Rayito de sol. Un amor sin tiempo de Natalia Villamil

Estándar

Rayito de sol. Un amor sin tiempo de Natalia Villamil

Sobre mí, decido yo.

rayito con mariposaQué he sacado con el lirio, ay, ay, ay 
Que plantamos en el patio, ay, ay, ay
No era uno el que plantaba, ay, ay, ay
Eran dos enamorado’, ay, ay, ay
Hortelano, tu plantío, ay, ay, ay 
Con el tiempo no ha cambiado, ay, ay, ay

(Violeta Parra, Lamento mapuche)

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

Una puesta conformada por una tríada de mujeres: textualidad, interpretación y dirección, que promete una lectura diferente de situaciones comunes donde la mujer es el centro del conflicto, al menos su locus de controversia, una promesa que se cumple. En un espacio despojado, solo un artefacto que simula un quiosco, que luego se convertirá en un pequeño nido de amor, diseño funcional al relato de José Escobar, el cuerpo de la actriz nos cuenta su vida, y en ella la fuerza que se necesita y el despojamiento para cumplir con el mandato de ser, y lograr una pizca de paz y felicidad. El cuerpo femenino entre el deber ser, madre y esposa, y el amor, que es un bicho que cuando pica no se encuentra remedio ni en la botica, como decían las viejas, se presenta como un campo de batalla, como un jardín de otros que sólo puede florecer al contacto con lo masculino. El cuerpo femenino, campo arrasado por la medicina desde el vamos, desde el sentirse mujer, por el matrimonio, con amor o sin él, y por último, por el deseo, que finalmente lo hace libre, para moverse hacia donde lo lleva la tormenta de sentimientos que lo atraviesa, para poder tomar la decisión desde la autoconciencia de que se quiere y con quien. Los hijos como amor y dolor al mismo tiempo, y la mirada de los otros sobre ese cuerpo femenino y sus acciones, es el que se propone el texto de Natalia Villamil, entre el humor sencillo y la declaración de principios y expresa con la estructura del monólogo, para una actriz que interiorice el complejo mundo que allí se describe. 000173797Leticia Torres logra construir esa mujer que el texto propone, lo hace verosímil y querible, lleva con ritmo sin pausa y muy buena energía el diálogo con un espectador, al que le hace llegar el caudal inagotable de sus palabras para explicarle a todos, aquello que la sociedad vería sólo desde el prejuicio patriarcal: el dominio que la mujer debe ejercer sobre sí misma, al aceptarse en sus contradicciones, y ser capaz de decidir, a pesar de la mirada cuestionadora que sabe caerá sobre ella. La pregnancia escénica de la intérprete nos atrapa desde el inicio porque le otorga la textura perfecta al sujeto de la acción, que es sensible y fuerte a la vez. En tanto la iluminación la contiene en un habitad que le es adverso y la música parece ser su liberación. Un hecho teatral sin fisura y un relato que nos interpela a partir de un código común y sin golpes bajos.000173799

Ficha técnica: Rayito de sol. Un amor sin tiempo de Natalia Villamil. Con: Leticia Torres. Escenografía: José Escobar. Vestuario: Paula Molina. Música original: Daniel Quintás. Iluminación: Sebastián Evangelista. Diseño gráfico: Sebastián Villamil. Producción: Bárbara García Di Yorio. Asistente artística: Natalia Villamil. Dirección: Cintia Miraglia. Espacio Callejón. Estreno: 16/02/2018. Duración: 55’. Funciones: viernes 20 hs.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s