Acasusso de Rafael Spregelburd

Estándar

Acasusso de Rafael Spregelburd

La comedia es una cosa seria

000158613María de los Ángeles Sanz

El taller de teatro La Odisea dirigido por Gastón Courtade lleva adelante una puesta donde el humor delirante cargado de ironía de la pieza de Rafael Spregelburd Acasusso (2007) desborda en los noventa minutos que transcurre en escena con muy buenas actuaciones, y un ritmo que no decae. Un ritmo que exige a los actores un tempo intenso, que solo se detiene por segundos en los apagones que señalan el paso del tiempo entre situación y situación. Con el marco de una escenografía funcional, los tipos humanos que construye el discurso desde una buscada exageración, desfilan los personajes que producen la rápida identificación por parte del espectador, que a la vez que se ríe abiertamente de acciones y dichos, también tiene elementos que le provocarán luego un instante de reflexión sobre una sociedad que basa sus principios en la familia y la educación. Spregelburd deconstruye ese imaginario y nos muestra el revés de la trama, aquello que uno puede intuir o saber pero que todo allí, en el espacio escénico, hace que nos brote la carcajada porque parece demasiado. Las diferencias de clases entre educandos y educadores, es una frágil línea que deja a todos muchas veces en offside, fuera de los límites de lo legal, tanto para unos como para otros. Cada uno de los personajes tienen una composición que va como requiere el género, desde el exterior: vestuario, maquillaje, voz, postura corporal; construcción que favorece la empatía a través del reconocimiento. En una propuesta de dirección que aprovecha el espacio para, respetando la textualidad dramática, construir diferentes puntos de fuga, donde una secuencia central compite con pequeñas acciones simultáneas que obligan a una mirada que se desplace necesariamente y elija que privilegiar. No es tarea fácil, evitar la superposición de situaciones, pero el procedimiento le da a la puesta una agilidad donde se busca evitar huecos en la acción. El timbre, los símbolos: la bandera y el himno, son junto al guardapolvo blanco un distintivo de clase. El grupo en escena funciona en armonía al mismo tiempo que logra construir las diferentes subjetividades que componen ese universo llamado escuela. La directora y su revés la vice, la secretaria, la fonoaudióloga, el profesor de gimnasia, la nueva, la infaltable vendedora de ropa y bagatelas, la maestra que retoma sus clases, los problemas salariales, las reuniones con el sindicato, y la esperanza puesta en las piernas de una promesa futbolística, son los elementos que lo conforman. El afuera también se hace presente en la figura de la madre de los alumnos, ejemplo de una difícil relación, tomando la parte por el todo, y en la noticia de los atracadores del banco de Acasusso, que tras su golpe afortunado son considerados héroes, en ese territorio donde hay de todo menos dinero. El dinero, elemento esencial para llevar adelante los sueños de todos los integrantes de ese micromundo donde se tejen voluntades encontradas. El dramaturgo escribe la obra y se la dedica a la educación pública y a su hermana docente:

A mi querida hermana, Roberta, que llegó a casa llorando amargamente el día de su primera suplencia en una escuelita de Merlo; tal vez el humor despiadado, urgente de esta obra no sea más que el intento estéril de hacer justicia y revertir la impresión con la que ese día quedó grabado en mi memoria. A la educación pública. A todos los que luchan por lo preservación del futuro. R.S. (11)000158617

De esta manera, exorciza un recuerdo que toma otra dimensión a partir del discurso escénico; situación que reproduce el grupo La Odisea, cuando nos permite a través del humor, y de la risa franca, poner fuera los demonios de un tiempo presente que tiene una vez más a la educación en el ojo del huracán. Porque más allá de lo desopilante de las situaciones, lo que aparece es el inquietante estado de precariedad en que se encuentra nuestra docencia, por lo excesivo del número de obligaciones que debe llevar adelante el educador en nuestras escuelas públicas. Acasusso satiriza a la docencia, pone hasta el límite del absurdo la mayoría de sus acciones, pero también nos permite ver tras la burla, la constante lucha por sobrevivir. 000158662

Ficha técnica: Acasusso de Rafael Spregelburd. Elenco: María Antonio, Tatiana Borjas, Ewa Czarnecka, Florencia Feldman, Laura Judith Moin, Daniel Righetti, Natalia Vallone. Actores invitados: Marcelo Frasca, Jorge Váldéz. Dirección y puesta en escena: Gastón Courtade. Fotos y diseño gráfico: Fernando Lendoiro. Asistencia de dirección: Liliana Perez. Código Montesco Teatro. Este espectáculo surge del taller “avanzado 2016” de La Odisea.

Bibliografía:

Spregelburd, Rafael, 2008. Los verbos irregulares. Buenos Aires: Colihue Teatro. Dramaturgias argentinas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s