El Amante de los Caballos Adaptación de Lisandro Penelas

Estándar

El Amante de los Caballos
basado en un relato de Tess Gallagher
Ser o no ser esa es siempre la cuestión.

Dime otra vez, que esto sólo va a durar
lo que dure, quiero ser,
frágil y verdadera, como quien prolonga
el momento con su muerte intacta,
con su corazón, demasiado sabio,
limpio de los deshechos que llamamos esperanza.
(Habitación infinita ) [1]

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

000119897Moscú Teatro es proyecto creado y dirigido por Francisco Lumerman / Lisandro Penelas, y con esta obra inician la programación de la Sala. Un nuevo espacio que tiene mucho de íntimo y es el marco perfecto para el unipersonal que será la síntesis acabada de varias microhistorias del núcleo familiar. Un espacio que simula un establo, el personaje, femenino, se mueve constantemente, y sus movimientos nos recuerdan sin excesos, a la manera que tienen los caballos de estar, de mirar, de agitarse en su quietud. Pero allí está ella, y nos quiere contar una historia que la involucra desde su infancia, la historia de su abuelo, su amor distinto por los caballos, su padre, su adicción al juego, de una herencia que no trasmite bienes concretos, sino actitudes, pasiones, formas intensas de entender la vida, de entregarse a ella, con la aceptación descarnada de ser quienes son hasta el final, apretando el acelerador hasta el último minuto, y después también. Somos, parece decirnos el personaje, en algún punto el sueño ininterrumpido de donde procedemos, somos una manera intensa de constitución heredada de un sentimiento que nos obliga a elegir, entre el mandato social, y aquél más fuerte, más poderoso, que no podemos desoír, el de la sangre que reclama una vía para continuar el camino de los siglos. La locura o el alcohol como límite o como trasgresión, los caballos como el animal mitológico, que cuando vuela se convierte en Pegaso, y cuando pasta en la llanura es también un índice de libertad. La actriz, Ana Scannapieco, logra con maestría atravesar las palabras para introducirnos como espectadores en la tensión de sensaciones que nos producen sus movimientos animalizados, su susurro equino, sus maneras de atravesar el espacio, y la fuerza, de a través de una gestualidad estudiada, construir la imagen del El-amante-de-los-caballos-1compañero de aventuras, el de la fuerza y la pasión puesta en los cascos de sus patas, y en el enlace con la comprensión del hombre. Una relación de cruce entre lo humano y lo animal, de un todo con la naturaleza a la que pertenecemos y la otra la que construimos para conservar nuestro imperio sobre los hechos y los años. Detalles cuidados, una escenografía barroca como lo requiere el espacio, cargada de significantes, suma de significados, destino de un sentido que se dispersa y vuelve sobre sí mismo para encontrar su punto de origen. Lisandro Penelas dirige el proceso con la sutileza necesaria para que el punto de vista se condense en la imagen múltiple de la actriz, y los espectadores no podamos dejar de construir con ella: espacios, figuras, personas y situaciones que describen las palabras pero que ven la luz con los ojos de quienes las escuchan. Una excelente cristalización de vivencias familiares, o mejor dicho de comunión, en un hecho teatral que adquiere volumen e intensidad, a pesar del reducido espacio lúdico, más allá del cuento, de la dramaturgia y de la fuerza actoral. Pues los estímulos, las imágenes visuales y auditivas, atraviesan nuestra memoria personal logrando en nuestra imaginación sentir al personaje cuando era niña y “lo decía todo entre susurros” o en el recuerdo de su abuelo “era también un pedazo de semental”. Un historia donde los afectos y los recuerdos están en primer lugar, y una puesta en escena que nos sensibiliza y nos sumerge, sin resistencia, en un relato que le permite además a nuestra percepción sentir el ficcional olor al forraje – heno, paja,… – o la textura de las crines.el amante

Ficha técnica: El Amante de los Caballos, basado en un relato de Tess Gallagher. Con Ana Scannapieco. Adaptación y Dirección: Lisandro Penelas. Asistencia de Dirección: Ricardo Vallarino / Julieta Timossi. Asesoramiento Coreográfico: Sabrina Camino. Diseño Gráfico: Martín Speroni. Escenografía y Vestuario: Gonzalo Córdoba Estevez. Diseño de Iluminación: Soledad Ianni. Música: Hernán Crespo. Tema final: Wilder Leañez. Fotografía de prensa: Ariel González Amer. Prensa: Luciana Zylberberg. Moscú Teatro. Duración: 45’. Estreno: 06/06/2015.

[1]Tess Gallagher escritora, poeta y dramaturga norteamericana, que cuenta entre otros escritos con ocho volúmenes de poemas y pequeñas historias, trabajo este último sugerido por su esposo Raymond Carver, de quien fue su tercera esposa. Gallagher estudió Escritura Creativa en la Universidad de Washington antes de recibir una Beca Guggenheim que le permitió dedicarse a la literatura y a la enseñanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s