La suerte de la fea de Mauricio Kartun

Estándar

La suerte de la fea de Mauricio Kartun

La fuerza del deseo

unnamedAzucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

La dramaturgia de Mauricio Kartun, dirigida con excelencia por Paula Ransenberg, y en el cuerpo de Luciana Dulitzky que lleva adelante un trabajo excepcional es la que se presenta en el espacio de Timbre 4 en su sede de Boedo. El monólogo que posee una fuerza inquietante en su construcción, tiene en la voz y la postura de la actriz una irresistible presencia, un peso específico que atraviesa al espectador y lo mantiene en atención permanente hasta el último minuto, cuando el personaje calla, luego de narrarnos su drama sin dramatismo y con un humor cargado de ironía, y la luz del pequeño escenario queda a oscuras. Una orquesta de señoritas, pero presentada desde el fondo del foso y sus miserias, las lindas arriba para el placer de los ojos de cientos de hombres solos que buscan un intervalo de descanso; las feas, abajo ejecutando la música que mostrará la gestualidad de las otras. Un engaño, un juego de fantasía, magia barata que logrará la momentánea felicidad del público, y el débil sustento de sus participantes. Una de ellas, allí en el foso se encuentra en la disyuntiva de no ser seguida por su partenaire, sino por el contrario ante el histrionismo de ésta, deberá seguirla con su viola en un sensual dueto donde la música es el puente entre ambas hacia un público que ambicionan seducir. El deseo es el que mueve en esa mujer, que no tiene las cualidades físicas requeridas para el lugar, su ambición de figurar, de ocupar el lugar de figuranta en ese espacio rodeado de hombres que esperan y ansían un objeto para el suyo. Foto prensa La suerte de la fea PH Alejandro OjedaComo una puesta en abismo, la música en vivo se encuentra entre las penumbras de la sala, en la extraescena, como una presencia que se siente aunque no se ve. Un monólogo como estructura de una historia que contada en primera persona gracias al talento de la actriz nos permite seguir las acciones de los personajes con los cuales lleva adelante el relato. El dueño del local, las compañeras de trabajo, y aquella que produjo el milagro que acabaría con su vida, y que la protagonista trata de perdurar en la grabación de un disco de pasta. Una tragedia pequeña, íntima, que sin embargo nos lleva al escenario mayor de la vida misma, de una época, y de una forma de explotación que incluye la trata de personas. El vestuario marca la doble identidad de la protagonista, el guardapolvo de la intérprete de la viola, y la ropa de seda brillante propia de una señorita frente a la orquesta. Así como la mención a las dos violas que posee: la viola de estudio y la de concierto; ambas ante el fracaso correrán la misma suerte, que la titular y la suplente en el escenario, deberán desaparecer. Excelente la música en vivo, a cargo de Fede Berthet. La pregunta que surge de la textualidad es entre otras, ¿cómo construir una subjetividad, una identidad sin la mirada del otro? ¿Cómo nos afirmamos como sujetos, cuando no somos vistos, cuando escapamos a la percepción, y somos sólo, el sonido que otro emite? Un espacio privado, confesional, a un lado del espacio escénico como remarcado la soledad del personaje femenino. Mientras la iluminación parece solo rozarla para no romper el juego lúdico. La joven que ejecuta su instrumento en el foso se conecta de tal forma con la figuranta en el escenario que se genera una relación artística en total armonía. Así es la energía que genera Dulitzky, que nos involucra más allá del artilugio escénico y somos espectadores suspendidos en dos tiempos. Por un lado, allá por la década del 20 cuando en algunos bares de Buenos Aires utilizan éste recurso para atraer más al público masculino y, por otro, estamos en el presente del hecho teatral. Una puesta rica en climas, en sensibilidades, que aparecen en los numerosos matices de la actuación y atraviesan la platea que siente cada uno de los rictus que el relato produce en el personaje.

Foto prensa 4 La suerte de la fea PH Alejandro OjedaFicha técnica: La suerte de la fea de Mauricio Kartun. Actriz: Luciana Dulitzky. Dirección: Paula Ransenberg. Composición musical e Intérprete en escena: Fede Berthet. Asistencia de dirección: Marcelo de León. Diseño de escenografía y vestuario: Alejandro Mateo. Realización escenográfica: Los Escudero. Realización de vestuario: Lucina Tropini. Diseño de iluminación: Fernanda Balcells. Pelo Granado. Fotos: Alejandro Ojeda. Diseño gráfico: ZkySky. Prensa y difusión: Marisol Cambre. Repostería: Vilmanjar. Timbre 4: Sala Boedo. Estreno: 07/08/2016. Duración: 45′.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s