El Cuiki de Héctor Presa

Estándar

El Cuiki

¿Quién no tuvo miedo alguna vez? ¿Quién no tuvo miedo a la oscuridad, a los ruidos en medio de la noche? De esto habla la puesta de Héctor Presa.

En primer lugar, no sólo miedo a la oscuridad y a los ruidos extraños en medio del silencio de la noche sino también, a ese desgarrón que siente el niño la primera noche que duerme fuera de su casa, lejos de sus padres. Esta es la historia de dos chicos que se quedan a dormir en la casa de una compañerita, con bastante reticencia, especialmente Lucas, aunque no lo quieran confesar. A los tres les cuesta conciliar el sueño pero lo grave comienza cuando Lucas dice tener sed y les pide a las chicas que lo acompañen abajo para buscar un vaso de agua. Catalina y Paula no quieren saber nada pero Lucas insiste tanto que deciden bajar. Primero, es el aterrador chirrido de la puerta al abrirse, luego el crujir de la escalera, allí es cuando Lucas tropieza en los escalones que sobresalen, rueda por la escalera y cae sobre el gato que crece y crece transformándose en un gato-monstruo, los tres pelean hasta vencer al gato. En realidad, Lucas es quien lo vence convertido en super-héroe, todo esto hace que pueda vencer el miedo, enfrentarlo le dio valor y la seguridad de que podía superarlo. Todo esto fue un sueño, cuando las chicas despiertan no pueden creer el niño valiente en que se transformó su amiguito, solo baja a buscar agua, trae para ellas también y… ¡trae el gato en sus brazos!

Cada personaje tiene en una de sus manos un títere de guante, que actúa como “su otro yo” que se asocia, critica y se enoja con su dueño. Propio de la comedia es la teatralidad de los movimientos pero es especial el momento en que Lucas pelea con el gato-monstruo, los personajes gesticulan con gestos extremos que despiertan el entusiasmo de los pequeños espectadores. Del mismo modo cuando los niños dialogan con los títeres que los duplican. En ambos casos se produce una comicidad que se convierte en un verdadero espectáculo visual.

Siempre es posible destacar la funcionalidad de la escenografía de Héctor Presa, en este caso, los paneles que girando se trasforman en cama y luego en escalones, elementos simples (en apariencia) pero sumamente productivos en el momento de crear ambientes. Todos los signos escénicos: música, danza y vestuario complementan y armonizan una muy entretenida puesta.

Por supuesto, encuestados los chicos, la escena que más gustó fue cuando Lucas peleaba con el gato.

El Cuiki de Héctor Presa. Teatro: La Galera Encantada. Humboldt 1591 – T.E. 4771-9295. Sábados y domingos de marzo a las 17:30. Elenco: Guillermina Callichio. Ornella Ortiz. Angie Otero. Sergio Gutiérrez. Música: Angel Malher. Coreografía: Mecha Fernández. Vestuario: Lali Lastra. Escenografía: Héctor Presa y Lelia Bamondi. Muñecos: Lelia Bamondi. Asesoramiento en muñecos: Omar Álvarez. Realización de escenografía: Claudio Provenzano. Realización de vestuario: Elvira Trinidad. Asistente de dirección: Ramiro Bianchi y Luli Romano Lastra. Puesta en escena y dirección: Héctor Presa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s