Esperanza desubicada de y por Maru Dorrego y Pablo Ibarluzea

Estándar

Esperanza desubicada

de y por Maru Dorrego y Pablo Ibarluzea
No soy de aquí, no soy de allá…

María de los Ángeles Sanz

la 1Una Esperanza desubicada es casi un oximoron cuyo primer término de la ecuación habla de un camino hacia delante, y el otro de uno que gira sobre sí mismo sin encontrar la salida, un punto fijo. En el Espacio La Lunares [1], en el corazón de Almagro, la actriz y clown Maru Dorrego se encarna en el personaje de Esperanza y pone en acto la temática dura, sensible y real de la inmigración. Desde la salida de su lugar de origen, el transcurso de su vida en el lugar de arribo, y el regreso no deseado pero necesario para recuperar el alma, va precipitándose de la emoción que la esperanza y el deseo le provoca hasta el choque con la dura realidad, de ser el otro, el diferente. El Buah y Buuu, que marca la diferencia entre lo que se descubre como novedad y superior y lo que se pierde en el tiempo y la distancia, va destiñéndose con el paso de las acciones, en un relato que busca concientizar desde el humor ingenuo a un espectador que no siempre se detiene a pensar en las circunstancias del que se va, a veces para no volver. Recursos sencillos que se apoyan en la gestualidad de la actriz, que logra desde allí mostrar todas las sensaciones que el desarraigo produce. La ruptura de la cuarta pared funciona como una manera, no siempre efectiva, de introducir a su público, y como un recurso de metateatralidad para exponer el revés de la trama, las dificultades de su métier, y el de todo artista que debe recurrir a su bagaje de técnicas para expresar una idea, para contarnos una historia. Desde un vestuario naif, rosa con detalles que podrían indicar la región de origen, las llamitas de adorno en los bolsillos, los aros de aguayo, el gorro de lana, el calzado, nos habla desde allí un espacio desde Jujuy hacia el norte. Al igual que la cajita que ella destapa y huele como el recuerdo de lo abandonado, y a la que le incorporara luego algo de lo vivido en la vuelta donde la esperanza de encontrar un lugar mejor, es ya una utopía sin realizar. La música de Pablo Mengo y Agustín Flores Muñoz acompañan su travesía, así como la iluminación de Ricardo Sica que construye climas, y delimita espacios. La actriz que vivió más de diez años en Barcelona realiza su trabajo bajo la dirección de Pablo Ibarluzea, pero su formación la llevó adelante en Buenos Aires con maestros como Augusto Fernández y Lorenzo Quinteros. En el camino de buscar un lugar otro, lo que aparece con claridad es la búsqueda de una identidad que el desplazamiento muchas veces logra confundir, como a la pobre Esperanza. La construcción implica dejar y tomar objetos, situaciones y personas, y cuando la ecuación no cierra es porque el dolor de lo perdido es mayor que el deseo de lo ganado. Esperanza en el camino de encontrarse a sí misma también se encuentra con sus pares, con quienes siente que podría unirlos algo más que el espanto de la soledad, y la intransigencia. Y una historia de amor, ficticia, esto no sucedió así nos aclara, Manuel que también forma parte de una hoja más de su decepción. Un pequeño cuaderno donde le escribe a aquellos que dejó, una valija tan pequeña que sólo trae lo esencial, nada al venir, casi nada al volver.000109143
Ficha técnica: Esperanza desubicada de Maru Dorrego y Pablo Ibarluzea. Intérprete: Maru Dorrego. Vestuario: Maru Dorrego. Música original: Pablo Mengo y Agustín Flores Muñoz. Iluminación: Ricardo Sica. Diseño de escenografía: Maru Dorrego y Pablo Ibarluzea. Audiovisuales y fotografía: Javier Varela Sosa. Diseño gráfico: Kevin Orellanes. Asistencia en general: Christian Chapi. Asistencia de escenas: Ramiro Delgado. Dirección: Pablo Ibarluzea. Producción ejecutiva: Siu Jing Apau Giraldo. Prensa: Tehagolaprensa. Espacio: La Lunares.

[1] La Lunares (Teatro y más……es un atractivo multiespacio que nace a partir de una casona antigua restaurada en el barrio de Almagro. Dispone de una sala de teatro con capacidad para 40 personas; y un sector de bar y comidas con rincones acogedores donde pasar la tarde tomando café y leyendo, además de ricos platos para saborear las noches. Cuenta también con un patio para las calurosas noches de verano y los primeros rayos de sol de la primavera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s