Aladino, mi abuela es una genia de Héctor Presa

Estándar

Aladino, mi abuela es una genia

Susana Llahí

contratar-aladino-mi-abuela-es-una-geniaLos nietos que ya crecieron ¿Cómo ven a sus abuelos? La pieza de Héctor Presa encara ese tema: el de los adultos que aún tienen una abuela para visitar, el tiempo que disponen para hacerlo y sobre todo… ¿cuáles son los recuerdos de infancia que incluyen a esa abuela?

Y esta pregunta nos lleva a otras preguntas relevantes: ¿los abuelos saben jugar con sus nietos? ¿Se atreven a dejar que vuele la imaginación para crear con ellos, otros mundos, menos reales pero por eso mismo, mucho más deseables y posibles?

La pieza delinea tres personalidades diferentes, tres nietos que reaccionan de distinta manera ante las urgencias de lo cotidiano pero, que frente al deseo de la abuela, como retribución a tanto estímulo recibido en la infancia, no pueden menos que embarcarse en las aventuras que ella propone. No pueden dejar de hacerlo porque en ellos quedó, firmemente afianzada, la capacidad de jugar, de soñar y de crear con que la abuela supo impregnar los años de la infancia. Una pieza que emociona profundamente y sobre todo, que nos lleva a reflexionar, a pensar sobre la necesidad de jugar con los pequeños, sacarlos un ratito de la compu, obligarlos a “jugar a ser” y a “jugar a hacer”, quizás sea más difícil esta tarea que hace diez, veinte o treinta años atrás pero vale la pena y cuando el niño se “engancha”, es simplemente eso: un niño. Quizás elijan otros temas: vuelen como super héroes o luchen con monstruos o performens o rescaten o se enamoren de seres intergalácticos y 000115390esas sean las aventuras que tengan que acompañar los abuelos de ahora, pero… siempre serán aventuras maravillosas porque las construyen juntos, las sueñan juntos.

El espacio de la representación teatral es en sí mismo un mundo autónomo pero, a su vez, la abuela instala un segundo espacio: la recreación de los juegos infantiles y allí… surge la memoria, casi como un personaje más. Fragmentos de los juegos de infancia reconstruyen, como en un álbum de fotos, la íntima, sólida y amorosa relación de esta abuela con sus tres nietos.

Las actuaciones de los jóvenes, salvo en los momentos del juego, remiten a actuaciones realistas, la de la abuela en cambio, tiene una artificialidad que remarca la decadencia física del adulto mayor y el esfuerzo entusiasta con que trata de combatir el paso del tiempo. El manejo corporal y gestual presenta el canon de interpretación del actor popular nacional, la torpeza física, con su postura un tanto encorvada trabaja en forma caricaturesca el estereotipo de una anciana. Escenas sumamente graciosas se producen cuando la abuela trata de aplicar sus conocimientos gimnásticos en las actividades cotidianas: subir y bajar del colectivo, esperar en la cola del banco, defenderse de un ladrón… La escenografía realista muestra el espacio de un gimnasio familiar, propio de una abuela que no quiere ceder ante el paso del tiempo. La música y coreografías colaboran en la armonización. Todos los elementos ensamblan adecuadamente, haciendo de ésta, una muy buena puesta, temáticamente inteligente y sumamente emotiva.

000115391

Aladino, mi abuela es una genia de Héctor Presa, con música de Angel Mahler. La Galera Encantada – Humbolt 1591- T.E.:4771-9295
Elenco: Lali Lastra / Luli Romano Lastra, Guillermina Calicchio / Brenda Lem, Julia Saggini / Angie Otero, Adan Colaciatti / Sergio Gutierrez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s