Como si fuera esta noche de Gracia Morales

Estándar

Como si fuera esta noche

de Gracia Morales

Un juego de tiempos cruzados

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

13139005_1738086789748429_7730409702455465660_nUna joven, Clara, recuerda una historia, propia y ajena. El centro la figura de su madre, Meche, que ya no está. En el presente de la enunciación: su relación con el amor, Diego, personaje que se irá construyendo en el discurso, y un acontecimiento que puede a los dos cambiarles la vida para siempre. En la memoria, un recuerdo que viene como si estuviera pasando en su presente, y que sin inocencia le plantea un ejemplo a no seguir para su propio proyecto personal. En un ámbito cerrado entre las paredes de una habitación; la memoria regresa para dar cuenta de un relato que se cruza en la figura de la hija, su casa, el padre, Carlos, la madre, y una relación cotidiana, tal vez más común de lo que se piensa en realidad. El pasado pesa y está presente como dolor y advertencia, no repetir viejos errores familiares, no permitir que nos rocen, por eso recordar como exorcismo para despejar las nubes que nos rodean y así comenzar una historia propia. La escenografía, hacia el fondo tela pintada, al costado rollos de telas, una mesa y un oficio, la costura; el ayer; hacia el otro lado, el presente, y un mensaje grabado, buscando su lógica. Los personajes dos en escena, los otros construidos por la palabra. La música, el bolero, crea un clima particular, el de la espera: El reloj (1965) de Roberto Cantoral y el del adiós, Bésame mucho (1940) de Consuelito Velázquez y nos sitúa en el tema, el amor romántico y el dolor, el enfrentamiento de una violencia que se repite porque la sociedad patriarcal resiste en perpetuar su mandato y pone a cada uno en su lugar, y la mujer tiene reservado el de la sumisión, en ser el objeto de la desilusión ajena. Víctimas los dos, ella es la que recibe el golpe final, el definitivo. Un texto lineal que entrecruza los tiempos y logra efectividad en escena, a través de la iluminación, a pesar de que las actuaciones no alcanzan por momentos transmitir desde el cuerpo la intensidad de la tragedia.clip_image002 Todo se reduce a un medio tono, que se eleva hacia el final, en el cuerpo de la mujer detrás de la escena, creciendo hacia la platea bajo los efectos de la luz, y que ante la pequeñez del cuerpo femenino en el presente, en el de la hija que también es madre, logra transmitirnos la dimensión de la soledad. La dirección de Meche Fernández marca en el espacio una coreografía, que cruza los cuerpos aún cuando las palabras construyan la intensidad de los monólogos. Parteneirs imaginarios el padre y el novio, futuro padre de familia, danzan con las mujeres en escena en un presente que es recuperado por Clara, necesariamente, para lograr una estabilidad que le permita seguir hacia delante. La obra es más que representación, es un alegato contra el femicidio pero que describe los hechos, sin llegar a profundizar en la problemática, y en como la sociedad es responsable por la realidad de ambos: la víctima y el victimario. La ley1 hace apenas tres años que reformó el Código Penal para que el castigo se cumpla baja la figura de femicidio, mientras tanto, la situación no ha mejorado sino por el contrario el rol que la sociedad perpetúa para la mujer es el de la tolerancia todo terreno, y los casos se suceden habitualmente cuando ésta enfrenta la situación y dice ¡Basta! Pero su grito desesperado no alcanza, la ley no alcanza, si la conciencia colectiva no deja de mirarse con los ojos presos de un mandato que nos involucra a todos. 13164427_1737030973187344_5111413159752842723_n

Ficha técnica: Como si fuera esta noche de Gracia Morales. Con: Laura Campolongo, Flavia De Luca. Escenografía y Vestuario: Ana Repetto. Música original y Diseño sonoro: Rony Keselman. Diseño de luces: A. Repetto, M. Fernández. Diseño gráfico: Toto Ilustrador. Fotografía: Marcelo Navarro. Asistente Técnica: Natalia Vigón Ruffa. Asistente de Dirección: Tati Martínez. Prensa: Marcos Mutuverria, Duche&Zárate. Dirección y puesta en escena: Meche Fernández. Teatro del Abasto. Estreno: 07/05/2016. Duración:

Bibliografía:

Russo, Sandra, 2016. Lo femenino. Aproximaciones a las mujeres como enigma. Buenos Aires: Editorial Debate.

1 El primer caso conocido en el que se aplicó la figura de femicidio estuvo a cargo del titular del Juzgado de Instrucción 17, de Javier Feliciano Ríos. Fue en marzo de 2013, después de que en la sección del 15 de noviembre del año anterior, la Cámara de Diputados convirtió en Ley la Reforma al Código Penal que estableció prisión perpetúa “que mataré a una mujer a una persona que se autoperciba con identidad de género femenino, y mediare violencia de género”.(169)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s