Madre e Hijo / La sombra de las palabras de César Aira

Estándar

Madre e Hijo
La sombra de las palabras
de César Aira por el grupo QuiénesQuién
Dramaturgia y Narrativa y un escritor como personaje

image006Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

El trabajo de Susana Rivero busca reconstruir a partir de la puesta no sólo la única escritura dramatúrgica del narrador César Aira, Madre e Hijo (1993), sino que a través de la mirada sobre sus otras textualidades componer una pieza que tiene mucho de Aira, y de aquellos que su escritura recrea en el relato [1]. El reencuentro con su madre y con Pringles, su ciudad natal, los rastros de una memoria que se pierde, y otra que se resiste a morir, forman parte de la materialidad de una construcción que busca en el espacio – escenario una especificidad y un encuentro con el otro, el espectador, tal vez cómplice involuntario de una época y sus crisis. Sin respeto a la linealidad realista, navegando en las aguas de un surrealismo que rompe, fragmenta y une los recuerdos para conformar un relato que lejos de ser la descripción exacta de los hechos, sea por el madrecontrario el juego de una subjetividad que pide rienda suelta al caballo desbocado del pasado, tiempo que vuelve con la furia y la fuerza de resistir. Tomarse como personaje central de la historia es una característica que identifica un estilo, que además trabaja con la brevedad como un ritual de condensación. Novelas cortas, cuentos breves, y una pieza teatral en cuadros que unidos por la relación de los personajes: madre e hijo, nos relata con mucho humor la crisis de instituciones sagradas, como la escuela, la sanidad, la familia, la literatura, el teatro. El peronismo y su caída como fondo necesario, Aira nace en el ’49, y por razones políticas se dice en escena, debe mudarse como lo hace el madre eCésar que escribe, a Rosario de Santa Fé; en realidad el escritor se muda de Pringles al porteño barrio de Flores, pero de eso se trata en la materialidad Airiana, construir con lo real concreto otros mundos, un imaginario que expanda desde la simulación y la confrontación entre la vida y el deseo una realidad diferente. Una escenografía nada convencional, cargada de simbología construye el sentido junto a la palabra. De los libros abiertos surgen los objetos, porque de la escritura surge la verdad del relato; desde la olla donde la madre cocina, hasta los lugares que se mencionan; el mundo relacionado con el escritor y su trabajo, está presente siempre, a partir de la presencia de la máquina de escribir sobre la pequeña mesa, el portafolio que contiene los papeles, el suceder de los fragmentos de historia que reconstruyen un pasado y de alguna manera le da significado al presente. Bea Galessi y Ale Schijman con ductilidad construyen a estados dos criaturas de manera orgánica y, a su vez, con cierto grado de irrealidad necesaria para producir en el espectador el extrañamiento deseado. Así como los practicables de la escenografía ambos protagonistas se desplazan por el espacio escénico escapando de cualquier realidad física e incluso de la fuerza de gravedad – como el pollo congelado que se transforma en otra gigantesca ave. En un clima onírico y algo delirante que va entrecruzando el discurso verbal e hijopoético que por momentos se vuelve más lacerante – no solo del autor sino también con citas a Alejandra Pizarnik y a Osvaldo Lamborghini – y el discurso corporal algo entrecortado como si el mismo cuerpo perdiera por segundos la memoria física. Un mundo irreal donde no hay elementos perturbadores – el Hijo, por ejemplo, no recuerda que está casado y tiene dos pequeños, lo terrible le vuelve irrisorio. Con humor constante pero sin caer en lugares comunes esta puesta en escena, en particular, es un hecho teatral sin fisura comprometido con una cotidianidad y nuestra memoria social. Una excelente propuesta de su mentora y del Grupo QuienesQuien, éste último compuesto por distintos profesionales del quehacer escénico.hijo

Ficha técnica: Madre e Hijo / La sombra de las palabras de César Aira. Idea y dirección de Susana Rivero. Dramaturgia: Cooperativa Quién es Quién. Elenco: Bea Galessi, Ale Schijman. Asistente de dirección: Aldana Barqui. Arte: Pablo Andrés Bolaños. Diseño de vestuario: Fernando Cano. Realización de vestuario: Estela Marís Arguello. Asistente: Rosa Ortiz. Confección de sombreros: Fernando Cano. Música: Liza Casullo. Centro Cultural Rojas: Sala Batato Barea. Estreno: 15/08/2015.

[1] Dice la directora en el programa de mano: “Del escritor y dibujante César Aira extraemos el material de nuestra ficción. Tomamos su única obra de teatro “Madre e Hijo” (Editorial Bajo la luna, 1993 y 2004) y dos cuentos “Como me hice monja” (Beatriz Viterbo Editora, 1993 y 2009) y “El tilo” (Beatriz Viterbo Editora, 2003)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s