Sally, una farsa de Dennis Smith

Estándar

Sally, una farsa de Dennis Smith

Un musical expresionista

1462317603_untitled-1Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

Una escena expresionista, desde la ambientación, la música y el vestuario, con actuaciones que recuerdan por su estética al cabaret de Berlín de principios del siglo XX, y a las técnicas de cine mudo es la que ofrece Sally, una farsa en El Cultural San Martín. Dennis Smith nos plantea un desafío, el de reconstruir una vida a partir de momentos, sucesos que serán seleccionados para dar cuenta de un personaje, que bien pudo ser real, pero que surge de la magia de un filme, y en un relato metateatral provocarnos desde el relato, en la doble dimensión de una lógica temporal y de un ensayo que propone esa historia ante nuestros ojos. Una pregunta cuasi inocente, los llevará a un viaje hacia el pasado, 1910, para comenzar como en el mejor relato lógico causal, los motivos que pudo tener la protagonista para hacer lo que hizo, y ser lo que fue. Cada salto temporal tendrá en el presentador la voz de las efemérides que nos ubiquen en el contexto de los personajes, aunque algunos suenen disparatados y desconectados uno de otros. Dos continentes, el Americano, el de nacimiento, la riqueza, la Guerra del 14, la miseria, la crisis de la bolsa de 1929, la Gran Depresión, y Europa, que abraza el fascismo y su propio infierno casi sin darse cuenta, luego de los locos años 20 y de la convicción de que lo ocurrido en la Gran Guerra no sucederá nunca más. 1462387029_untitled-4

Un musical – cabaret, un ensayo que nos habla de una vida ficcional, dando así al tempo en escena varias coordenadas que aúnan las presentaciones de Alejandra Perlusky que jugando desde el vestuario, la corporalidad, la gestualidad y la voz con una imagen masculina fuerte que ancla en la que aparece en el presentador de la película, Cabaret1. Por otra parte, Dennis Smith encarna el personaje de Sally, y al igual que su compañera, lo hace desde los mismos procedimientos. Y lo hace a partir de crear un personaje que sea el revés de la trama del original: “La Sally que conoceremos en este espectáculo es absoluta y radicalmente opuesta a la que vemos en la película.” Afirma Smith en el programa de mano. De Liza a Sally, hay un hilo que se rompe y es el de la inocencia. La Sally Bowles de la Minelli, tiene mucha noche, sin embargo, uno puede encontrar en ella ciertos rasgos de malicia ingenua cuando de sentimientos se trata.

Sally en el Cultural San Martin Temporada 2016  a)Foto Prensa CSM Sandra Cartasso

Sally en el Cultural San Martin Temporada 2016 Foto Prensa CSM/ Sandra Cartasso

La Sally de Smith, tiene un territorio de abandono, recorrido tan drástico y perverso que no logra construir a partir de allí el grado de maldad necesaria para sobrevivir en su medio y por eso huye a Alemania. Personajes que nos abordan desde el vestuario, la música, la gestualidad, la palabra, en ese orden, y que se rompen y fracturan para que desde el fragmento recuperemos el territorio del presente de la enunciación. Una directora y su actor / actriz juegan una dialéctica en escena de cómo debería ser el proceso de creación para llegar finalmente a la construcción de la subjetividad de Sally, la niña desprotegida que se ve arrasada por una realidad que no termina de comprender. Las actuaciones son excelentes, y nos llevan a partir de la música, el piano en vivo como en las películas sin sonido incorporado, a sentirnos en ese ambiente de principios de siglo XX, donde la modernidad ensayaba sus primeros pasos a sangre y fuego. La farsa como género se permite el exceso, la desmesura y el juego escénico que implica la metateatralidad, pero en la puesta tiene una doble significación, porque no sólo es farsesco en el sentido de la poética lo que vemos en escena sino que toda la historia es una farsa, una construcción ficcional que recupera la parte de la historia que el filme americano no presenta sino fragmentariamente. Una puesta potente para los que gustan de la comedia musical, y para los que seguimos el proyecto de un creador como Dennis Smith que siempre nos sorprende para bien.

Ficha técnica: Sally, una farsa de Dennis Smith. Elenco: Alejandra Perlusky, Dennis Smith. Música original: Fernando Albinarrate. Letra de canciones: Dennis Smith y Fernando Albinarrate. Concepto: Alejandro Ibarra y Dennis Smith. Diseño de vestuario: Julio César – Matías Begni. Zapatos: Alejandra Robotti. Diseño de luces: Francisco Hindryckx y Alejandro Ibarra. Fotos: Fuentes2Fernández. Diseño gráfico: Lucila Gejtman. Prensa: Débora Lachter. Difusión en redes sociales: Enchúlame Social Media. Asistente de producción: Nicolás Sorrivas. Asistente de dirección y stage manager: Luciana Larocca. Producción: Roni Isola. Dirección musical y piano: Damián Mahler. Dirección general: Alejandro Ibarra. El Cultural San Martín: Sala 3. Estreno: 10/05/2016. Duración: 65′.

1 En el Berlín de inicios de los años 30 tiene lugar una historia de amor entre la bailarina de un local nocturno de moda llamada Sally Bowles (Liza Minelli) y un estudiante de Cambridge llamado Bryan Roberts (Michael York), con los nazis en pleno auge político con la ascensión del NSDAP al gobierno alemán. Antes de llevarse a la gran pantalla, Cabaret fue un musical de gran éxito en Broadway y la película recupero el género para el lenguaje cinematográfico que no tenía en 1972, fecha de su estreno, un lugar destacado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s