Ubú de Andrés Bazzalo

Estándar

Ubú
Versión libre de Andrés Bazzalo de Ubú rey de Alfred Jarry
Como quiero ser inmensamente rico, los haré ejecutar a todos y me quedaré con sus bienes. Vamos, todos los nobles a la trampa. (A. Jarry)

image001Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

En un escenario casi despojado, con unos paneles en rojo que luego serán intervenidos como pantalla por un juego de sombras, cinco muy buenos actores llevan adelante una versión remixada de aquél Ubú rey que llevara al centro de la polémica a su autor, Alfred Jarry, en un campo intelectual, el parisino, todavía no acostumbrado a los exabruptos, verbales y físicos. Sin embargo, a pesar del primer desconcierto, su autor pronto se convirtió en la fuente de inspiración de dadaístas primero y surrealistas después, y más tarde, el absurdo de Ionesco y de Beckett también tuvieron en aquella palabra que inicia su petit pieza, ¡Mierdra! un ejemplo de trasgresión desde el lenguaje, de ruptura de las convenciones, de cómo a través del humor desenfadado y escatológico, se puede decir grandes verdades, como lo hacían los bufones shakesperianos. Comedia negra, comedia bufa, escatológica y absurda que sin embargo nos lleva a ver en ella la consistencia de una realidad cierta y desmesurada. Un contexto que se cuela con astucia en la versión de Bazzalo en pequeñas pinceladas, que nos traen al presente, más allá de la atemporalidad de Ubú. Centro y periferia, y la fuerza de la traición en un contexto que se mueve hacia el final con inquietantes escenarios posibles. Los cinco actores van construyendo la trama del relato y tomando para sí la responsabilidad de encarnar a los muchos que la obra presenta. Las andanzas de Ubú para quedarse con la corona de Polonia [1], y su incapacidad de sentir algún tipo de escrúpulo, son atizadas por la presencia de mamá Ubú, que como la reina de Macbeth instará a su marido para que tome el poder y se quede con el reino. Todo a un ritmo ágil, el que requiere la pieza, con un vestuario también en rojo como la gama de color sobresaliente, y las testas cubiertas con sendas coronas doradas de utilería, más las espadas de madera, todo para dar cuenta de la teatralidad de la pieza, y del requerimiento de un tipo de actuación que se expresa a 26618_FOTO1través del cuerpo y la gestualidad y no tan sólo del discurso, de la palabra. Un espacio que para interpelar la autoridad se muestra en su despojamiento como una presencia que se expresa a través de la posibilidad de escapar al cerrado de los paneles inferiores que son el límite que marca la autoridad y el poder, ese que se quiere subvertir para el beneficio de la ambición desmedida, de la bizarría del desenfado, de la develación de lo impuro del poder. Continente de distintas geografías que son atravesadas por los personajes hasta demoler su presencia y llegar a una platea que ríe con las ocurrencias descabelladas de la escritura dramática, encarnadas en la excelencia de la perfomance en escena. El espíritu de Jarry respira en la escena, su desacralización de los poderes terrenales y celestiales, la búsqueda de un teatro que requiere una herramienta, el cuerpo, para que la expresividad de la palabra sufra una connotación mayor; el humor y la constante falta de decoro como procedimiento dramático, todos elementos que son hábilmente trabajados por el grupo de actores, que logra llegar al espectador, a veces literalmente, el que disfruta de la deconstrucción de los cuerpos, y sus habilidades para los cambios exigidos.Ubú rey foto de Alejandro Baccarat6

Ficha técnica: Ubú versión libre de Andrés Bazzalo. Elenco: Luis Campos, Adriana Dicaprio, Francisco Ramírez, Mariel Lewitan, Mariano Falcón. Dispositivo escénico: Andrés Bazzalo. Diseño de vestuario: Adriana Dicaprio. Sombras: Lewitan, Falcón, Ramírez. Diseño de iluminación: Fabián Molina Candela. Asesoramiento artístico y realización de carros: Gustavo Di Sarro. Fotos: Alejandro Baccarat. Diseño gráfico: Mariano Falcón. Trailer: Lucio Bazzalo. Prensa: Carolina Alfonso. Asistencia de dirección: Florencia Salto. Dirección general: Andrés Bazzalo. Teatro Estudio El Grito. Duración: 70’. Estreno 23/08/2015.

Bibliografía:
Jarry, Alfred, 2002. Ubú Rey. Ubú Cornudo. Buenos Aires: Editorial Longseller. Clásicos de Bolsillo.

[1] Al parecer, a finales del siglo XIX, cuando se estrena la obra, la vapuleada Polonia, presa de canje entre las potencias, era vista como una especie de país inverosímil. El autor se inspiró en una obra anterior, Los Polacos, de su amigo Charles Morín. Uno u otro, partieron para diseñar la obra, de una escena de Macbeth, de Skakespeare. En ella, el triunfante y hasta ese momento noble Macbeth es condecorado por el rey y acto seguido, es tentado por su esposa para hacerse de la corona sobre la que no tiene ningún derecho, ni posibilidad. ( Prólogo a Ubú Rey, Antonio Tulián, 6)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s