Berretín de una noche de verano de Gabriel Virtuoso

Estándar

Berretín de una noche de verano de Gabriel Virtuoso

De Shakespeare al sainete criollo

000147500Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

Un patio de espectadores en espera ansiosa a que comience la función, de pronto aparece un viejo tano que nos interpela, y nos pide que esperemos un tiempo porque algunas cosas no están saliendo bien. Un camarín escaleras arriba, donde el revés de la trama nos muestra que la vida y el teatro se conjugan a partir de límites muy delgados. Los personajes aparecen, cumplen su rol, desaparecen, mientras esperamos el comienzo de la obra, pero, ¿Cuándo comienza una obra de teatro? La ruptura de la cuarta pared, la cercanía con los actores / personajes, desdibuja los roles tradicionales del teatro a la italiana, y nos requiere de una entrega diferente, a unos y a otros. Finalmente nos sentamos en nuestras butacas, y entonces si pareciera que algo trascendente va a ocurrir, y ocurre. 15102042_623517004487411_2117840145_oGabriel Virtuoso conjuga situaciones y personajes de Sueño de una noche de verano de Shakespeare, con situaciones y tipos de nuestro género chico, el sainete. La música tanguera nos ubica en lo que puede ser una noche de fiesta en un conventillo donde un grupo filodramático quiere llevar adelante una tragedia, mientras ayuda a la puesta del sueño isabelino. Porque ésta es una obra, dentro de otra obra, nos cuenta Pietro en los jugosos entreactos que dejan ver los hilos del entramado. Pietro que también será Egeo, cuando la tragedia se haga presente en escena desde la parodia. La pieza de Shakespeare tiene niveles de narración distintos, y lo que propone Virtuoso y dirige con talento Guillermo Ferraro, se vale de esa estructura para construir también distintos niveles de relato, y hacia el final, los actores serán también desde su personaje espectadores de la puesta que Pietro dirige e interpreta, junto a Semillita. Virtuoso refuerza el centro del punto de vista del hipotexto y coloca desde el título la palabra que da cuenta de la fuerza del deseo, palabra que proviene del lunfardo: berretín.

Capricho vehemente, antojo, debilidad por algo, idea fija. Cosa falsa o falsificada. Enamoramiento intenso, caprichoso amoroso. Individuo a el que el amor le ha sorbido el seso.

15127493_623512891154489_1133467996_oDe esta manera, dos universos el tejido por Shakespeare y el de la inmigración, el tango y el conventillo, se reúnen en el título y en el entramado de los géneros comedia y sainete. El berretín es una pasión desmesurada como la que el teatro provoca. Una pasión que necesita ser puesta en acto en un espacio que nos invite a hacerlo. En el Desguace la obra busca que los espacios que se atraviesan con los cuerpos y las palabras, den de sí todas las posibilidades en la construcción de las geografías que representan desde algunos objetos de utilería pero sobre todo por una imaginación que comienza en la escena y se traslada para ser potenciada a la platea. El vestuario cumple la doble función de ubicarnos temporalmente, pero también de llevarnos a otros universos: el isabelino y el griego. Las muy buenas actuaciones, con sus diferentes registros, nos llevan fluidamente a introducirnos en un relato salpicado de humor, la construcción de los personajes desde el compromiso corporal y vocal, nos provoca la risa franca, nos tiene sujetos entre la ficción y la realidad, entre – tenidos, y produce con eficacia una propuesta fiel a la teatralidad. No hace falta levantar un muro en escena, si podemos sugerirlo e imaginarlo. Gabriel Virtuoso y Guillermo Ferraro plantean además la discusión de poéticas que tienen tras de sí una larga trayectoria de oposiciones. Realismo – naturalismo, o teatralidad en estado puro, dejando lugar a que veamos como se tejen los hilos de la máscara, la de las dos caras. Una estructura eficaz de transposición de textos de géneros diversos, de temporalidades distantes, de geografía ausentes, que sin embargo guardan un origen común. Todo conjuga para que la tarde sea una fiesta, una celebración entre los actores y los espectadores, que se dejan llevar con alegría al juego que se les propone, a puro disfrute. 15101854_623516957820749_1725115184_o

Ficha técnica: Berretín de una noche de verano de Gabriel Virtuoso. Elenco: Gabriel Virtuoso, (Teseo- Oberón) Adriana Echegaray (Hipólita – Titania) , Mariano Scovenna (Egeo- Pietro), Pettu Salama (Hermia), Nicolás Favor (Demetrio), Ivano Nardacchione (Lisandro), Victoria Trillo Suarí (Elena), Hernán Ortiz de Elguea (Semillita), Tomás Alcántara (Plauto – Puck), Franco Vázquez (Beto . Puck). Escenografía: Sebastián Mouriño Rey. Vestuario: María Verónica Durán. Diseño de luces: Diego Todorovich. Diseño gráfico: Gustavo Reverdito. Supervisión artística: Natalia Vozzi. Dirección: Guillermo Ferraro. Teatro El Desguace. Duración: 75′.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s