24 horas Viraje de Gilda Bona

Estándar

24 horas Viraje
de Gilda Bona
Un thriller de una estructura diferente

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

24 hLa pregunta fundamental que se hace el teatro es como narrar una historia y mantener durante el lapso que dure el relato la tensión necesaria para captar a un espectador que no siempre está lo suficientemente predispuesto. Cada uno de los ocupantes de una butaca en la Sala seguramente tiene un horizonte de expectativas, ante lo que se le ofrece en escena, que difiere del todo al que habitualmente estamos acostumbrados a analizar como público. La puesta que es un reestreno, y que fue merecidamente premiada [1] en su textualidad dramática y en la actuación de su intérprete central, Irina Alonso, nos ofrece un thriller que además está atravesado por diferentes problemáticas en el transcurso de las secuencias. El relato es simple, una mujer recibe un llamado a las tres de la mañana desde la administración de un hospital y debe concurrir al mismo, lo hace acompañada de su hijo adolescente; todo lo que transitan los personajes desde ese momento se desarrolla en un espacio temporal que parece quedar entre paréntesis en su realidad, porque sienten que aquello que está sucediendo guarda el orden de las pesadillas, donde hasta lo inverosímil ocurre. La actuación desborda de expresividad y el trabajo de la actriz es de una excelencia exuberante. Gestualidad, tonos de voces, registro de trabajo con el cuerpo, se conjugan para darle a su personaje la consistencia de una presencia que recuerda al comic. Nada se queda en el medio tono, sino que por el contrario toma la relevancia de una tensión que no decrece, en un registro alto que se hace sentir en la platea. Del mismo modo están construidos bajo la dirección de Francisco Civit la presencia de los otros personajes necesarios para darle consistencia a un monólogo que de ese modo logra ilustrar lo que cuenta. 24 hrs
El médico, la empleada de la administración, “maldita ancha”, las enfermeras, el personal de seguridad, el presunto cuerpo y su amante tienen una forma desaforada en sus acciones, que los aleja de una puesta realista, aunque el relato suene verosímil, por lo menos tradicional. Los conflictos se suceden dentro del núcleo orgánico de la historia, y por fuera, en los encuentros con la ley, la escrita y la del capricho, en las relaciones filiales, en las verdades que se ocultan y que conforman una sobrenaturalaza en las parejas. El vestuario tampoco es inocuo, y guarda en su grado cromático y en su estereotipo de roles, una manera de provocar al espectador también desde lo visual. Los espacios se construyen a partir de la palabra de Bettina, y de algunos elementos funcionales al relato como la camilla, o el escritorio. A partir del discurso verbal y gestual de la protagonista, como si presenciáramos una historieta tridimensional, la sucesión de los distintos espacios van surgiendo antes nosotros con la rápida narración. Mientras Bettina va relatando los acontecimientos un nuevo espacio surge y se desvanece inmediatamente, de momento a momento, de una escena a otra, el resto de los personajes quedan casi inmóviles observando a la protagonista. Recurso que focaliza nuestra mirada y dinamiza el discurso narrado en primera persona. Por otro lado, la precisa iluminación va creando los distintos climas a partir de la sensibilidad exaltada de esta mujer que atraviesa distintos temas cotidianos – la muerte, la familia, la burocracia hospitalaria,…- y que a modo de una gran pantalla recorta las figuras distantes. Las imágenes son de una plasticidad especial, por ese motivo podríamos pensar la estructura del comic atraviesa toda la obra. Otro acierto es la música en vivo, música que no está en función de la situación dramática pero encastra perfectamente en un hecho teatral único.24

Ficha técnica: 24 horas Viraje de Gilda Bona. Elenco: Irina Alonso, Marta Pomponio, Gabrial Yeannoteguy, Marcela Grasso, Pablo Aparicio, Gabriella Calzada, Belén Rubio, Daniel Barbarito. Diseño de iluminación: Facundo Estol. Música: Adolfo Oddone. Vestuario: Daire Gentile. Asesoramiento escenográfico: Marina Apollonio. Diseño gráfico: Adrián Riolfi. Fotografía: Lluís Mires Vega. Producción ejecutiva: Zoilo Garcés. Operador de seguidor: Ariel Cortina. Asistente de dirección: Nacho Ansa. Dirección: Francisco Civit. Prensa: Sonia Novello. Teatro: Anfitrión. Duración: 60’. Reestreno: 04/04/2015.

[1] Según gacetilla de Prensa:

Premios Trinidad Guevara, nominaciones: Mejor Dramaturga, Gilda Bona. Mejor Actriz Protagónica, Irina Alonso. Mejor Director,  Francisco Civit

Premios Florencio Sanchez, nominaciones: Revelación Femenina, Gilda Bona. Actriz Protagónica,  Irina Alonso.

Premio Teatro del Mundo, trabajos destacados: Dramaturgia, Gilda Bona. Dirección,  Francisco Civit. Iluminación, Facundo Estol. Premio Mayor Actriz,  Irina Alonso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s