Sola no eres nadie de Natalia Villamil

Estándar

Sola no eres nadie.

de Natalia Villamil

La levedad del ser

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

image003Con sensibilidad en el uso de las palabras la dramaturga va tejiendo un relato en primera persona que narra la construcción de una identidad a partir de la necesidad del sentir, y que no tiene que ver con el cuerpo, ni las circunstancias que la ley determina. Un alegato a la búsqueda de uno mismo dentro de una verdad que no puede ser escondida entre los pliegues de un mandato social: ajeno, cruel, insensible con el diferente. Así se siente el personaje, que atrapa desde el afuera los gestos y los objetos que afiancen eso que arde por expresar: su calidad femenina en un cuerpo que siente no pertenecerle: el vestido rosa, los zapatos, los aros de perlas, que son para su imaginario, el símbolo de una mujer y de una madre. Un espacio despojado, la iluminación que destaca situaciones, y la música original para la puesta, que en la voz de Mariano Mazzei crece con su significado más allá de las palabras, son los elementos precisos para el lucimiento del intérprete. La voz que el actor maneja con destreza produce las tonalidades diferentes que componen al personaje; un muchacho de provincia, un ser cargado de ilusiones y sentimientos sinceros, una mujer que vibra en su cuerpo, y a la vez nos deja ver desde la escena, al otro, al interlocutor con quien mantiene un cuasi diálogo necesario. Sincero, porque el engaño está en los ojos del que mira, y ve, cuando ve, la dicotomía entre el ser y el parecer, cuando en él hay una única verdad: se siente mujer. Con una poética que recuerda a la Gambaro de El nombre, el momento narrado es aquel del recuerdo por los trabajos que ha pasado, retazos significativos de vida donde el cuidado del otro, también distinto y cargado de estigmas, lo lleva a la pronta empatía y al desencanto posterior, cuando el exterior gane y los demás no puedan ver el alma. El texto también nos habla de la necesidad de mirarnos en el espejo de los ojos ajenos para constituirnos como identidades sólidas y completas, el/ ella para constituirse necesita estar atenta a los gestos que la ayuden en su nacimiento a la femeneidad. De esa manera también da cuenta de cómo estamos todos determinados por aquello que se construye de nosotros mismos; nuestra aspiración de ser sin necesidad de serlo para el afuera, sino afianzarnos en una realidad propia sin culpas, sin cargos de conciencia, sin dolor. El actor, una vez más, da cuenta de la riqueza de su trabajo con el cuerpo, con su gestualidad, y sobre todo, de la forma exquisita en que se deja atravesar por las textualidades para no decir sino interpretar aquello que está escrito pero necesita ser expresado. Sola no eres nadie, foto de Christian Inglize 2

Ficha técnica: Sola no eres nadie de Natalia Villamil. Actor: Mariano Mazzei. Música original: Gustavo García Mendy. Escenografía y vestuario: Valeria Cook. Diseño de Iluminación: Jessica Tortull. Diseño gráfico: 3boxes. Fotografía: Christian Inguze. Asistente de Dirección: Guillermo Aragonés. Dirección: Ana Alvarado. Producción: Gabriel Guz. Prensa: Caro Alfonso. Teatro: La Carpintería. Estreno: 20/02/2106.sola

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s