Bicicletas, o de cómo en movimiento se llega al equilibrio de Micaela Fariña

Estándar

Bicicletas, o de cómo en movimiento se llega al equilibrio

de Micaela Fariña

unnamed0Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

Un dispositivo escénico divertido, insólito, que recuerda para muchos, aquellos momentos de la infancia o de la adolescencia en los cuáles la libertad estaba en las cuadras que nos animábamos a cruzar, en los territorios desconocidos que íbamos a conquistar con la audacia ingenua de no respetar el mandato de la vuelta de la manzana, o de los espacios conocidos. Un dispositivo que si bien está frenado en el espacio escénico, cumple con la metáfora del movimiento continúo tras el pedaleo incesante de los personajes, pero que también al girar en el mismo lugar sólo cambiando el punto de vista de la mirada, nos habla del ir hacia un sinsentido, donde las acciones no nos llevan a ningún lugar, donde nuestro deseo sigue incumplido, donde estamos quietos y avanzamos sólo en apariencia. unnamed1Tres personajes, que no conforman un grupo, sino el vértice de un triángulo donde las subjetividades son individualidades en la búsqueda de una salida a su soledad. La necesidad de ser amados, desde la primera relación la familiar, al respeto que nos merecemos en nuestro trabajo; en el entre, la fantasía del príncipe azul, y una historia de novela, son una constante que la puesta pone en primer plano y a través de la construcción de cada uno de los personajes explicitada con verosimilitud y humor. Bicicletas, medio de transporte y de paseo, de diversión y libertad. Bicicleta metáfora de cómo la economía pedalea en falso cuando no produce y dedica los esfuerzos de la producción a la especulación financiera. Entre las dos definiciones se mueve el sentido de la puesta, entre la especulación sobre los movimientos que convienen a la vida que intento construir, y la libertad que me ofrece una herramienta que de juego pasa a necesidad en busca de horizonte. unnamed2Las actuaciones son excelentes en el desempeño de fluir y atravesar la platea en ese movimiento pendular de irse y quedarse en el mismo sitio; la música y un vestuario que conforman el imaginario sobre las características de cada identidad sobre las ruedas de un vehículo caro a nuestra infancia, y al proyecto de un país que se ocupa de que los márgenes pasara al centro de una posibilidad de ahorro y cambio. Las bicisendas, el mapa de la ciudad rediseñado para el uso de la bicicleta, pero como todo lo diseñado por otros para nosotros, sólo logran prohibir que lo que prime sobre la norma sea el deseo. Y la pieza habla del deseo de dejar de ser uno, un individuo que choca contra el propio miedo y la duda y se atreva a minímamente ser dos: el italiano y su amor imprevisto, la mujer y la necesidad de que sea más fiel y constante que el dueño del trabajo, o la mirada sobre la compañera de ruta en aquella que desde los seis años se siente traicionada por el abandono de la madre y el silencio del padre, y que llena ese vacío con la fiebre del consumo. unnamed3Una puesta que se integra a partir de una estructura fragmentada, que teje puntos de unión en la soledad, el individualismo y el deseo de sus personajes. Temática que podría ser resuelta en un tiempo menor, hay momentos que como las ruedas de las bicicletas, el nudo del conflicto no avanza y se reitera sin necesidad. Sin embargo, logra conectarse con el espectador, al que se le provoca desde la risa sin disimulo, a la emoción del recuerdo, de una memoria en común en la relación con un instrumento que representa no sólo la infancia perdida, sino también el sentido de poder que nos provocaba. Tres ciclistas, tres pequeñas historias, en un espacio escénico totalmente despojado, y quedan en el anonimato de la cotidianidad, en un tiempo íntimo que puede ser presente y también pasado. La perfecta iluminación recorta a estos seres aislándolos y subrayando que con su bicicleta, el personaje mudo, forman un todo. Cada uno escucha a través de sus auriculares su canción, una melodía que los identifica y los envuelve como acariciando el alma de estas tres criaturas en soledad. Un hecho escénico cuyo principio constructivo es el discurso verbal y el muy buen trabajo coral a partir de sus diferentes tonos y de la gestualidad de sus rostros nos transmiten distintos sentimientos y estados de ánimo. “Con la libertad del viento en la cara” así se desarrolla el juego escénico con un ritmo sostenido desde su inicio.unnamed

Ficha técnica: Bicicletas, o de cómo en movimiento se llega al equilibrio de Micaela Fariña. Actúan: Rosario Alfaro (Andrea), Belén Amada (Carolina), Pablo Cusenza (Federico). Diseño de Vestuario y estética: Wanda Siri. Diseño de Escenografía: Sergio Fasani. Diseño de Luces: David Seiras. Coach Vocal: Steffi Rounge. Coreografía: Carolina Borca. Diseño sonoro y música original: Maz Iannone. Fotografía: Patricia Costa. Diseño Gráfico: Mauro Panuncio. Producción: Bicicletas teatro. Pre Producción: Rosario Alfaro, Micaela Fariña. Asesoría de producción: Sol Fariña, Matías Massat. Asistencia técnica: Ariel Dabbah. Asistencia de dirección: Catalina Collardin. Dirección: Micaela Fariña. El Estepario Teatro. Estreno: 04/03/2016. Duración: 60′.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s