De la vulnerabilidad de algunas de nuestras pequeñas grandes empresas

Estándar

De la vulnerabilidad de algunas de nuestras pequeñas grandes empresas
Dramaturgia de Santiago Roldós
Creación Colectiva de UmaMinga Grupo Teatral y Muégano Teatro

La historia social debe estar también atenta a todos los vestigios del pasado, a los restos de instrumentos y herramientas que exhuman las excavaciones, a todas las huellas que subsisten de los antiguos establecimientos humanos en el paisaje actual de las campiñas y de los pueblos, a todo lo que deje, por último, traslucir en el plano de un santuario de peregrinación, en la composición de una miniatura, en el ritmo de una secuencia gregoriana, una concepción del universo plasmada en las formas múltiples de la creación artística. (Georges Duby) [1]

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

11178338_841566452592321_4762834626556080561_nUn espacio, La Carpintería, donde un grupo de teatro construye en escena una puesta que trabaja con los límites de las poéticas teatrales que se cruzan en su constitución. Un grupo UmaMinga presenta una creación colectiva junto al grupo de Ecuador Muégano y logra un intercambio que produce un resultado de alta tensión dramatúrgica cuando ofrece al espectador un bello texto, talentosas actuaciones, y una dirección que armoniza el todo para el disfrute del público, que ríe, se emociona y se lleva un manojo de interrogantes para reflexionar desde la temática que aborda, como de la manera que esta temática es abordada por la poética teatral. Desde los registros vocales, la manipulación de objetos que se transforman en sus manos, hasta las acciones que se construyen con los cuerpos, los rollers imaginarios, todo fluye a través de los cuadros unidos por la voz del personaje que narra. Los signos escénicos son múltiples, y el cruce entre la palabra y las acciones físicas producen en el espectador una interesante inestabilidad en la búsqueda de capturar el todo que se le ofrece a la mirada y al oído. La multiplicidad de los signos escénicos ofrecidos nos lleva desde la platea a un intenso trabajo lejos de la pasividad del espectador ideal. Una historia sobre las estéticas desde el Renacimiento hasta hoy es una línea que atraviesa con su carga semántica cada uno de los cuadros presentados. Búsqueda de una pregunta original no hecha sólo a la metafísica sino también a la historia que en su continuidad espiralada nos constituye en una identidad individual dentro de la entidad cultural de nuestros pueblos americanos. Segismunda y su Pater Noster, Calderón, el barroco español en pleno como vientre constitutivo de nuestra cultura ligada al núcleo de creencias y su manifestación en los pueblos originarios, mucho más evidente hacia el norte de la geografía de nuestro continente. Un entretejido entre la farsa la forma más popular de cuestionamiento del poder, y el teatro brechtiano, que con su espíritu entre farsesco y serio da cuenta de una ideología que de otra manera se manifestaría sólo verticalmente; los cuadros que componen la pieza van construyendo una realidad que se teje con los fragmentos del pasado y el hilo conductor de Ariadna para encontrar la salida de la cueva del Minotauro. Cueva, vientre materno de nuestras identidades socavadas por el conocimiento 11057759_839500072798959_6801889168543218693_najeno, y que buscan su propia expresividad en la música, la imagen del cantante ecuatoriano; la denuncia en el relato de la muchacha de servicio dentro de una familia de clase media, con aspiraciones a más; en el cuadro melodramático que termina posmodernamente con la pareja triangular integrada donde el objeto del deseo es él; para finalizar en la búsqueda incesante en los vestigios escondidos, guardados en el cofre de la memoria, para rescatar del olvido lo que fuimos en la lógica de construcción de lo que somos. La puesta es compleja, sin embargo se ofrece con la frescura propia de lo lúdico y permite a pesar de sus múltiples significantes y significados y del distanciamiento buscado como efecto, seguir el relato desde su coherencia interna con el placer que produce un hecho estético acabado. Desde el ingreso a la Sala, la disposición del espacio lúdico es un claro indicio que seremos espectadores de una propuesta basada, especialmente, en la indagación de nuevos códigos teatrales, más allá de todo lo preestablecido. Los centros en el escenario se multiplican como se multiplican las metáforas en esta historia con sus saltos cualitativos. Quizá, al espectador ingenuo podría resultarle un exceso de signos escénicos y de un ritmo caótico pero, por el contrario, nada parece estar librado al azar. Con una energía particular, las cuatro actrices van construyendo el canevas con una polifonía de voces, como si fuera una expresión del neobarroco latinoamericano (por llamarlo de algún modo) aunque el hecho teatral se resiste a cualquier categorización. Como espectadores sentimos que la ficción nos aborda y nos desborda, pues parte de distintas coyunturas, históricas y culturales, con una profusión de formas, de lenguajes, de expresiones que atraviesa el cuerpo de cada personaje de una manera única. En el espacio escénico casi despojado observamos, por un lado, una escalera y, por el otro, cuatro neumáticos que cumplen varias funciones y entre estos el vestuario, para los cambios funcionales al relato. Otro de los aciertos es la precisa Iluminación al crear el clima onírico nos permite dejarnos llevar por el juego teatral, al ocultar y/o al destacar, entre luz y sombra, a estas criaturas que se adueñan de nuestra imaginación y con dinamismo se desplazan hacia los distintos puntos. Si bien De la vulnerabilidad de algunas de nuestras pequeñas grandes empresas es de Creación Colectiva con Muégano Teatro [2], estamos seguras que el Grupo UmaMinga dará mucho que hablar en nuestra efervescente cartelera teatral.de-la-vulnerabilidad

Ficha artística: De la vulnerabilidad de algunas de nuestras pequeñas grandes empresas de Creación Colectiva de UmaMinga Grupo Teatral (Argentina) y Muégano Teatro (Ecuador). Elenco: Florencia Suárez Bignoli, Gabriela Julis, Maite Velo, Verónica López Olivera. Dramaturgia: Santiago Roldós. Diseño de Escenografía, Luces y Vestuario: Muégano Teatro / UmaMinga Grupo Teatral. Entrenamiento Físico: Marcia Cevallos. Asesoramiento en Vestuario: Emilia Tambutti. Fotografías: Sindejardemirar. Diseño Gráfico: Prensa La Libertad. Video e ilustraciones: Dalmiro.com. Música en video: “La invencible danza Marcial” de Javier Orellano. Difusión: Sebástian Romero. Asistencia Técnica: Iñaki Bartolomeu. Colaboración en Dirección en Guayaquil: Marcia Cevallos, Florencia Suárez Bignoli. Colaboración en Dirección en Buenos Aires: Paula Araya. Dirección: Santiago Roldós, Pilar Aranda. La Carpintería Teatro. Duración: 60’. Estreno: 03/05/2015.

[1] “Las sociedades medievales. Una aproximación de conjunto” en Hombres y Estructuras de la Edad Media George Duby, (Editorial Siglo XXI)

[2] Imposible olvidar la obra del Grupo Muégano Karaoque (orquesta vacía) que se presentó en el marco del ELTI, en 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s