Bollywood. Una industria sin estrellas de Muscari

Estándar

Bollywood. Una industria sin estrellas de Muscari

Basta de industrias. Un país de servicios, con un modelo agroexportador. Como India. Gabriela Michetti, Vice presidenta de la Nación.1

DEGGY2LXsAA40p8Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

José María Muscari presenta su nuevo trabajo Bollywood en el espacio del teatro IFT, una sala del circuito independiente de una larga trayectoria que se reabre después de un tiempo de haber cerrado sus puertas. Afirma Fanny Galperín en una entrevista que le hiciera Federico Arizen para la revista El Abasto2:

El teatro que actualmente se ubica en la calle Boulogne Sur Mer 549, se fundó en el año 1932 (primero en un local alquilado frente a la Sinagoga de la calle Paso al 400), y se construyó la actual sede en el año 1952 con el esfuerzo, en su mayoría de inmigrantes de la comunidad judía zonal. Al principio se realizaron obras en idish, pero el tiempo modifico la situación y el castellano lo reemplazo. 

Por allí pasaron varios artistas reconocidos como son Mercedes Sosa, Víctor Heredia y Arturo Bonin “En la actualidad dentro del teatro funciona una fundación de cine, un instituto de música, y hacemos exposiciones de cuadros. Además somos unos de los pocos lugares que enseñan radio teatro”. Pero el dato más curioso es que su sala principal tiene capacidad para 650 personas, posee un escenario giratorio y tiene 18 camarines, “Ediliciamente fue pensado como un teatro Colón”. El 31 de agosto el teatro fue declarado por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires sitio de interés cultural. De esta forma se abre una puerta para buscar patrocinadores y aumentar el nivel de ingresos.

El teatro IFT con una tradición en los géneros populares es en este doble acontecimiento: su recuperación para el circuito independiente, y el retorno del actor, dramaturgo y director a ese circuito luego de muchos años de transitar la calle Corrientes, es entonces el ámbito adecuado a un trabajo de intensa búsqueda identitaria, en un micro espacio geográfico, el Once, que nos habla de la fama, el amor, la pobreza, la riqueza, la desigualdad social, el arte, el cine, el teatro, los actores y su subjetividad, desde la metáfora de la meca del cine hindú, Bollywood, síntesis de Bombay y Hollywood, para darnos una mirada socio política desde allí de nuestra realidad: artístico – ciudadana. Cincuenta actores y actrices en escena, en un espacio que se expande hacia la platea, a la que interpelan constantemente, provocándola con un lenguaje que recuerda a la revista porteña. En realidad, la estructura de la puesta le debe bastante a ese género porteño tradicional, coristas, figuras principales, cuadros de baile y sketches, el ingrediente político como guiño y como crítica, y una analogía con un futuro que tal vez nos lleve al presente de la India. Un vestuario brillante, ecléctico, desnudos, de hombres y mujeres, género que no se relaciona con el sexo sino con la forma de sentirse, en un escenario que se lo permite todo, hasta hablar de la India, donde la homosexualidad está prohibida y castigada. Coreografías bien diseñadas, y un cuerpo de baile que las realiza con justeza, en un movimiento de cuerpos en escena que Muscari en su rol de director logra con acierto. La atención también queda centrada en el fondo de pantalla que nos recibe con un video sobre el casting, que se continúa en el barrio del Once; luego son los video clips de temas musicales que también serán coreografiados en escena, y algunas imágenes de India, que nos llevan a la reflexión de que sabiduría se habla en un país donde la desigualdad social es endémica y aceptado por todos como un estado natural. Muscari tiene un estilo reconocible, y en esta oportunidad podemos decir que el mismo está en estado puro, un autor que vuelve a sus principios constructivos con una idea que lo atraviesa; como el mismo define esta manera de hacer teatro se basa en la fragmentación:

Hay algunas cosas que tienen que ver con lo consciente, como el hecho que la estética de mis obras, en general, se vale de lo fragmentario, de la idea de edición. De explotar un mundo pero no contar una historia. En mis espectáculos se exploran mundos. (…) Porque la estética es fragmentada, porque por lo general incluyo música, en general hay una estética visual que no prescinde del condimento del show en la escenografía, el vestuario, el uso de la música, la idea audiovisual. En algunos espectáculos mezclo el video. (Muscari, 2009: 247/248)0000016905

El cuerpo de baile, y el conjunto de actores, se desempeñan con talento, y el manejo de cincuenta personas en escena da un resultado exitoso, que el público aplaude con su caluroso aplauso. Bollywood es una puesta que nos invita a un juego, el escénico, y nos ofrece desde el movimiento y la exhibición de los cuerpos, al mismo tiempo que nos da sobre un tema una información que excede a esa propuesta, la posibilidad de establecer una analogía entre el mundo descripto y el nuestro, que nos une y que nos separa de las luces y colores como máscara de lo que no queremos ver, ni conocer.

Ficha técnica: Bollywood. Una industria sin estrellas de Muscari. Con Mariela Asensio y Emiliano Figueredo. Y: Johan Alexander Alvarado, Daiana Bellendier, Agustina Beluchi, Cami Berman, Joel Castañeda, Sasha Lis Cerrini, Walter Collia, Cecilia De Paoli, Desireé Du Val, Morena Esperón, Manuel Etchebarne, Nico Figueroa, Ayelén Ford, María Forte, Miranda Ghirimoldi, Lara González, Angy Jaume, Ronad Jenki, Estebán Lamarque, Fernando Liao, Facundo Lopez, Ignacio Lopez Diez, Bianca Loponte, Mauro Martinak, Nacho Mena, Mateo Misael, Benjamín Morelli, Jonatan Nugnes, Ale Ordoñez, Santiago Paciullo, Aldana Pascual, Amarú Patrono, Josefina Pittelli, Constanza Raffaeta, Andrés Reyes, Gisela Rietti, Andy Rinaldi, César Riveros, Pili Rubí, Julian Siliberto, Belu Spenser, Mariana Szuchmacher, Colo Vargas, Jesi Videla, Bianca Vilouta Rando. Diseño de Vestuario: Gustavo Alderete. Diseño de Luces: Gisela Marchetti. Diseño de Video: Cande Serra. Ambientación: Paz Robinson. Selección Musical: Guillermo Salvador. Fotos: Fuentes2Fernandez. Diseño Gráfico: Lucila Gejtman. Prensa: Agencia AB – Alejandra Benevento. Operación de Luces y Sonido: Fernando Martin Sanz. Stage Manager: Giuliana Betta. Asistencia de Coreografía: Victoria Broggi. Colaboradores: Joaquín Duhalde Longhi, Ariel Dabbah, Carina Torre, Taisa Isola, Micaela Ayala, Victoria Membrado Capó, Lourdes Boy Arditi, Carmen López Contreras, Lucía Adúriz. Realización de Vestuario: Natalia González, Rodrigo Lico Lorente, Laura Martínez, Guillermo Corujo, Florencia Tonel. Asistente de Dirección: Paola Luttini. Producción Ejecutiva: Roni Isola, Enrique Jauregui. Dirección de Producción: Maxi Bartfeld. Coreografía: Magui Bravi. Dirección: José María Muscari. Espacio IFT. Estreno: 17/06/2017.

Bibliografía:

Muscari, José María, 2009. Teatro. Buenos Aires: Colihue Teatro.

1 Estas declaraciones que luego salieron del aire, fueron registradas en: Diario Registrado, el 17 /2 / 2016.

2 Revista El Abasto número 147, septiembre de 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s