Republiquetas 1816 Año Terrible de Francisco Civit y Gabriel Yeannoteguy

Estándar

Republiquetas 1816 Año Terrible de Francisco Civit y Gabriel Yeannoteguy

Independientes pero no tanto, Independientes pero quiénes

_DSC2670-webAzucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

La declaración de la Independencia de nuestro país es para la propuesta de Civit y Yeannoteguy un interrogante a develar. Lejos de la historia oficial, aunque el relato comience desde allí, dando la versión edulcorada de los acontecimientos, casi una historia sacada del Billiken, aunque sea la pergeñada por Bartolomé Mitre cuando finalmente la generación del ochenta se encuentre en la necesidad de construir un relato. Con música en escena que va ilustrando el tiempo histórico, siglo XIX, entre las melodías y los bailes europeos y nuestros aires propios, la famosa marcha de San Lorenzo; los personajes van señalando en un mapa que se encuentra en el fondo de la escena quienes fueron los integrantes del Congreso llevado a cabo en Tucumán, de dónde procedían, y cuáles eran sus propósitos. República o Monarquía, según los vaivenes políticos sociales de la metrópoli, España, y sus enemigos de siempre, ingleses y franceses. En una magistral clase de historia y de teatro, nos vamos enterando de que la Argentina incluía territorios que ya no nos pertenecen, como parte de la actual Bolivia, y no incluía al momento de la declaración otros que sí forman parte hoy de nuestro territorio nacional: Las provincias del litoral, y toda la Patagonia, desde el sur de la Provincia de Buenos Aires hasta las islas Malvinas, ocupadas por la fuerza por Inglaterra desde 1933. La teatralidad en el juego en escena, el ritmo que se le imprime a la puesta, hace que el trabajo nos tenga como espectadores atentos a todo lo que se narra, por interés en lo que se desconoce, y porque está muy bien narrado no sólo desde la palabra sino también desde el cuerpo. Tres personajes en escena, uno además produce la música, y los tres van constituyendo otra versión de una historia que contada como única nos deja siempre el sabor de lo no dicho, de que alguna lógica causal está perdida en el relato. Lo que se juega en escena es la mismísima identidad nacional: ¿Quiénes somos, desde cuándo, cómo fuimos constituyendo esta manera de ser, está construcción que llega hasta nuestros días y que nos desvela por su constante retorno a lo mismo? De la historia oficial a la historia invisible, que no se cuenta, que se pierde en los pliegues del tiempo, a pesar de que regresa para obtener la voz que se le niega, para que aquellos sujetos que fueron ignorados tengan por fin su corporeidad, su lengua presente en la voz de quienes se atreven a tomar su legado. _DSC1288Los tres personajes en escena producen una clase magistral de teatro y de historia, como si un concepto pudiera ir separado del otro. La escena de la contienda, el público que asiste al festejo de una batalla, los actores sociales, son términos de ese intercambio entre las formas de llevar al escenario ficcional, lo que se produce en el escenario real. Una propuesta interesante y creativa que debería recorrer las escuelas a lo largo y ancho de nuestro país, necesaria para construir nuestra memoria colectiva e identidad nacional. En el espacio escénico una pizarra y un teclado, no es necesario más, pues los actores con ductilidad expresiva le dan la textura acabada a estos tres historiadores que desmenuzan el contexto epocal de manera simple y fresca. El principio constructivo es el humor constante pero no por eso menos comprometido, con fechas precisas y datos fehacientes, nos hacen reflexionar sobre: “Si la historia la escriben los que ganan, / eso quiere decir que hay otra historia: / la verdadera historia,…”1. La precisa iluminación y el vestuario de época terminan por cerrar un acontecimiento histórico-teatral, Republiquetas 1816 Año terrible, sin fisuras para disfrutar. _DSC1450 (1)

Ficha técnica: Republiquetas 1816 Año terrible de Francisco Civit y Gabriel Yeannoteguy. Asesoramiento histórico: Javier Trimboli e Irene Cosoy. Elenco: Fernando Migueles, Roberto Monzo, Gabriel Yeannoteguy. Luces: Facundo Estol. Vestuario y Escenografía: Cecilia Zuvialde. Fotografía: José Miguel Carrasco. Audiovisual y Diseño gráfico: Basta Estudio. Producción ejecutiva: Graciela Barreda, Zoilo Garcés. Música original: Fernando Migueles, Roberto Monzo, Gabriel Yeannoteguy, Francisco Civit. Dirección: Francisco Civit. Prensa: Novello. ElKafka Espacio Teatral. Estreno: 01/04/2017 -formó parte del Ciclo de teatro semimontado 2016 del Teatro Cervantes-. Duración: 50′.

1Fragmento de Quien quiera oír que oiga de Mignona y Nebbia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s