Abismarse de Analía Rosenberg

Estándar

Abismarse
de Analía Rosenberg

Abismarse. Ataque de anonadamiento que se apodera del sujeto amoroso,
por desesperación o plenitud. Barthes

07_EFLYER_Abismarse_OKAzucena Ester Joffe, Leticia V. Coseani

El Centro Cultural R. R. Rojas, como ya nos tiene acostumbrados, a partir de una clara decisión en cuanto a su programación – la experimentación artística, el cruce y la búsqueda en y entre las diferentes Artes Escénicas – es el marco perfecto para Abismarse. Obra que no sólo está atravesada por las diferentes disciplinas sino que es difícil categorizar pues excede cualquier código establecido.
Por demás interesante es esta obra que multiplica los sentidos a medida que avanza el relato. En el amplio espacio escénico atemporal se observan muy pocos elementos, salvo los instrumentos musicales – flauta traversa, violonchelo, de percusión, piano y acordeón – y una falsa pared que sugiere una vieja fábrica / taller o bien que por momentos funciona como una pantalla – un video “casero”, dibujos animados “simple”,… Las diferentes escenas se van sucediendo como saltos de nuestra conciencia, memoria y/o imaginación y corresponderá a distintos estados psíquicos: la alienación, la ensoñación, la ira,… Este hecho interdisciplinario parece poner en escena lo que ha afirmado Barthes:32 (4)

Curiosamente, es en el acto extremo de lo Imaginario amoroso – anonadarse por haber sido expulsado de la imagen o por haberse confundido en ella – que se cumple una caída de este Imaginario: el tiempo breve de una vacilación y pierdo mi estructura de enamorado: es un duelo artificial, sin trabajo: algo así como un no lugar. (18-19)

Aunque anonadarse tiene varias acepciones, nos interesa en cuento a la idea de sorpresa / asombro, pues por la polifonía de texturas en el discurso escénico provoca en el espectador algo de extrañeza pero no confusión. Al inicio, en un primer nivel, cada intérprete / actor se mueve o se desplaza con movimientos quebrados y reiterativos, automatizados por un sistema donde el cuerpo es una máquina dentro de una estructura que está invisibilizada. Pero a medida que avanza el relato, cada músico irá perdiendo parte de su vestuario y 32 (17)recuperará el dominio natural de su cuerpo. En otro nivel, el personaje femenino, que explica y relata determinadas escena, va perdiendo la posibilidad de expresarse coherentemente, como si el lenguaje verbal se fuera deconstruyendo en un sin sentido. Entonces, queda sólo el arte para poder comunicar los estados de ánimos y sentimientos. Mientras, en un tercer nivel, otro interprete a partir de sus coreografías interviene en esta estructura ficcional como si fuera una expresión de la razón o bien de la condición irracional de cada individuo. Todo confluye en un ritmo sostenido y con un registro distinto, cada una de estas criaturas realiza con excelencia “un solo” – teatro, danza, música. Si al comienzo el mundo creado es el de la alienación, al finalizar ese mundo se ha transformado en un universo poético que se materializa y nos convoca como sujeto espectador, en tanto sujeto activo. La plasticidad de las imágenes visuales y auditivas está subrayada por la precisa iluminación y la perfecta utilización del espacio lúdico, que a veces recorta a cada personaje en un espacio íntimo y, en otras, amplía nuestra focalización en un espacio público. Un hecho escénico donde cada sistema significante se amalgama en un todo, en un clima onírico y de vigilia, sin subordinación a partir de la idea y dirección de Analía Rosenberg. Joven y multifacética artista que sabe como explorar nuevas posibilidades en la creación.32 (1)

Ficha técnica: Abismarse de Analía Rosenberg. Intérpretes: Rodrigo Soko (flauta traversa), Emma Chacón Oribe (violonchelo), Emanuel Gaggino (en percusión) y Analía Rosenberg (piano, acordeón). Voz: Bárbara Togander. Danza: Jack Syzard. Dibujos: Adrián Lirman. Fotografía: Mariana Cirulli. Diseño y realización de vestuario: Guido Lapadula. Realización escenográfica: Mariana Cirulli y María Maidana Corpus. Realización y edición de videos: Melina Franco. Edición y mezcla de audios en off: Rodrigo Soko. Diseño de sonido: Santi Lesca. Producción general: Abismarse. Asistencia de producción: Virginia Mazzarella. Diseño gráfico: Débora Akershtein. Prensa: Carolina Alfonso. Asesoramiento en dramaturgia y dirección actoral: Claudia Carbonell. Dirección general: Analía Rosenberg. C. C. R. R. Rojas: Sala Batato Barea. Duración: 70’. Estreno: 04/07/2015.

Bibliografía
Barthes, Roland, [1982] 1993. “Me abismo, sucumbo” en Fragmentos de un discurso amoroso. México: Siglo XXI editores: 18-19.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s