Operación Otelo (Una obsolescencia programada) de Marina Wainer

Estándar

Operación Otelo (Una obsolescencia programada) de Marina Wainer

operacion-oteloMaría de los Ángeles Sanz

La puesta del clásico de Shakespeare que Marina Wainer lleva adelante en la sala del Teatro Del Borde, trabaja sobre dos puntos de vista uno que desplaza al otro aunque no lo deja de lado porque es el nudo gordiano de la tensión dramática. Por un lado, la relación entre Otelo y Desdémona, y el triángulo funesto que se teje con las argumentaciones de Yago sobre la traición de ella y Cassio, y por otra parte, la construcción del falsario de un relato que lleva a Otelo al crimen, sobre pruebas falsas, indiscreciones de pasillo, y la complicidad a veces sin saberlo de su esposa, y de Rodrigo, que se prestan al juego, sin saber la verdad de la trama elaborada para terminar con el matrimonio, y con ambos cónyuges en una sola jugada. Una obsolescencia programada por Yago para dar rienda suelta a la venganza a partir de los celos que el siente por el lugar que pretende y que Cassio ocupa. Sólo que la lectura que podemos hacer del hipotexto va dirigida, la mayoría de las veces, hacia el conflicto de amor, celos y muerte, que promete la tragedia, y que el autor isabelino desarrolló; y en este caso el punto de vista de Wainer pasa por esa construcción mentirosa que repetida y probada a medias será una verdad absoluta ante los ojos de Otelo. De esta manera, pone en juego la neurociencia, y demuestra como el cerebro humano es manipulable a través de lenguaje, y como quinientos años después el efecto se ha masificado y desde los medios vemos, aunque todavía algunos le cueste creerlo, nos engañan y nos determinan a creer y pensar hoy una cosa, mañana otra, sin que acertemos a encontrar una verdad clarificadora. img_2999Para lograrlo, la puesta utiliza una pantalla, en donde podemos ver videos callejeros elaborados por actores conocidos (Arturo Bonín) sobre las nuevas religiones, la voz en off de Eduardo Aliverti, gráficos demostrativos del funcionamiento del cerebro, filmaciones de marchas, y cacerolazos donde los movileros incidían en las declaraciones de los entrevistados. La pieza comienza con un prólogo cantado que nos introduce en la temática, con los actores y su directora, como jugadores de fútbol y el DT que va a conducirnos a todos por el camino de la deconstrucción de una dramaturgia que nos sigue hablando aún, resemantizándose constantemente. De una pieza teatral que la estética romántica resignifica para su propio modelo escénico, a una puesta que se permite en la voz de una de las actrices, denunciarla como un femicidio lo que le ocurre a Desdémona en las manos de su esposo. Una lectura contemporánea ante otra tragedia, la cotidiana, la que nos envuelve en su dolor sin que podamos detenerla. Si en el siglo de Shakespeare no se cuestionaba la subordinación de la mujer al hombre, su tratamiento de objeto dentro del patriarcado, su dominio dentro de su familia la original y la que ella ayudaba a construir, en el hoy podemos leer la misma situación con los ojos de la denuncia. Las muy buenas actuaciones llevan delante las acciones con un ritmo que no decae, y se mueven entre la escena y la pantalla que atraviesan para expandir una semántica por fuera de las palabras del texto primario. Una escenografía funcional a la escena y un vestuario creativo, más la música en escena, son los complementos para una versión de Otelo contemporánea a partir de la parodia, no exenta de humor, y que al mismo tiempo no deja de hablarnos de las eternas relaciones humanas, tan universales, tan nuestras, y de la forma que nuestro cerebro puede ser manipulado, hoy como ayer, con la diferencia que quienes en la actualidad nos quieren manipular cuentan con una batería de elementos provistos por la tecnología que logran tejer con una precisión diabólica un relato carente de verdad pero verosímil para muchos. rap-operacion-otelo

Ficha técnica: Operación Otelo (Una obsolescencia programada) de Marina Wainer. Elenco: Soledad Amido, María Rosa Frega, Osvaldo Gutiérrez, Gustavo Havandjian, Jorge Noguera, Lucía Santilli, Marina Wainer. Asistente de dirección: Soledad Amido. Realización de videos: Daniela Bur, Marina Wainer. Música original: Pepo Gómez, Marina Wainer. Música en vivo: Roberto Contreras. Realización de vestuario: Alicia Levy. Construcción de Atrezo: Santiago Amido, Juan Sabugo. Operación de video: Daniela Bur. Sala: Teatro del Borde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s