Absorta y Desnuda de Leonor Manso e Ingrid Pelicori

Estándar

Absorta y Desnuda de Leonor Manso e Ingrid Pelicori

Teatro y poesía

Basado en poemas de Leonor García Hernando

Soy la que atraviesa descalza el monte fúnebre donde 
brillan los dientes de jabalí.

000133098Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

Con la sutileza en escena de la palabra poética, se construye en el escenario de la sala Tuñón del Centro Cultural de la Cooperación, imágenes de belleza plástica a través de un vestuario de un cálido color crema, de la música del laúd y de la iluminación que va marcando como un lápiz sobre el papel la semántica que las palabras de Leonor fue enhebrando a lo largo de su corta vida. La selección de los poemas de la mano de Ingrid Pelicori y Leonor Manso guarda un hilo conductor que es la cronología de la poetisa, desde su infancia, hasta la madurez que temprano la encontró, en otro territorio, otra geografía, infinitamente más hostil que la de su casa natal. De allí surge su primer libro de poemas, Mudanzas (1974) luego del cierre del taller literario que integraba, de donde la dictadura cívico – militar secuestro a tres de sus poetas integrantes: Claudio Valetti, María Helena San Martín de Valetti y Claudio Oistrej; nos parece merecido recordarlos, entre tantos otros poetas y seres tronchados en su juventud. Tucumana de nacimiento, tiene en su obra, un continente ligado a la naturaleza que conformaba su plaza de juegos, y a la displicencia y frugalidad de una vida sin prisas innecesarias. La figura del padre, el hombre, el periodista, aparece alto como una estatua, poderoso y contenedor. El amor, la relación amorosa se describe con pasión pero desde una mirada incisiva. Si la poesía es el género de la subjetividad, la poetisa nos entrega su alma, “desnuda y absorta” para que comprendamos desde la mirada de su femeneidad los complejos pliegues de su alma en un tiempo escabroso, de libertades conquistadas y luchas fraticidas. No les tocaron a la mujer y a la artista, tiempos fáciles, pero desde allí, desde ese continente exagerado en momentos interesantes, como en la famosa maldición china1, ella logra que las palabras sustituyan a las lágrimas, y se levanten imperiosas para dar cuenta de su realidad y de la de otros.

Desde que empecé a escribir, “la pérdida de la infancia” fue el tema. Y también fue el tema asociado a la muerte. Después, para la desgracia de todos y de la mía, este país me dio muchos motivos para que pueda perseverar en estos temas. El crimen, el asesinato como código de educación hacia la población civil, hacia los jóvenes, en forma encarnizada, desgraciadamente permitió que yo me pueda demorar en este tema. Y además, no pienso salir de él… (Silencio). (Perro Negro: 2000)

En el espacio lúdico despojado las cuatro actrices con ductilidad expresiva le ponen el cuerpo y el alma, le dan voz a la poetisa. Cuatro cuerpos que construyen uno solo, con sus diferentes estilos interpretativos y con la solvencia que las caracteriza, cada artista maneja los tiempos y el ritmo propio de la particular escritura poética. Un ritmo que fluye más allá de la palabra, es un ritmo interno y con equilibrio nos sumerge en el clima irreal, mágico y desconocido para los simples mortales. Cuatro mujeres que con talento permiten que el joven cuerpo femenino sea dicho en escena, y que la bella poesía nos traslade a un tiempo otro, un tiempo sin prisa que produce marcas en nuestra sensibilidad. Cada movimiento es pausado, sin altibajos ni brusquedad, para no interrumpir el contacto íntimo con el espectador. La figura masculina, presente en la puesta, construye con su papel narrador, un rompecabezas de sensaciones que podrían parecer dispersas. Esa ductilidad entre la pasión y la ternura que poseían sus escritos, está en la escena de la sala Tuñón en los cuerpos y las voces de las actrices que han realizado junto a la dirección, Mariano Dossena, una lectura inteligente, sabrosa de sus versos, que mantiene el equilibrio entre el candor y la locura, y nos permite como espectadores seguirlas por el camino la palabra ajena con los ojos acuosos y los oídos atentos. image002

Ficha técnica: Absorta y Desnuda basado en poemas de Leonor García Hernando. Dramaturgia: Leonor Manso e Ingrid Pelicori. Intérpretes: Leonor Manso, Ingrid Pelicori, Muriel Santa Ana, Claudia Tomás, Walter Quiroz. Música en vivo – laud: Miguel de Olaso. Escenografía y Vestuario: Nicolás Nanni. Asistencia de escenografía: Eliana Sánchez. Realización de vestuario: Belén Ficarra. Iluminación: Pedro Zambrelli. Asistencia de producción: Alan Cabral. Comunicación Visual – CCC: Claudio Medín. Foto Leonor García Hernando: Carlos A. Romero. Prensa: Silvina Pizarro. Asistencia de dirección: Joaquín Herrera. Producción: Pablo Silva. Dirección: Mariano Dossena. Centro Cultural de la Cooperación: Sala Raúl González Tuñón. Estreno: 20/03/2016. Duración: 50′.

Hemeroteca:

Entrevista a Leonor García Hernando en Perro Negro N· 2, agosto / setiembre 2000 http://www.elortiba.org/leonor.html

1 Los chinos tienen una maldición y es que “ojalá te toquen vivir tiempos interesantes”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s