Ella nombra de Martín Ortiz

Estándar

Ella nombra de Martín Ortiz

El amor y sus metáforas

Señor, Señor, hace ya tiempo, un día / Soñé un amor como jamás pudiera / Soñarlo nadie, algún amor que fuera / La vida, toda la poesía. (A. Storni, El ruego)

000133712

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

La propuesta de Martín Ortiz es hablar del amor pero a través de la constitución que la literatura, en este caso la poesía, tienen como ingrediente en nuestra forma de sentir y pensar. Si bien la temática se encara desde las sensaciones que luego encuentran su correlato en la palabra escrita, uno nunca sabrá si sienten otros lo que nosotros sentimos o somos atravesados por el testimonio de sus propios sentires. La actriz Marcela Fraiman le pone el cuerpo y la voz a las poesías de Cortázar entre otras, pequeñas frases, fragmentos de voces que en su voz toman cuerpo y sustancia; y lo hace con gracia pero en un semitono que mantiene una horizontalidad reiterada. En un espacio donde los libros son el paisaje, delimitado por sillas, el espectador asiste en un grado cero de intimidad con el artista, que acompañado por la música original y ejecutada en escena por Natalia Sordi le dan un acertado marco a la realización. Todo en una pretendida naturalidad, como si fuéramos ocasionales voyeurs del encuentro de un alma enamorada del amor y la literatura, que busca la pasión de un sentimiento que la transporte y encuentra en las palabras mayor grado de vivencia que en lo real concreto. Pies desnudos, vestuario ligero de colores claros, cabellera suelta, una imagen de la libertad de un cuerpo que se permite transitar pasiones, como quien escoge caramelos de un frasco pero que en ese recorrido espera con ansiedad la fuerza que la ate a un destino en común. Una actitud de cazadora que la coloca en el lugar del sujeto de la acción, en vez de ser como es común, en el objeto de deseo del hombre. Como decía Alfonsina en su poema Divertidas estancias a Don Juan: “Y hasta hay alguna artera, / juguetona mujer, / Que toma tu manera / Y ensaya tu poder”. Una mujer que vuele como quería Girondo, que no fuera terrestre sino aérea. Un par. 000133713En ese clima volátil y casi irreal la protagonista nos relata en la intimidad de la lectura y de la confesión a media voz, en ese reducido espacio lúdico atravesado por las melodías -de la música y de la palabra- mientras que de los diferentes libros esparcidos en el piso parecen emerger el genio de cada escritor. Estamos seguras que después de su estreno -asistimos al preestreno- el cuerpo femenino construido en escena será un cuerpo que es dicho por la poesía, un cuerpo que se ha apropiado del texto como la apasionada lectora que ella es. Una propuesta interesante que recupera la oralidad en un devenir onírico. Un ritual al que participamos por nuestra ubicación muy cercana y en un semicírculo. Una historia y un relato que le rinde un merecido homenaje a los poetas/ poetisas.

Ficha técnica: Ella nombra de Martín Ortiz. Actuación: Marcela Fraiman. Música original en vivo: Natalia Sordi. Escenografía y vestuario: Jorgelina Herrero Pons. Asesoramiento dramatúrgico: Cristina Marelli / Marcela Fraiman. Diseño Gráfico: Marcela Fraiman. Dirección: Martín Ortiz. Crisol Teatro. Estreno: 03/03/2016.

Bibliografía:

Storni, Alfonsina, 1968. Antología poética. Buenos Aires: Editorial Losada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s