Benditas las Olvidadas de Sol Martinez

Estándar

Benditas las Olvidadas
de Sol Martinez
Al final siempre queda la Esperanza

imageAzucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

Sol Martinez escribe su primer texto dramatúrgico y lo lleva a la escena desde su atenta mirada. En un espacio desangelado, dos camas de rústicas ropas, unos libros, una jaula, un contexto abrumado por el sonido de las explosiones, una niña sentada en actitud de temor, doblada sobre sí misma, vestida con un batón o camisola de un blanco sucio, que se hamaca, y pareciera rezar una letanía, son frente al espectador un interrogante profundizado por el silencio. Al espacio en penumbras, ingresa otra niña, parece segura y con fuerza, y es en la tensión dramática una oponente, porque se siente dueña del lugar, porque sabe dónde está, quién es y qué espera, porque tiene memoria. Pero el saber no calma la angustia y el deseo de salir, y el miedo de salir de ese refugio. Entonces queda otro recurso, la imaginación, volar, la existencia de Braulio, la espera del abuelo, la posible amistad, el regreso a casa. Las actrices guardan una relación especial con sus personajes y tejen entre ellas a partir de su máscara una identificación entre el dolor y la necesidad de no sentir, no recordar, y jugar con la ensoñación para lograr evadirse de una realidad que no deja de golpearlas. En un tiempo sin tiempo, en un espacio donde la frontera es un afuera de riesgo y violencia, en un lugar que es sólo una línea de tránsito para todos menos para Lucía el relato fragmentado sigue el curso de acontecimientos que invaden las vidas de las dos y como un tifón les quita el paisaje conocido para devolverles sólo sus cuerpos en el medio de un páramo. La muerte ronda sus vidas, y en el sitio entre dos camas, se establece un espacio benditas 2posible de esperanza. Como sujetos perdidos en los pliegos de la historia tejida por los otros, como pequeñas balsas en un océano de incertidumbre, ambas, necesitan nominar y conquistar territorios y planetas desde el juego de constituir a partir del nombre los seres y los objetos. Todo es un simulacro, hasta la posible familia que reintegre los lazos rotos por el horror. La escenografía y el vestuario, pensados para dar cuenta del desamparo, logran su propósito. Las imágenes parecen grises aunque no lo sean, todo es una constante que da cuenta de la inestabilidad y la soledad que las alberga, y de cómo a partir de allí se constituyen en las palabras que conforman posibles lugares, posibles acontecimientos, que las conforman. El epígrafe de Frida Kahlo que se puede leer en el programa de mano, nos ubica en la diferencia, en el diálogo con sujetos que por afuera del sistema, a pesar de todo, se empecinan en ser:

Yo solía pensar que era la persona más extraña en el mundo, pero luego pensé, hay mucha gente que así en el mundo, tiene que haber alguien como yo, que se sienta bizarra y dañada de la misma forma en que yo me siento. Me la imagino, e imagino que ella también debe estar por ahí pensando en mí. Bueno, yo espero que si tú estás por ahí tras esto sepas que si, es verdad, yo estoy aquí soy tan extraña como tú.

benditas lasUna propuesta estética que desde su escritura dramática nos involucra, donde en cada intersticio y en cada vacío solo la imaginación del espectador / lector puede suturar eso no dicho. Una escritura escénica donde las complejas y orgánicas actuaciones también nos incluyen más allá de nuestra experiencia espectatorial. Otro acierto es la precisa iluminación que según el desarrollo del relato recorta el espacio muy íntimo donde la única posibilidad de salvación y de poder seguir es la imaginación. Un punto de fuga que no se vislumbra muy bien, quizá a través del visaje desde la ventana, ventana que tal vez no existe, o bien dormir como otro modo de evasión. A mitad de camino entre un sueño y una pesadilla, nunca sabremos lo que es “real” para las dos adolescentes / niñas ni cuanto es el tiempo de la historia pero sí que ambas sufren las consecuencias de la guerra externa y, además, las secuelas de la otra guerra: la interna. Esa que es más urgente porque cuando los afectos no están es necesario anclarse, para Lucía en una jaula vacía o para La sin nombre porque no lo recuerda, o finge no recordar, en una raída valija. Un hecho escénico sin fisuras donde todo encastra a la perfección, una maquinaria de relojería teatral que nos interpela, constantemente, en tanto sujeto espectador.benditas 3

Ficha técnica: Benditas las Olvidadas de Sol Martinez. Actúan: Magdalena Giorgio (Lucía), Virginia Lentini (La invitada sin nombre). Diseño de Vestuario: Marina Díaz. Diseño de Escenografía: Maite Corona. Diseño de Iluminación: Lucas Orchessi. Diseño de Maquillaje: Laura Martinez. Diseño Gráfico: Emiliano Verde. Fotografía: Rodrigo Folch. Asistente de Dirección: Pilar López Ithurbide. Música: Juan Antonio Juschuk. Prensa: Correydile. Producción Ejecutiva: Bata Hola Gestión y Comunicación. Dirección: Sol Martinez. La Nave Espacio de Arte. Duración: 60’. Estreno: 08/08/2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s