Ensayo sobre la peste de Alejandro Tantanian

Estándar

Ensayo sobre la peste de Alejandro Tantanian

Pero aun cuando la peste lo haya deteriorado totalmente sabe que en sueños no cabe morir, que la voluntad continúa vigente más allá de su negación más absoluta, en esa rara conversión alquímica de la memoria que permite recrear la verdad. (A. Artaud)

peste_0366-copiaAzucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

La textualidad de Tantanian, Ensayo sobre la peste,1 es oscura, cruzada por la poética de Artaud, el existencialismo Sartreano, y la manera de describir el hecho teatral de Peter Brock. Una escena construida para una sola voz, que a partir de algunos objetos simbólicos, va construyendo un continente y una relación con el espectador que busca incorporarlo al hecho escénico, que quiere hacerlo partícipe de lo que ocurre en la escena. Con un juego gestual y coreográfico de Cruz Zaikoski construido por Micaela Zaikoski, nos introduce en un universo que comprende el origen y la circularidad de la vida de la humanidad, y la significancia de la muerte como proceso inevitable, más allá del horror de sus formas y sus sentidos. La guerra, el genocidio, la indiscriminada manera de comportarse hace de la muerte un espectáculo del horror, pero en el texto, hacia el final, nos afirma que de allí surge nuevamente la vida: cuando todo parece terminar, el hombre vuelve a nacer. Una puesta que a través del cuerpo del actor se sigue interrogando sobre el origen de la vida, su finalidad, su existencia, la fuerza de su presencia en el mundo, su deseo de destrucción. Como si en el fondo el hombre supiera que esta eternidad admite la ruina para el renacimiento. El cuerpo de Zaikoski se mueve por el espacio, se arrastra, juega y nos ilustra sobre aquello que las palabras afirman en un devenir que por momentos fragmenta su ritmo, y que con el correr de las puestas puede lograr una unidad de registro sin fisuras. foto-1-ensayo-sobre-la-pesteLa dirección de Juan Carlos Fontana, creador de la compañía Sudor Argentino, tiene en su haber la concreción de otra de las piezas del autor: Muñequita o juremos con gloria morir (2009) en esta misma sala. El ying y el yang de la vida, admite la muerte y la resurrección en la imagen de esas moscas que adheridas al cadáver y sus concavidades producen vida, la propia en la siembra de los huevos que darán continuidad a su especie. La pregunta es el sentido de la producción del horror, porque la especie, la humana, necesita construir tantas formas e instrumentos para darle cabida al proceso natural del amanecer y el cenit; porque el dolor sobre el otro no se entiende como el producido sobre todos los hombres, por qué la crueldad y la perversión. Una ácida mirada sobre nosotros mismos, y una forma, la teatral para expresar el desconcierto por nuestra actitud. Podemos afirmar que Tantanian construye un lenguaje, porque como señala Alan Robinson:

Imaginar un lenguaje es el primer paso para hacer arte. No alcanza con visualizar las imágenes, sino que es necesario visualizar también el lenguaje de esas imágenes, luego plasmarlo y finalmente aceptar y entregarse a la trasmutación personal. (2010: 65)

Desde allí la dirección busca en el cuerpo del actor producir esa transmutación, que a veces sentimos queda a medio camino. El espacio lúdico en un círculo, pequeño como es la fugacidad de vida, ubicado en el centro y sus límites son invisibles pero, a su vez, tangibles. Como es el límite entre la pulsión de vida y la pulsión de muerte, entre un texto dramático poético y oscuro y una ficción que tiene mucho de “realidad”. Quizá por eso el pequeño muro con alambre de púas, a un costado, nos molesta y nos duele, tal vez porque nos recuerda a vergonzosos y anacrónicos muros -uno construido por Israel y el próximo por Estados Unidos. El protagonista, un yuppie de cuidada elegancia, en su devenir parece contener fuerzas encontradas. Por un lado, es el que narra los sucesos tomando distancia del segundo y, por otro, es el hombre que intenta ensayar un discurso que podría ser importante en el living de su casa. Ensayo sobre la peste es como una poesía teatral que plantea desde la finitud del hombre una temática universal.dsc_0432-copia

Ficha técnica: Ensayo sobre la peste de Alejandro Tantanian. Intérprete: Cruz Zaikoski. Diseño de escenografía: Carlos Galli – La Compañía Arenales 1145. Diseño de ambientación sonora: Francis Dhuit. Diseño de iluminación: Guillermo Merzari. Coreografía: Micaela Zaikoski. Fotografías y video de la obra: Magdalena Viggiani. Asistencia técnica: Darío Szraka. Diseño de afiche y programa: Javier Moreno. Tráiler promocional: Darío Díaz. Prensa: Duche&Zárate. Producción ejecutiva: Marta Vietri. Dirección y puesta en escena: Juan Carlos Fontana. Teatro del Abasto. Estreno en la Argentina: 29/01/2017.

Bibliografía:

Robinson, Alan, 2010. Actuar como loco. Buenos Aires: Editorial Los Hermanos.

1 Ensayo sobre la peste, fue escrita por Alejandro Tantanian en 1997. Encomendada por el Theatre de Folle Penseeè, se estrenò en Nimes, Francia, el 12 de junio de 1998, en el Festival de Teatro de Formas Breves: Naissancees Nouveaux Mondes, con dirección de Robert Cantarella. (programa de mano)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s