Eso que vos y yo llamamos plenitud de Mauro Molina

Estándar

Eso que vos y yo llamamos plenitud
de Mauro Molina
Entre la piedad y la culpa
Eutanasia

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

eso queUna situación que involucra a la humanidad, en sus dos facetas entre aquellos que tienen la responsabilidad de salvar vidas, los médicos, las enfermeras, y aquellos que no saben cuál es el sentido, cuando la significación de una vida querida, de un familiar cercano, cuando la conciencia está diluida, perdida en los pliegues de las sábanas de la cama de un hospital. ¿Qué es la vida?, respirar, ¿Qué es estar vivo? Sentir, pero sobre todo tener la capacidad de establecer libremente relaciones con los otros, planificar un futuro, tener la memoria de un pasado, construir día a día la perfomance que nos toca. La respuesta si todo eso está ocluido, la vida no es vida, es sólo mecánica forma de supervivencia. Sin embargo, la otra pregunta que inquieta ante la puesta de Molina, es que siente aquél que está en coma mientras no parece tener image001(1)conciencia de nada. Y Cómo determinar cuando todo terminó, si a veces se da el caso de personas que de alguna manera parecen volver de ese limbo que es el coma. El punto de visto del autor / director pasa por atreverse a poner fin a una agonía interminable porque si el paciente pudiera expresarse lo pediría, como María que siente y oye, y sabe lo que pasa pero no puede hacer el gesto que le permita reaccionar y dar cuenta de lo que sabe. La vida así carece de sentido, y no habría que prolongarla inútilmente. En la metáfora del pez en el globo de vidrio que el médico lleva como mascota, está la presencia muda de María que como aquél se siente presa en las paredes de un cuerpo que ya no responde a sus deseos. La vida o eso que llamamos plenitud, sigue a su lado, carente de esplendor como en la figura de la enfermera o con un futuro en el hijo que el marido va a tener con la mujer maravilla; pero siempre mejor a los ojos de aquella que no dispone ni siquiera de 11667355_1415062385490707_3875431070963666591_nla voluntad de destruirla. Con procedimientos surrealistas, la figura de la rata, que toma su lugar cuando María abandona en esa realidad onírica la cama, con un fondo de pantalla que contrapone la vida de la paciente, su pasado feliz a su terrible presente, con actuaciones que eluden la fuerza centrífuga de la sensiblería, provocando con el absurdo de las situaciones la risa del espectador, Molina dirige su propia textualidad y elabora, con los muy buenos actores elegidos, una inquietante manera de hacernos reflexionar sobre un tema poco habitual en el teatro, y que todos queremos en lo posible ignorar. Ya desde el título, Eso que vos y yo llamamos plenitud, nos interpela de forma directa. La disposición del espacio escénico 11222188_1414157375581208_3625733712832488864_ndestaca el artificio y la gestualidad exagerada especialmente de los profesionales – la enfermera y el médico – le suman momentos de humor. Una comicidad que por momento pareciera ser cruel pero necesaria para poder plantear un tema tan íntimo y que todos negamos. Por otro lado, la música y la iluminación terminan por construir el clima de vigilia en el que está sumergida la protagonista, ni viva ni muerta sino entre dos mundos inevitablemente unidos por el cordón umbilical. Es interesante como se construye la corporalidad de Maria, entre las imágenes “mentales” – en la pantalla toman forma sus recuerdos de aquellos momentos de plenitud y el personaje de rata como su alter ego pero sin la posibilidad de hablar – y la imagen “real” de su dependencia al monitor. De este modo, esta criatura se desdobla sin cesar en estas imágenes construidas de tal forma que transmiten de manera sutil su interioridad, su esencia no es inestable sino que, por el contrario, sigue siendo el motor de sus propias decisiones por difíciles que sean. Un texto primero profundo y un texto escénico de ritmo intenso que focaliza nuestra atenta mirada mientras nos hace reflexionar más allá de la instancia de creación.eso que vos yFicha técnica: Eso que vos y yo llamamos plenitud de Mauro Molina. Elenco: María Viau, Javier Pedersoli, Valeria Tercia, Gabriel Yamil, Mauricio Borzone. Asistencia de Dirección: Mauricio Borzone. Diseño de Iluminación: Horacio Novelle. Escenografía: Jorgelina Herrero Pons. Vestuario: Lara Sol Gaudini. Asistencia de Vestuario: Sofía Etcheverry. Realización de máscara: Valeria Dalmon. Realización Audiovisual. Isabel Estruch. Música original: Facundo Curcio. Arreglo musical para la escena: Micaela Carballo Diseño Gráfico: Ezequiel Abreu. Dirección y puesta en escena Mauro Molina. Prensa: Silvina Pizarro. Camarín de las Musas. Duración:60′. Estreno: 16/07/2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s