El centésimo mono de Osqui Guzmán

Estándar

El centésimo mono de Osqui Guzmán

Una comedia patética entre la magia y la muerte

Magia de principio a fin.

13332920_816776535119314_61828848449870728_nAzucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

En el campo teatral de hoy, aunque la pieza tiene ya seis años consecutivos de estar en escena; la mixtura de procedimientos que provienen de diferentes disciplinas es, sin lugar a dudas, la conformación de una nueva poética a partir de la relación de lenguajes. Si, el grupo, su dramaturgo y director, Osqui Guzmán, tienen en relación con la pieza y con el espectador su sexta temporada en cartel, con un público que ayer, de pie, aplaudió la experiencia de ver a tres excelentes actores llevados de la mano de una impecable dirección, un entramado dramático que juega con lo onírico y con la magia, literalmente hablando, que se produce en el escenario. Una historia que encierra otra, la vida es magia pero como todo acto de magia encierra una trampa y tiene un final, un salto mortal, donde los hilos que sostienen la ilusión se caen y dejan a todos frente a lo real, muchas veces carente de brillo y con un destino predecible. La vida y la muerte juegan sus últimas partidas en el mundo de los sueños de uno o tres magos que están siendo operados de una dolencia que los llevará a la muerte. Pero la muerte está presente también como una hermana siamesa entre los vivos, porque es la única certeza de la que no tenemos discusión. Vivimos para morir, morimos para continuar un ciclo de vida que no sabemos como se construye, desde donde, desde quién, para quién, para qué. Pero sin 000058312embargo, ya puestos en el escenario, no nos queda otra alternativa que seguir, haciendo nuestros interminables actos de magia, delante de los otros, que también juegan a la ilusión. El relato tiene un presentador, que a través de un simple juego, el del conteo al revés para ingresar en el mundo de la anestesia, nos envuelve en los giros entre lo real y lo ficcional, mientras la historia se teje de los deseos de los tres; o de uno que se divide en el subconsciente, mientras espera salir a escena en un tiempo detenido que es el del sueño y el de la operación. Juego, teatralidad como juego, pero que además se da el tiempo verbal para filosofar sobre la vida y la muerte, el amor y la soledad, la felicidad del trabajo que es como una segunda piel para quien lo realiza. Cartas, pelotas, sombreros, cintas, pañuelos, máscaras, luces y sombras, puertas que abren hacia el infinito, y la certeza de que aquello que divide lo real de lo imaginario, es apenas, una delgada línea que cruzaremos en el momento menos esperado.000058309

Por otra parte, el relato que da título a la pieza, es enunciado por el personaje como herramienta narrativa que daría consistencia a la trama: “Cuando el número cien de una especie, ya sean magos, peces o monos, adquiere un nuevo comportamiento, todo los de la misma especie, no importa en qué lugar del mundo se encuentren, lo adoptan como propio”. Una teoría que lo relaciona con la mujer, con el amor, y con la posibilidad de ser uno y muchos, o ser el uno de muchos posibles. El espacio se multiplica: hospital, habitación de hotel, a la espera de ser llamado a actuar, salón de fiesta de donde proviene la música y el bullicio, escenario, calle; es una mamushka que va desnudando sus secretos, muñeca tras muñeca. 000057461

Ficha técnica: El centésimo mono de Osqui Guzmán. Actúan: Marcelo Goobar, Pablo Kusnetzoff, Emanuel Zaldua. Diseño de escenografía y vestuario: Gabriela A. Fernández. Diseño de iluminación: Adrián Cintioli. Composición y producción musical: Tomás Rodríguez. Asistencia de escenografía y vestuario: Estefanía Bonessa. Realización de vestuario: Patricio Delgado. Realización de escenografía: Miguel Yanson. Músicos colaboradores: Germán Ancillotti (guitarras, bajos, producción) Karina K (coros) Mariano Gora (flautas, clarinete) Pablo “Lobo” Zepol (mastering) Fotografía: Nahuel Berger. Diseño: Trineo Comunicación: Asistencia de escena: Yamil Zeid, Mariana Salinas. Producción ejecutiva: Suky Martínez. Asistencia de dirección: Juan Manuel Wolcoff. Dirección: Osqui Guzmán. La Carpintería Teatro. Temporada 6ta. Duración: 85′.13043559_799131566883811_6078538027949208839_n

72783_290967614366878_305326380_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s