La farsa de los ausentes de Pompeyo Audivert

Estándar

La farsa de los ausentes

Basado en El desierto entra en la ciudad de Roberto Arlt, versión y dirección de Pompeyo Audivert

(…) los últimos habitantes se aferran a la ilusión de Dios sin saber que están en un teatro.

la-farsa-de-los-ausentes-pompeyo-audivert-a3María de los Ángeles Sanz

La puesta de El desierto entra en la ciudad, en la reapertura del Teatro San Martín es un acontecimiento político en dos sentidos: el primero parte de la dirigencia que gobierna la ciudad y que siente que cumple con un deseo de la ciudadanía al abrir nuevamente las puertas de un complejo teatral que posee para todos una intensa carga simbólica; el segundo, la versión que presenta Pompeyo Audivert se atreve con una textualidad que provoca desde la crítica a una clase, la burguesa y su fantochada constante en su relación con lo social, sus palabras le sirven al director como guiño al espectador que ve con desagrado el mensaje cultural del oficialismo. El tercer acto político lo protagonizó el público al finalizar la obra, cuando se tiraron volantes pidiendo a viva voz la devolución a sus funciones de la Sala Alberdi, y se hizo presente la preocupación sobre la situación del INCAA, fue un cierre para una noche que tuvo una propuesta que excedió lo artístico y se hizo cargo de la realidad. La teatralidad abarcando todo el continente de un país que se imaginó otro, y que ahora sus integrantes ven como sus sueños, despojos deshilachados de la memoria, buscan encontrar respuestas en las tablas de un escenario, que no le ofrece una salida sino una descripción apocalíptica de sí mismos. Audivert sobre la última textualidad dramática que escribió Roberto Arlt en 1942, año en el que falleció1, realiza una versión que pueda poner en movimiento la máquina como forma de actuación, e integre al presente la temática de la pieza. La dirección de Audivert elige ciertos momentos de la escritura arltiana y deja otros que no obedecen al punto de vista que le interesa llevar en la puesta. Introduce una mirada que acerca al presente de la enunciación la pieza de 1942, y lo hace para establecer una analogía con aquellos años, los cuarenta, cuando se desarrollaba la fatídica década infame, en lo nacional, y la Segunda Guerra Mundial en lo general, y los tiempos que corren cuando una nueva etapa de la derecha se instala en nuestro territorio y el fantasma de una guerra nuclear amenaza, una vez más, a la población planetaria. En ese universo decadente la esperanza de un nuevo mesías establece un nuevo pacto del hombre con Dios, desde el arrepentimiento de aquél que ha llevado una vida de disipación, lujuria y desprecio por sus semejantes. portada_lafarsa2Con una escenografía que sabe utilizar con eficacia los recursos que la sala Martín Coronado ofrece, Norberto Laino entrega una arquitectura barroca: escaleras de mármol de las grandes mansiones, estatuas y columnas griegas, espacios que giran, plataformas que bajan y suben otras geografías; la puesta así un despliegue interesante ante los ojos de los espectadores; sumado al vestuario diseñado por Julio Suárez que compone elementos contrastantes, para la dialéctica de las clases sociales que se enfrentan en escena, y hace que la mirada se mueva de un punto de fuga a otro, ayudado por una coreografía que logra con acierto el movimiento de un grupo numeroso de personajes sobre el espacio. La música en escena, de Claudio Peña tiene un registro puntual y necesario para el juego visual. Desde la imagen, desde lo plástico, podemos afirmar que la obra deja una impronta majestuosa para la ocasión, la inauguración de la apertura del teatro tras tres años de su cierre. La máquina Audivert está intacta, sin embargo, la voz de Roberto Arlt, queda subsumida a la misma, y a pesar de las muy buenas actuaciones la extensión de algunas secuencias, por ejemplo la primera y su largo silencio, no aportan a la presentación de la textualidad, aunque sí a la poética que se define a sí misma a través del trabajo corporal. Arlt siempre es un desafío cuando se respeta su escritura y cuando se produce sobre ella una lectura que busca traer el pensamiento del dramaturgo a un presente que tiene como el nuestro tantas reminiscencias del pasado. La fuga hacia lo místico para desentenderse de lo concreto es una tentación peligrosa, tanto en los cuarenta como ahora. lafarsa_galeria4

Ficha técnica: La farsa de los ausentes basada en El desierto entra en la ciudad de Roberto Arlt. Versión de Pompeyo Audivert. La máquina, los invitados: Pablo de Nito, Abel Ledesma, Fernando Khabie, Hilario Quinteros, Susana Herrero Markov, Carla Laneri, Hernàn Crismanich, Mauro Pelle, Gabriel Paèz, Melina Benítez, Dulce Ramírez, Milagros Fabrizio, Santiago Ríos. Relator: Eric Calzado. César: Daniel Fanego. El Gordo: Carlos Kaspar. Inés, su mujer: Fabio Mosquito Sancineto. El abogado: Andrés Mangone. Escisión: Roberto Carnaghi. La pianista: Santiago Ríos. El rengo: Pablo de Nito. El sacerdote: Fernando Khabie. El perro: Abel Ledesma. Leonor, Rosita: Ivana Zacharski. Mendigo, Federico: Juan Palomino. La criatura: Santiago Ríos. Músico en escena: Claudio Peña. Coordinación de producción: Gustavo Schraier. Asistencia de dirección: María Leiva, Victoria Rodríguez Cuberes. Asistencia artística: Eric Calzado. Asistencia de vestuario: Valeria Fernández. Asistencia de escenografía: Julia Di Blasi, Valentina Remenik. Entrenamiento vocal: Maby Salerno. Música original y diseño sonoro: Claudio Peña. Iluminación: Félix Monti, Magdalena Ripa Alsina. Vestuario: Julio Suárez. Escenografía: Norberto Laino. Dirección: Pompeyo Audivert. Duración: 120 minutos (sin intervalo) Sala Martín Coronado, Teatro San Martín. Temporada 2017.

Bibliografía:

Arlt, Roberto, 2004. La fiesta del hierro y El desierto entra a la ciudad. Buenos Aires: Editorial Losada.

Borré, Omar, 1996. Arlt y la crítica (1926 – 1990) Buenos Aires: Edita América Libre.

1 En un prólogo a Saverio el cruel, Mirta Arlt evoca los últimos días del autor:

“Su última visita a Casquín la realizó en julio de 1942, quince días antes de su muerte. Llego durante las vacaciones de julio con El desierto entra a la ciudad, su última obra teatral, en la maleta. La pieza quedó en manos de la autora de esta síntesis, quien supuestamente corregiría sus graciosos errores de ortografía. Pocos días después, el 26 de julio Roberto Arlt moría a consecuencia de un paro cardíaco. Diez años después la autora de este estudio preliminar, vinculada con un grupo de teatro independiente, estrenará la obra. Aquella puesta sirvió para advertir hasta qué punto Roberto Arlt había crecido en su capacidad de manejarse en la orquestación de los códigos y sistemas de códigos que intervienen en una pieza teatral”( Borré, 70)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s