La terquedad de Rafael Spregelburd

Estándar

La terquedad de Rafael Spregelburd

La palabra, el tiempo, y la fábula

Como en un deja vu, las hermosas canciones de la derrota preceden a la derrota

unnamed1Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

La terquedad es el último texto de la Heptalogía de Hieronymus Bosch, que Spregelburd comenzara en 1996 con La inapetencia; dramaturgia inspirada en La mesa de los pecados capitales, pintada por el Bosco en el siglo XV. Nunca representada en Buenos Aires, fue estrenada en Frankfurt, y Mannheim en la bienal, de 20081. Esta puesta en el Teatro Cervantes, es la primera en el idioma original, y fue revisionada por el dramaturgo. En el contexto de la guerra civil española, en un pueblo de Valencia, un personaje que representa la ley y se declara a sí mismo fascista, tiene ocupado su tiempo en la búsqueda de una lengua que permita desde la sencillez lograr que el mundo se comunique y logre entenderse, camino primario para lograr la paz. La contradicción entre el adentro y el afuera, se teje a través de los otros que ingresan el conflicto al territorio conocido, y ponen en el centro de la discusión la vida y la muerte dentro de las paredes de la casa. Historias que se cruzan en el tiempo y en el espacio, y la sombra de un relato sepultado en un pozo que guarda la pérdida y la locura. 000153996Ese espacio que la excelente escenografía nos muestra a los espectadores, sumados los procedimientos lumínicos pueblan la escena, que se divide no sólo en las habitaciones, sino en el arriba, el dormitorio, y el abajo, la cocina y la gran sala que da al patio de atrás, y un tiempo que nos va llevando en su circularidad, a una espiral donde la historia se vuelve sobre sí misma, y que da cuenta de la simultaneidad de los acontecimientos. Una arquitectura escenográfica, que utiliza el escenario móvil para producir un efecto que nace de la escritura del dramaturgo, pero que de otra manera sería difícil de lograr. Una estructura dramática que recuerda a la de Raspando la cruz (1996), donde el contexto de la Segunda Guerra Mundial, era la excusa para dar cabida a la reflexión sobre el tiempo, lo fractal, y la ética. En un tiempo fragmentado y enfrentado a sí mismo, que regresa del pasado y ejerce su presencia en un futuro que mira hacia atrás; así es la carta del hijo que llega dos meses después de su muerte en el campo de batalla, y que está fechada las vísperas de su última intervención en la guerra: la batalla del Ebro. Una discusión sobre la lengua, que procesa la imposibilidad de la comunicación a pesar de que busquemos la simplicidad de las palabras en una lengua artificial.

El arte recrea las operaciones lingüísticas para recordarnos que en ese vacío están las respuestas que motorizan nuestro deseo. En el arte, como en el Esperanto y los demás lenguajes artificiales, la arbitrariedad de ese enmascaramiento se hace evidente. Cada obra de arte inventa su lenguaje y propone sus significados, pero fundamentalmente, señala a sus servidores. (Spregelburd, 2001: 116)000154000

En ese caos que conforma el sentido como afirma Del Estal2, el lenguaje sería la manera de organizar las formas para encontrar algún orden de significado. Es lo que sucede en las obras de Spregelburd; en La terquedad, la obsesión del comisario de la policía valenciana con las palabras y la construcción de una lengua universal, es a modo de explicación para un caos que lo envuelve desde lo personal y desde lo político. En esa multiplicidad de sentidos que se cruzan en su vida, el lenguaje sería la única posibilidad de un orden. Un orden que lo aleje, a pesar de su conciencia de derecha, de la violencia con la cual se quiere imponer el orden en ese momento en su pueblo, y en España toda. La puesta de La terquedad cuenta con un sistema de engranaje perfecto en la tríada de: autor, director y actores; que logra que el resultado sea de excelencia para un espectador que convive con naturalidad los espiralados juegos temporales que Spregelburd desarrolla en sus obras. La propuesta metafísica se expande entonces hacia dentro de su escritura y se expande hacia la platea que sigue con interés el devenir sinuoso y prolífico de sus ramificaciones. 000153998

Ficha técnica: La terquedad de Rafael Spregelburd. Elenco: Rafael Spregelburd, Diego Velázquez, Pilar Gamboa, Analía Couceyro, Paloma Contreras, Pablo Seijo, Andrea Garrote, Santiago Gobernori, Guido Losantos, Alberto Suárez, Lalo Rotavería, Javier Drolas, Mónica Raiola. Producción: Yamila Rabinovich / Ana Riveros. Asistente de escenografía: Isabel Gual. Asistente de dirección: Juan Doumecq. Colaborador artístico: Gabriel Guz. Música original: Nicolás Varchausky. Vestuario: Julieta Álvarez. Video: Pauli Coton / Agustín Genoud. Escenografía e iluminación: Santiago Badillo. Dirección: Rafael Spregelburd. Teatro Nacional Cervantes: Sala María Guerrero. Estreno 11/3/2017. Duración: 180′.000153999

Bibliografía:

Spregelburd, Rafael, 2001. Fractal. Buenos Aires: Editorial Libros del Rojas.

1Esta serie teatral está conformada por La Inapetencia (1996); La extravagancia (1997); La modestia (1999); La estupidez (2001); El pánico (2002); La paranoia (2008).

2“Para Del Estal, el “sentido” no es lo que normalmente entendemos por sentido. El sentido es la parte en blanco del acontecimiento cognitivo o percèptico, esa pantalla blanca sobre la que se proyectan los significados. El significado está asociado a las formas, a las figuras, al orden. El sentido, a lo informe, al fondo, al caos.” (Spregelburd, 2001:116)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s