por un lado, la disposición del espacio escénico y el desplazamiento constante del personaje y, por otro, la iluminación intensa que nos abarca nos va transformando de simple espectadores a sujetos políticos. Imposible más allá de la teatralidad del unipersonal no aceptar el artificio e involucrarnos en el clima intimo y confesional que nos aborda. De manera laberíntica, como es “el laberinto de la memoria”, el tiempo del relato estalla en pequeños saltos temporales hacia un pasado que van dando cuenta de las contradicciones personales y, también, de las contradicciones de nuestra historia. La intensidad de los datos biográficos que se hacen carne en la piel del actor, la intensidad de la mirada, la gestualidad de su rostro y de sus manos confluyen de tal forma que la acción dramática se desarrolla de una manera poco habitual. Razuk logra esa conjunción perfecta y le otorga a su Padre Carlos un espesor que excede cualquier categoría. Pues desde las  distintas aristas que propone la escritura poética de Escofet llega a emocionarnos desde la sonrisa hasta las lágrimas. Nadie puede olvidar la militancia social y la labor comunitaria que llevó adelante el Padre Carlos Mugica, pero desde el estilo particular de su autora y la ductilidad e impronta de su actor hacer de esta puesta en escena un evento artístico / político que supera a la instancia de creación. Una puesta en escena que difícilmente olvidaremos, como tampoco olvidaremos el imperceptible goteo constante que nos ubica en el punto cero de la historia, y que mantiene viva nuestra memoria colectiva.  Por último, la música en vivo del cello y la voz femenina que roza nuestros oídos podrían ser como el coro griego que acompaña al héroe mítico en su destino trágico o como dice el personaje “a la [su] hora señalada”.

Ahora, más que nunca, tenemos que estar todos juntos. Carlos Mugica

padre carlos 3

Ficha técnica: Padre Carlos, el rey pescador de Cristina Escofet. Actúa: Pablo Razuk. Lo acompañan: Pilar Rodríguez Rey (canto), Javier Nahum (cello). Vestuario y Escenografía: Alejandro Mateo. Música: Sergio Alem, Raúl Oliveira. Iluminación: David Seldes. Prensa: Monserrat. Producción: Aldana Aprile. Dirección General: José María Paolantonio. Korinthio Teatro

Anuncios

Acerca de lunateatral2

Este es un espacio que administramos Azucena Ester Joffe y María de los Ángeles Sanz donde los artículos sobre la creación teatral en Buenos Aires es el centro de la temática. Buscamos una relación fluida con el campo teatral de todo el continente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s