Nostalgia de una ciencia ficción futura de Sofía Medici y Laura Kalauz

Estándar

Nostalgia de una ciencia ficción futura
de Sofía Medici y Laura Kalauz
Investigación performática

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

unnamedLa caída de las verdades únicas en nuestro mundo posmoderno nos permite la posibilidad de descreer de ciertos relatos considerados objetivos, pero que sin embargo, no dejaron de conformar un relato, una versión, una ficción de percepción relativa, cuyo centro fue Europa. La perfomance de Sofía Medici y Laura Kalauz, conlleva un sentido, demostrar de forma cuasi científica como los discursos de la ciencia sobre los Onas o Selk’nam, son tan sólo relatos, que van armándose de acuerdo a la mirada eurocéntrica de quienes se proponen como la voz autorizada, los testigos presénciales de la vida y costumbres de sus integrantes, y los únicos indicados para establecer la traducción necesaria y exacta de aquello que los habitantes de aquella zona austral dicen en un diálogo donde las lenguas se cruzan y se contaminan. Traductor, traidor, podríamos afirmar sin miedo a equivocarnos luego del recorrido que hacemos a través de las habitaciones de la vieja casona devenida en mapa de iniciación para aquellos que asistimos como espectadores a ¿una representación teatral? Difícil de decir, porque en realidad somos nuevamente testigos de un discurso otro, cuya finalidad es la deconstrucción de los anteriores que mantuvieron un centro, una hegemonía que tuvo como finalidad la desaparición de los hombres y mujeres de La tierra del Fuego. De recolectores y cazadores, a piezas de museo, a ser exhibidos como trofeos en las Ferias de 2 unnamedParís, los habitantes de la península, fueron diezmados e invisibilizados, por una cultura que se apropio incluso de su lengua, para quedarse lisa y llanamente con su territorio. La figura del otro, del diferente para constituir una subjetividad que este caso se erige como central, es un acontecimiento que se reitera en la historia de la humanidad hasta nuestros días. Los protagonistas pueden ser otros, pero de todas maneras, hasta burdamente, los procedimientos siguen siendo en algún punto los mismos, aggionardos con las nuevas tecnologías, con las nuevas herramientas que la comunicación nos provee, pero guardando el mismo significado, masacrar al que consideramos diferente con el firme propósito de quedarnos con aquello que les pertenece. De ahí deriva la importancia del proceso que la perfomance ejerce, no sólo para dar cuenta de nuestra historia ficcionalizada por la voz que ejerció el poder, en cuanto a describir a los representantes de la tierra a conquistar y colonizar, sino porque nos pone en acto la singularidad de ver como se siguen produciendo los mismos hechos ante nuestra mirada acostumbrada, adocenada, eurocéntrica, aunque las víctimas sean sirios, afganos, o libios. Primero la demonización, los Onas eran caníbales, para luego pasar a la necesidad de convertirlos en nosotros y si no eliminarlos por peligrosos. En un recorrido que asemeja a las salas de los museos, donde alguien sirve de guía y nos ofrece algún elemento que ilustra sus palabras, desarrollando una medici 2argumentación a la que estamos acostumbrados, vemos como la sonrisa que produce los equívocos del lenguaje, se van perdiendo para acercarnos con ese otro relato no oficial, a una realidad que nos duele, por inevitable pero también por reiterada. En paralelo nuestro recorrido por la casona, terraza incluida, es el mismo que llevaron adelante los Selk’nam en su periplo de cautiverio. Una propuesta muy interesante que fusiona de manera acabada el arte y la praxis; en un recorrido preestablecido y con el itinerario en mano vamos cruzando en grupo de 12 personas las distintas pequeñas “salas” con los elementos necesarios, cruzando puertas y años de historia. Un canevá profuso, sólido, y sobre todo polifónico a partir de la ardua investigación con fragmentos, comentarios y dichos de la historia oficial y, también, de los sobrevivientes al flagelo de la colonización y evangelización. Además de algunas otras voces que estuvieron en ese preciso lugar y tiempo por otras razones personales. Nostalgia… [1] está planteada como un hecho escénico que excede a cualquier categoría, porque es sobre todo un hecho social e histórico, indispensable para construir nuestra memoria e identidad nacional. Y, BonusTrack [2] es la visita obligada para los más jóvenes pues es una forma de escuchar esas voces que fueron acalladas de forma violenta e irracional. Solo nos resta decir: Gracias a sus mentoras por compartir el registro visual y auditivo, fuentes indispensable para un trabajo comprometido con la historia de los Onas, básicamente oral, y que se ha invisibilizado por los intereses personales de algunos pocos y por los responsables del poder de turno.

Ficha técnica: Nostalgia de una ciencia ficción futura, Idea y dirección: Laura Kalauz y Sofía Medici. Performers: Liza Casullo, Carla Crespo, Laura Garbus, Nahuel Ibarra, Laura Kalauz, Sofía Medici, Demián Rochwerger, Jair Jesús Toledo, Valeria Tollo. Asesoría dramatúrgica: Mariana Obersztern. Diseño Sonoro: Rafael Salgado. Asistencia técnica: Candelaria Gauffin, Matías Ygielka. Asistencia y producción general: Lucila Piffer, Luz Algranti. Prensa: Malena Schnitzer. Producción: Ninja & Nada Especial Tanz. Co – producción: DeSingel (BE). Espacio: BonusTrack. Duración:…Estreno: 24/09/2015.

[1] Según gacetilla de Prensa: NOSTALGIA DE UNA CIENCIA FICCIÓN FUTURA fue concebida como obra de teatro performático y estrenada en diciembre de 2014 en DeSingel (Amberes, Bélgica) en el festival ACT. https://vimeo.com/107746865. Parte de su investigación formó participó de la exposición colectiva “Voces indígenas” en el Pabellón Italo-Latinoamericano de la Bienal de Venecia 2015, en cuya apertura Kalauz y Medici realizaron la performance “Reported Speech”. En este nuevo género de performance instalativa, el modo en que la información llega al público se transforma radicalmente al estar dividida en distintos espacios y dispositivos, haciendo que el espectador pueda elegir el tiempo y la atención que dedica a cada escena y construir así un sentido final.

[2] Idem: BonusTrack abre sus puertas para que cada rincón de este precioso caserón sea habitado con voces y movimientos, con interrogantes, inquietudes y rupturas, con experimentaciones y conversaciones. Abre sus puertas para arriesgarse con aquellos proyectos que no fueron transitados, como también para cobijar proyectos en germinación. BonusTrack es un modo de darle lugar a lo inesperado, descubrir en los pliegues de lo recorrido matices nuevos y mostrar otras aristas creativas de músicos, directores, actores, coreógrafos, bailarines, escritores. BonusTrack. Un espacio donde lo no obvio tiene lugar y puede suceder

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s