Pasillos: un viaje al centro del carnaval. Colectivo Teatral De Arrugas y Juguetes

Estándar

Pasillos: un viaje al centro del carnaval

Colectivo Teatral De Arrugas y Juguetes

05Maria de los Angeles Sanz

En el espacio del Archibrazo, y bajo la dirección de Josefina Basaldúa, el grupo Arrugas y Juguetes presenta un trabajo en proceso que a través de los procedimientos del grotesco y teniendo como hipotexto La Divina Comedia, nos enfrenta como espectadores a una realidad que nos hace vivir en un eterno carnaval, de máscaras y mascaritas, que tras su rostro ocultan la discriminación, la miseria, el crimen, la corrupción y el miedo de una clase que ve al otro como un enemigo al que hay que desechar como basura en complicidad con la Ley, y sus representantes. De esta manera, logran imágenes que conmueven, mientras otras nos inician en la risa, a través de un juego de histrionismo que recuerda al actor popular, con el fondo musical del tango, cuyas letras nos imponen una sensación y un clima, el del barrio, caro hacia atrás en el tiempo, y diferente pero continente en muchas zonas del conubarno donde la música representativa es la cumbia villera, también presente en la obra. Los actores asumen sus roles en parejas que van a conformar dos espacios determinados el concreto real, y el que se juega en un tiempo y espacio eterno donde la muerte y Caronte con su barca aparecen en el traslado de las almas. Ambos mundos se unen cuando el personaje buscado diga por fin su nombre y establezca la unión entre la apariencia y la realidad. Luciano Arruga, Miguel Bru, Julio Lopez, y la búsqueda incesante de los familiares enfrentados a la arbitrariedad de la justicia, se hacen presentes en un cuadro significativo, metáfora de lo expuesto, el partido de fútbol. Un telón oscuro a fondo divide los espacios, que también se resignifican a través del color del vestuario: beige para las ropas de los remeros, que ocultan tras la tela y en el silencio obligado su propósito; un color neutro que sin embargo podemos asociar al marrón de un río cuya característica no es la claridad de sus aguas. Los trajes de los presentadores, que en su composición parodian al compadrito, personajes narradores que desde el registro de la lengua, sus movimientos y su exterior, nos situán en una geografía: el barrio. la ropa que identifica a los pibes de la villa como Arruga y el traje del subcomisario y sus tachas, personaje que manifiesta además en su postura, su arbitrariedad y conducta corrupta; son en su contraste funcionales a la semántica de la obra. Los medios aparecen en una parodia que profundiza el significado de su complicidad con el poder y su influencia en la gente en uno de los últimos cuadros, el de los famosos almuerzos de Mirtha Legrand, donde predomina el punto de vista que les interesa para mantener el status quo, y poner la mirada condenatoria en aquella clase, la de los marginados, avalando desde la palabra y la gestualidad un proyecto no inclusivo, ajeno a las necesidades de los más vulnerables, incapaz de reconocer sus derechos, representantes de una clase que se siente amenazada por su sola presencia. El trabajo de dirección logra armonizar las acciones en los diferentes espacios, y que cada uno de los actores componga con eficacia las características que identifica a los personajes. El Río de la Plata es también protagonista y testigo de una historia que se repite; el río de agua dulce y conciencia sucia, espeso de barro y mierda. Un río receptáculo último de los cuerpos marginados, humillados, una tumba húmeda que nos da de beber y nos recibe en el último aliento, cuando los tiempos están revueltos como sus aguas. Una puesta intensa y dinámica que nos interpela, que busca desde el trabajo estético producir una conmoción en el público que siente que la teatralidad y el juego pueden también tener desde la escena un compromiso con el hoy, con su geografía y con la necesidad de darle voz desde un espacio posible, a aquellos que la perdieron para siempre pero que encuentran en el arte el eco de su historia, la continuidad de un relato, la fuerza de una memoria colectiva. 02

Ficha técnica: Pasillos: viaje al centro del carnaval. Idea y dramaturgia: Creación colectiva De Arrugas y Juguetes. Actores: Agustín Clusellas, Nicolás Carbó, Lautaro Duplaá, Carlos Nahuel Iriondo y Facundo Buggiani. Músico: Sebastian Cantisano. Producción y comunicación: Ignacio Blanco. Vestuaristas: Maria Luz Abal y Marcela M. Tazzioli. Diseño de luces: Alejo Fanego. Diseño gráfico:  Alexis Paredes. Diseño de escenografía: Colectivo Teatral De Arrugas y Juguetes. Realización de escenografía: Sebastián Mouriño. Asistencia de Dirección: Rocío Sarpero y Florencia López Petruzzi. Dirección: Josefina Basaldúa. Espacio del Archibrazo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s