Tuñón (esquinas y banderas) sobre textos de Raúl González Tuñón

Estándar

Tuñón (esquinas y banderas)
sobre textos de Raúl González Tuñón

¡Todos los relojes enloquecieron de pronto!
¡Todas las marionetas lloraron en los organitos!
¡Todos los almanaques rodaron degollados sobre las mesas de las oficinas!
¡Todos los miembros de la Liga de las Naciones fallecieron de pulmonía!
Y mi corazón continúa alegre y violento como el corazón alborotado de un mundo nuevo
(Todos bailan, poemas de Juancito Caminador)

tuñonAzucena Ester Joffe

Podríamos decir que la Sala Pugliese, a pesar de sus reducidas dimensiones, sus límites edilicios se expanden para dar lugar al encuentro perfecto entre Tuñón [1] y Roca. En un relato lineal y anclado en un tiempo preciso, ambos – alma y cuerpo – se han fusionado y es difícil distinguir dónde encontramos uno y dónde al otro. El mentor y protagonista de la obra pone en escena la escritura poética del intelectual atravesado por la coyuntura histórica, local (esquinas) e internacional (banderas). Una ardua tarea de selección de una escritura que fue y es un entramado sólido entre la praxis y el arte en la construcción de la memoria social. El actor le presta el cuerpo al poeta y así se materializa ante nuestra atenta mirada al sujeto histórico atravesado por el viento, las utopías y la militancia, por las prostitutas y los ladrones, por Pablo Neruda y Federico García Lorca,…La enumeración podría ser interminable, pues en cada recoveco de la comprometida escritura tuñoniana siempre hay un destinador preciso, individual o colectivo. Un recorrido poético que se inicia con los primeros años de su infancia, su casa familiar, cuando “todos los Tuñones eran uno solo”, así lo expresa en “Recuerdo de Manuel Tuñón”:

Era un obrero del bronce
aquel que en Mieres nació.
Fuese a América con barba
pero allá se la quitó.
Tenía yo nueve años
cuando un día me llevó
por entre los sobresaltos
de una manifestación.
Así nací al socialismo,
así comunista soy,
así sería si viviera
mi abuelo Manuel Tuñón.

Para luego llevarnos a temas que tienen que ver con su militancia y compromiso en contra de los abusos de los derechos tuñon x 2humanos; por ejemplo, durante la Guerra Civil Española participó como periodista y adhirió a la causa republicana. Pero sin olvidar su origen y su identidad, su escritura tiene color local pero también una visión cosmopolita para abordar otros acontecimientos importantes. Quizá por su particular forma de mirar la vida supo otorgarle a su poesía un cierto vaivén entre lo privado y lo público, que a su vez atraviesa el prisma donde lo ético y lo estético van de la mano. En sus continuos viajes frecuentó a la elite intelectual europea y para muchos de los jóvenes de izquierda de los ’60 Tuñón fue el paradigma del “poeta revolucionario”, recuperando su trayectoria previa coherente a sus ideales. Este es el clima sumamente poético y a su vez de compromiso militante que construye Horacio Roca en el despojado espacio escénico – una mesita ratona y un sillón, una copa de vino para Tuñón y un vaso de agua para Roca. Es interesante cómo a partir del discurso verbal se van creando las imágenes auditivas que necesariamente se transforman en imágenes visuales. Pues el intérprete con solvencia sabe darle el tono justo a cada frase, cada silencio, cada mirada, con un movimiento interno que fluye de su interior al espectador. Otro acierto es la iluminación plena de la Sala como si estuviéramos en una ronda de amigos, y salvo en contados momentos la luz recorta la figura del actor y/o proyecta su sombra. Pero esto no impide que una atmósfera romántica y subjetiva envuelva la musicalidad de la palabra que se ha apoderado del cuerpo físico del artista. Un hecho escénico ameno y a su vez intenso construido a partir de la profusa obra literaria, Tuñón (esquinas y banderas) es una visita necesaria para los jóvenes y adolescentes, una mirada sumamente poética del pasado cercano; como así lo indica este fragmento de “La Libertaria”:

Cuando desfilan los guardias de asalto,
cuando el obispo revista las tropas,
cuando el verdugo tortura al minero,
ella, agitando su túnica roja,
quiere salir de la tumba del viento,
quiere salir y llamaros hermanos
y renovaros valor y esperanza
y recordaros la fecha de Octubre
cuando caían las frutas de acero
y estaba toda manchada de España
y estaba toda la novia de Octubre
y estaba toda la rosa de Octubre
y estaba toda la madre de España.

Ficha Técnica: Tuñón (esquinas y banderas) sobre textos de Raúl González Tuñón. Interpretación: Horacio Roca. Vestuario: Julio Suárez. Efectos Sonoros: Martín Pavlovsky. Foto: Mía Falcone. Comunicación Visual – CCC: Claudio Medin – Estudio M. Prensa: Silvina Pizarro. Selección de Textos y Dirección: Horacio Roca. Duración: ’60. Reestreno: 23/08/2015.

[1] http://www.elortiba.org/rgt.html [03/10/2015]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s