El Intrépido Viaje de un Hombre y un Pez

Estándar

El Intrépido Viaje de un Hombre y un Pez

fb_img_1473853602845Susana Llahí – chumbitoplus@yahoo.com.ar

En una de las salas de “Pan y Arte” se presentó el viernes próximo pasado la compañía “Onírica Mecánica”con la pieza El intrépido viaje de un hombre y un pez. Esta agrupación fue creada por Jesús Nieto, en el año 2004, con el propósito de investigar (tal como lo dice el programa de mano) “… otros lenguajes teatrales que combinen: Teatro de imágenes, objetos y lenguaje sensorial”. Prevenientes de Murcia, España, la compañía ha participado en importantes festivales donde el trabajo presentado obtuvo premios por los aportes de una dramaturgia considerada como sumamente innovadora.

El título alude al hombre que deambula narrando historias y a su pez, que lo acompaña, sin que esto implique que lleguen a ser personajes de las historias narradas. Podemos caratular la puesta como narración ilustrada con muñecos, objetos y teatro de sombras.

La historia cuenta el viaje de EcO, único habitante joven de Gaia, un pequeñísimo pueblo poblado de gente mayor de setenta años. EcO fue criado por esa gente, ellos lo protegieron y le dieron su amor. Un día, recibe la misión de salir al mundo para conocer sus misterios y regresar para contarlos en su aldea. De esta manera asistimos al periplo del joven, quien entra “al agujero negro del mundo”, de inmediato encuentra tres puertas con acertijos cuyas respuestas son: silencio – sueño y nacimiento. El narrador hace que el público opte por una de las respuestas, elegido el sueño, prosigue la historia donde no faltan las pruebas a superar y el amor. Cuando EcO regresa a su pueblo, luego del tiempo transcurrido, ya nada queda pero lo que le enseñaron, perdura en él. Un viaje que cierra como la vida misma, nada es igual, ni nosotros tampoco, cuando volvemos al lugar de donde partimos.

La historia contada por un muy buen narrador, tiene una estructura que apela a los sentidos, impulsa a la percepción de los sonidos ambientales (que son muchos, suaves y muy variados) a los efectos visuales: proyecciones en pantalla de figuras acordes a lo que se va narrando, segmentos semánticamente muy ricos, plenos en musicalidad. El narrador, en varias oportunidades rompe la cuarta pared, dialoga, pide opiniones y el público colabora con mucho interés. EcO es un hombrecito de alambre, con distintos tamaños según la secuencia de la narración, en ningún momento tiene voz pero se puede observar el amor que lo fusiona a su mentor. Muchos y distintos elementos pueblan el camino de EcO, hechos con alambre y otros, de uso cotidiano.

fb_img_1473853617284El espacio escénico está iluminado con guirnaldas, tipo arbolito de Navidad, por la luz de pequeños candiles, por la pantalla donde por momentos se hace teatro de sombras, por mesitas pequeñas que suelen ser elemento para algún tipo de acción, por ejemplo cuando el narrador y EcO preparan las cebollas rellenas de pasión. Y aquí, en la iluminación, ubico un problema, toda la historia transcurre en una semipenumbra que dificulta la visión. La escena de la preparación de las cebollas permite ver sólo la parte central de la mesa, se pierde el entorno. Lo mismo sucede con otras escenas, a tal punto que resulta molesto para la vista y de esta manera la acción pierde ritmo, se lentifica. Previamente había podido ver un avance por You Tube y allí observé mucha oscuridad en el espacio escénico pero gran luminosidad en todos los objetos, todos rutilantes. Supongo que, estéticamente, la puesta apunta al contraste: luz-oscuridad. Ahora bien, lograr ese efecto es fundamental, aquí no se logró.

No obstante, repito, esta puesta está sostenida por un discurso que construye imágenes muy bellas, que hablan de la vida, del amor, del compromiso y del valor que adquiere la palabra del adulto cuando el corazón de los jóvenes se forjó en la calidez y en la contención, en este caso, de la comunidad a falta de familia. En apariencia, un espectáculo más para los adultos que para los niños, sin embargo los niños presentes lo siguieron con mucho interés, la simpatía del narrador invitaba a la participación espontanea. Una experiencia interesante, más aún, en un espacio como el de “Pan y Arte” cuya cartelera hace gala de muy buen teatro de títeres y objetos. Sin lugar a dudas, resulta enriquecedor que los espectadores y también la gente del medio artístico local tengan oportunidad de asistir a presentaciones teatrales de otros lugares del mundo.

El Intrépido viaje de un Hombre y un pez de Jesús Nieto. Tres únicas presentaciones en “Pan y Arte”, Boedo 876 – T.E.: 4957-6922. Intérprete: Sergio García. Manipuladores: Belén Martínez. Objetos: David Herráez y María Pompas. Diseño de luces: Paloma Dennis Parra Duarte. Operación técnica: Sergio García. Dirección general: Jesús Nieto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s