Los corderos de Daniel Veronese

Estándar

Los corderos (1991/ 2015)
de Daniel Veronese
Una crisis familiar, un conflicto existencial

No hay personajes positivos o negativos.Todos son corderos finalmente, todos merecen su momento de piadosa atención y clemencia (Daniel Veronese)

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

corderos-cervantes-220Del maravilloso mundo de los animales: Los corderos recibió el primer premio en el concurso de Dramaturgia Bienio 1991 – 1992, en el rubro Teatro para adultos, otorgado por el Fondo Nacional de las Artes. Esta versión guarda con aquella el núcleo central de su temática, y se permite algunas modificaciones que refuerzan la teatralidad del texto, su registro lúdico. Cinco personajes en escena cuyo centro es la relación de familia conformada por un hombre, Tono, una mujer, Berta, y la hija. Una relación que se ve alterada por la memoria que no se permite ser omitida, ni ocluida y que hace presente su pasado incierto en la figura de Oscar. Otro personaje, Fermín que es un ayudante y a la vez una amenaza para ese núcleo íntimo. Curiosamente la hija nunca es nombrada, porque el nombre carga de significación a la persona; y una identidad fragmentada, puesta entre paréntesis, es el punto de vista central de la pieza. La verbalización es abundante sobre todo en el personaje de Berta, ¿la causa? Necesita ocultar con el discurso una verdad. Como en el absurdo, el lenguaje no comunica sino que es utilizado como máscara, como desvío de lo cierto, para poder desde allí construir otra verdad, una que resulte hegemónica y por lo tanto verosímil para todos. Como en el teatro. Representación dentro de la representación. Detrás de las palabras la verdad se convierte en algo inalcanzable, probable pero que al girar entre todos sin ser vista, se vuelve intangible y escurridiza. Desde un centro melodramático, Veronese desde un realismo horadado espacial y temporalmente, va construyendo el relato, y haciendo avanzar la intriga, más allá de las reiteraciones de algunas secuencias, tanto físicas como verbales, procedimiento del absurdo que refuerza una semántica que tampoco quiere ser en este caso unívoca, sino construir un sintagma a descifrar, dejando librado al espectador al juego maravilloso de la interpretación. Tanto el vestuario como la escenografía 1182590689_2137373_18241624contribuyen a la búsqueda de la atemporalidad y una espacialización neutra. La objetivación, el traslado de la mesa de un centro a la periferia es metáfora de la cosificación de los cuerpos, con igual desplazamiento. Tono, la hija, Fermín y Oscar, son traídos y llevados por Berta, o unos por otros; pero es el personaje de la madre el que en escena manipula como una titiritera las emociones y los movimientos de los otros. El tono dramático del tema está continuamente transgredido por una fuerte dosis de humor, no exento de violencia, como la entrada de Fermín maniatado y encapuchado con su propia camisa, que nos lleva de lo particular a lo general, en un década donde el indulto decretado por el gobierno de Carlos Menem, junto a las leyes de obediencia debida y punto final firmadas durante la presidencia de Raúl Alfonsín, tienen absoluta vigencia. Una década, los noventa, que además da comienzo a la precaridad social [2]. La violencia dentro del seno familiar, la sexualidad incestuosa; la violencia que ingresa desde la extraescena, la memoria como amenaza a una realidad sostenida con un discurso falso, donde lo no dicho tiene más fuerza que cualquier hemorragia de palabras, son los puntos de un triángulo que se mueve cambiando su punto de apoyo constantemente. La figura de la hija, víctima y victimario de un relato que la incluye pero del que no conoce todas las aristas. Veronese va a profundizar luego, en sus otras piezas, este lugar ocupado por los niños, por la infancia, como lugar del sin voz, del nombrado y constituido por la palabra de los otros, los adultos; los sostenedores de un sistema que se cae a pedazos pero que es necesario sostener. Las actuaciones son excelentes, sobre todo la que lleva adelante María Onetto, como Berta, esa madre, mujer, que se debate entre el pasado y el presente, y que intenta como puede tapar el sol con un dedo. La dirección elige pasar por el cuerpo de los actores toda la consistencia de la escena en la figuración de identidades que van perdiendo certezas a la vez que van reconstruyéndose con los pedazos de su historia: una foto desteñida, una narración ambigua, los vestigios de un secreto. los_corderos_3x2-650x0Ficha técnica: Los corderos de Daniel Veronese. Elenco: Luis Ziembrowski, María Onetto, Flor Dyszel, Gonzalo Urtizberea, Diego Velázquez. Producción TNC: Daniela Szlak. Diseño gráfico: Verónica Duh, Ana Dulce Collados. Fotografía: Gustavo Gorrini, Mauricio Cáceres. Asistencia de dirección: Gonzalo Martínez. Iluminación: Sebastián Blutrach. Vestuario: Valeria Cook. Escenografía: Franco Battista. Dirección: Daniel Veronese. Teatro Nacional Cervantes, Sala: Luisa Vehil. Duración:…Reestreno: 24/07/2015.

Bibliografía:
Muchnik, Daniel, 2004. Los últimos cuarenta años. Argentina a la deriva. Buenos Aires: Capital Intelectual.
Veronese, Daniel, 1997. Cuerpo de prueba. Buenos Aires: Secretaría de Extensión Universitaria y Bienestar Estudiantil. Oficina de Publicaciones del CBC. Universidad de Buenos Aires.

[1] El epígrafe es tomado del programa de mano

[2] A partir de 1990 – 1991 se privatizaron las telecomunicaciones, las tenencias accionaras en la industria petroquímica, las áreas centrales y secundarias de explotación petrolífera, la red nacional de carreteras y los accesos metropolitanos, los ferrocarriles, el transporte en general, la distribución de gas natural, la energía eléctrica (generación, transporte y distribución), la empresa Obras Sanitarias de la Nación, las refinerías, los oleoductos, varias industrias (…) El Estado se evaporó: prácticamente dejó de existir. ( Muchnik,102/103)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s