Carmencita de Patricia Suárez

Estándar

Patricia Suárez

Las hermanas sean unidas

Foto de PrensaMaría de los Angeles Sanz

La comedia de Patricia Suárez gira en torno a dos centros, la figura de Carmencita que sólo aparece a través de la voz y la presencia de las hermanas, y el reencuentro de Rosario con María Elena, en la vuelta de la primera a la casa natal. Una llegada cargada de sorpresas y falsas expectativas. La dramaturga como en una espiral va desde el centro hacia los bordes desplegando una serie de verdades que parecen pero no son. En esa sucesión de algunas cosas ciertas, y un tendal de malentendidos, aparecen el prejuicio; pueblo chico infierno grande, la generosidad, el egoísmo, los celos, las mentiras, la política y la sexualidad como la frutilla del postre. En un espacio minimalista, que recrea la entrada de una casa de las afueras de un pueblo, la escenografía supone el límite entre el adentro, la casa familiar, y el afuera el territorio de Rosario. Con el condimento del humor, que no se priva de un nivel escatológico de la lengua, las acciones se suceden, entre los diálogos picantes que las hermanas desarrollan para tejer un relato que no sólo construye su historia sino el imaginario de un lugar, de una idiosincrasia. La muerte de la madre, es la excusa que reúne a los personajes, y de ese punto de inflexión la mirada hacia atrás, con su peso específico, y la necesidad de ver un futuro que no albergue la soledad, son los vértices de un triángulo que en el presente conforman las tres mujeres centrales de la obra. Entre ellas, la figura de un padre militar, que no es un modelo a seguir, Pancho una posibilidad de amor, y la diferencia en Menena que finalmente es descubierta en su elección de vida. El espectador presente en el Teatro Nün, disfrutó de la puesta, que buscó desde la dirección concretar el carácter lúdico de la pieza. Mariano Dossena pasó el punto de vista por la fuerza irónica del discurso de Menena enfrentado al falsamente ingenuo y victimizado de Rosario. Del contraste entre ambas características surge el gag, la risa franca. Las actuaciones, logran buenos momentos aunque todavía, ya que era el estreno les faltaba fluidez, una encarnadura más segura de su criatura. El vestuario que construye personaje desde el afuera, del mismo modo que el maquillaje, y una iluminación que marca las elipsis temporales necesarias para las idas y vueltas de la historia, completan los elementos de la puesta. La casa, triste herencia perdida, como los frutales, y Carmencita que es algo más que una criada, son los puntos de quiebre de esa relación que se recompone en la desgracia, y en la comprensión de una por la otra. Una pieza aparentemente ligera, una comedia que nos entre – tiene, y que además se atreve a mostrar aquello que no es políticamente correcto, pero que es constitutivo de más de una historia familiar. Todos tenemos un muerto en el placard.

Ficha técnica: Carmencita de Patricia Suárez. Elenco: Graciela Clusó, Diana Kamen. Diseño de escenografía y vestuario: Nicolás Nanni. Música original: Rony Kesselman. Fotografía: Mariana Jacob. Diseño gráfico: Kari Hernández. Iluminación: Claudio Del Bianco. Asistencia de iluminación: Martín Paponi. Realización de escenografía: ON- Realizaciones escenográficas. Prensa: Silvina Pizarro. Asistencia y producción ejecutiva: Pablo Storcelli. Dirección: Mariano Dossena. Teatro Nün. Estreno: 12/ 3 /2017.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s