Temporada Alta 2015 del 27/01 al 08/02

Estándar

Temporada Alta 2015
en Timbre 4
Una mirada teatral diferente

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

timbUn nuevo ciclo de intercambio teatral se produce en el espacio de Timbre 4 entre el 27 de enero y el 8 de febrero de 2015 [1] . Una nueva oportunidad de acceder, a aquellos que el viajar no es lo habitual, a poder ser espectadores de un teatro catalán que expone sus inquietudes, interrogantes, y necesidades con talento y trabajo. El cruce de experiencias entre la dramaturgia argentina y su problemática y la catalana aporta a la disciplina teatral una lectura polifónica que nos ayuda al crecimiento a unos y a otros. El debate final del torneo de dramaturgia donde el público decide por un trabajo u otro, es otra de las instancias que ofrecen un espacio abierto a la diversidad y la posibilidad de enriquecer la mirada.

Non Solum de Sergi López
Todos somos iguales…pero no tanto.

timbreEn la Semana del Festival Temporada Alta de dramaturgia catalana, Cataluña en Buenos Aires, en la sala Timbre 4 se presentó inaugurando el ciclo la pieza Non Solum; una comedia hilarante, de comicidad que roza el absurdo y con un solo actor en escena, que compromete tanto al intérprete como al espectador a una intensidad sostenida para lograr la atención propuesta. La textualidad que construye el monólogo de Sergi López habla de la igualdad a partir de las diferencias; de sexo, de raza, de religión en un unipersonal donde el humor cruza la metafísica y trastorna los sentidos del espectador, que siente la multitud en una sola persona. Con un trabajo impresionante en cuanto a recursos y posibilidades de una actuación que se transforma a sí misma, ofrece al público, desde la soledad de una pequeña tarima roja, donde el vacío es su contexto, un relato que envuelve el nacimiento de la humanidad, y la relación que cada individuo tiene con el otro, tan igual y tan diferente. Focos de iluminación producen los climas requeridos por el relato, y conforman a la vez una frontera un límite, que hacia la platea es anulado, cruzado por la palabra y la corporidad del personaje. La escenografía y los posibles interlocutores que van apareciendo tras la palabra del único ser en escena, son una construcción que la imaginación propone y deja en libre albedrío a cada uno de los integrantes del ritual. Los temas se suceden, desde el deseo de portar una igualdad de posibilidades al ser todos humanos, y la necesidad al mismo tiempo de señalar alguna diferencia que construya una identidad que nos separe y nos distinga de los demás; como el acceso al amor de pareja, la amistad, el trabajo, el sexo, y la soledad polifónica que todos encerramos en un cuerpo continente. La evidencia de un universo contradictorio creado a partir de los interrogantes y las paradojas humanas, que son finalmente las que tejen el sin fin de problemáticas que no parecen tener solución, o que siguen atormentándonos como un signo de interrogación en la frente. En una estructura que hábilmente Sergi López divide en tres y luego unifica hacia el final, expone con una excelente actuación un cúmulo de situaciones que podrían muy bien conformar dos rutinas, dos espectáculos. Pero, ¿quién es Sergi López? Es un reconocido actor de teatro y cine, que tiene en su haber una ya extensa trayectoria. En España ha participado en películas como Pan negro o El laberinto del fauno, también compartió elenco en Entre las piernas junto a Federico Luppi. En teatro ha obtenido por su trabajo Non Solum el premio Max en 2010.

Constructivo de Piero Steiner y Ernesto Collado
Construyendo a un espectador

Fue la segunda obra y se presentó en la Sala Boedo, con la actuación de Luiggi Maestrini y Rafael Lanza. timbre 4Una propuesta interesante que pone en cuestión la poca funcionalidad de muchos edificios modernos. La invitación que los actores realizaron al público fue que no ubicaran en un lugar fijo en la Sala, para tener la posibilidad de recorrer el espacio lúdico como si visitaran cualquier edificación, pero pocos espectadores aceptaron el desafío y se animaron a desplazarse. Mientras los dos personajes van creando distintos espacios para dar cuenta de temas privados y de otros públicos. Los primeros – el miedo, la soledad, la necesidad, la fragilidad,…- son como la poca resistencia de los ladrillos huecos, con esa cierta vulnerabilidad constitutiva de todo ser humano. Mientras que los segundos – Edificio Metálico, Vaticano,…- no son capaces de cobijar y de contener al individuo, pues ponen solo el acento en la percepción de lo visual adormeciendo los otros sentidos. Desde este punto de vista, toda esta arquitectura provocaría un daño irreparable provocando la despersonalización y el anonimato de la sociedad actual. Un cuestionamiento ético más que estético que necesitaría un debate posterior con sus mentores y la posibilidad de poder ofrecerles una pequeña aclaración en cuanto a qué representan para nosotros esas mujeres cuyos nombres están en las calles de Puerto Madero [3] . La ductilidad de Maestrini y Lanza, el humor por momentos irónico y el ritmo sostenido de la puesta nos permitieron disfrutar un hecho teatral distinto, con la oportunidad de retiramos con un pequeño trozo de ladrillo a modo de souvenir.

Con la claridad aumenta el frío de Pep Tosar
Europa está enferma porque ya no cree en los cuentos de Hadas.

Foto prensa con la Claridad aumenta el fríoLa pieza que construye Pep Tosar [3] a partir de los testimonios autobiográficos de Thomas Bernhard va mucho más allá que la reconstrucción en escena de momentos de la vida del personaje. La dramaturgia que apela sobre todo a la palabra y al discurso para la construcción de un experiencia teatral diferente, expone un punto de vista donde la liviandad de una sociedad hueca e hipócrita queda al descubierto en la memoria del personaje, y su periplo de obstáculos con ella. En una disposición espacial que produce un efecto tridimensional en el espectador: un living austero, un holograma de un pianista que interpreta diferentes compositores, y un revés de la trama donde los personajes circulan, entran y salen de escena; Tosar va relatando a veces con humor, siempre con ironía, sus relaciones con el mundillo de la literatura y el teatro, la falsedad de sus premios, el horror de la diferencia en la figura de su amigo Pau. El personaje del amigo es la metáfora de una Europa que el describe como muerta; ambos son para el presente de la narración, el hombre y el continente obsoletos en un mundo que apuesta a la claridad de lo concreto, y deja la metafísico, el sueño, la imaginación en manos de los científicos para que los desbrocen, para que ejecuten la autopsia de la rosa. No puede haber arte ni cultura que se digne de ser, nos dice, que pueda crecer sin trascendencia. Ya no existen los cuentos de hadas, ya no se cree en los grandes relatos, el mundo está desangelado, muerto. La claridad es la conciencia de lo real como lo palpable y posible de ser definido, que es lo mismo que lo posible de ser poseído. Todo los diálogos que se sostienen, entre el autor, y su tía, que no lo es, -nada es en definitiva lo que parece-, y el entrevistador, van de a poco en el caudal de anécdotas que se despliegan sugiriendo un sentido que se terminará de profundizar en el monólogo final, que no tiene ya ningún grado de cinismo ni de humor, sino que está poniendo al personaje al borde de una verdad que sólo produce un dolor del que difícilmente se pueda volver. La apariencia en el recuerdo del traje, o la falsa biografía, en el homenaje a quien no se conoce ni se pretende conocer, deja al descubierto, esa tres dimensiones de lo humano: lo que se deja ver, lo que se oculta y lo que se siente. Por eso, entre lo evidente en primer plano, y lo que sucede en la extraescena, está la música, concepto de lo bello y de aquello que expresa cabalmente las emociones. La actuación de Pep Tosar es brillante ya que sobre él descansa toda la intriga, y sus dos parteneires responden con eficacia al desafío de apuntalar una estructura que se basa más en el monólogo que en el retruécano. La gestualidad que desafía las afirmaciones de su sobrino, son de una firme sutileza de la mano de Imma Colomer, y Oscar Intente juega con eficacia su necesario rol de crítico interesado en la persona del autor. La propuesta aporta un interrogante existencial a una dramaturgia que se resiste a discutir sobre sí misma, y sobre la vida conceptos que pueden para el espectador común resultar demasiado abstractos, pero que en los tiempos que corren, nos atrevemos a decir, son de una urgencia necesaria.

La cabeza en las nubes
Teatro visual y de objetos con Xavier Bobés

Fue la última de las obras que se presentaron durante la tercera edición de Temporada Alta [4]. 4 t Al ingresar a la Sala Boedo algo infantil y onírico nos envuelve, pues están suspendidos pequeños objetos cotidianos y un cartel con la palabra playground. Como en una pequeña área de juegos se van desarrollando las breves historias, historias privadas, fragmentadas que dan cuenta de los distintos estados de ánimos por los que va atravesando el pequeño personaje. Un relato laberíntico e íntimo, que va construyendo distintos espacios a través de una perfecta combinación de objetos, juego de luces y sombras, de imágenes digitales y de la música. Como un presdigitador, Xavier, con profesionalismo manipula cada miniatura y genera en cada espectador una ilusión según sus propias vivencias. Es interesante pensar cuál es la percepción o qué provoca en la imaginación del receptor según la edad del mismo. Una propuesta visual con pocos momentos de humor, quizá por eso pareciera que en algunos instantes el ritmo del relato declinara. Como un regalo, a modo de un encore musical, después del merecido aplauso y por unos breves minutos aceptamos el artificio – una mini secuencia – y nos retiramos, necesariamente, con la sonrisa de niños.

Torneo de Dramaturgia

Con el objetivo, por un lado, de motivar la escritura teatral y, por otro, de lograr la interacción entre diferentes dramaturgos, asistieron en esta oportunidad a la interesante competencia autores de tres países: Sofía Wilhelmi y Nacho Ciatti por Argentina, Jorge Castro, Jano Clavier, Mariana Silva y Claudia Tangoa por Perú y Daniela Feixas y Roger Peña por Cataluña.torneo

Las propuestas de esta Temporada Alta del Teatro Catalán apelan sobre todo a la interrogación sobre un mundo cotidiano pero tan desconocido como si fuera ajeno e ignorado. Un mundo que parece sobrepasar a cada uno de los individuos que lo pueblan ya que no permite detenerse a un momento necesario de reflexión filosófica y mucho menos ética. Un mundo que exige que demos por cierto e irrevocable su propia estructura deforme y que el intento de modificarlo cada vez nos parezca más una utopía negativa. Un mundo frágil que se sostiene sobre verdades que impiden el uso de la imaginación para la construcción de otra posibilidad. Y un hombre desesperado que a través del arte insiste en la construcción de una identidad que pueda ser por fin otra alternativa.

Hemeroteca:
Santillán, Juan José, 2011. “Pep Tosar” en Clarín.com (Espectáculos) 3/2.

[1] Un dato a tener en cuenta es que todas las obras tuvieron que agregaron funciones pues se agotaron las entradas ante la respuesta del público

[2] “La Ordenanza N° 49.668 dictada en el año 1995 por el ex Concejo Deliberante le puso nombres de mujeres a las calles que surcan el nuevo barrio de la ciudad. En todos los casos se trata de heroínas de carne y hueso, que lucharon con valentía contra los prejuicios de su época. Provenientes de distintos orígenes sociales, con distintas profesiones, a todas ellas las une un objetivo común: la defensa de la igualdad, la libertad y la independencia. Revolucionarias en el cabal significado de la palabra, abrieron el camino para el logro de derechos civiles y políticos que hoy nos parecen naturales. Precursoras y combativas, muchas de ellas fueron burladas y despreciadas por la sociedad de su época.”

http://www.nuevopuertomadero.com/?page=Vivir::Calles&pagina=1&_s=

[3] El actor se formó en Barcelona, donde actualmente brinda clases de actuación y tiene un espacio propio, el Círculo de Maldá, en el corazón del barrio Gótico. “Mi carrera como actor tiene dos partes -dice-. Por un lado, la etapa que precede al estreno a La historia del Señor Sommer, donde he trabajado como actor con una buena parte de los directores de Catalunya, como Calixto Bieito, entre otros. Pero cuando estrené La historia…, empecé una variante en solitario, impulsada por mí y por Xicu Masó, el director. Me di cuenta de que las cosas que yo quería contar en un escenario quizá nunca llegarían de la mano de otro director, y tomé la decisión de concretarlas por mi cuenta. Desde ese momento, trabajé sólo en las propuestas que me interesan a mí.” El actor presentó la pieza en 2011 en la sala del teatro Belisario. (3/2/2011)

[4] Prensa: Marisol Cambre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s