La radio, un tiempo para la nostalgia…

Estándar

La radio, un tiempo para la nostalgia…

Susana Llahí – chumbitoplus@yahoo.com.ar

IMG-20180421-WA0014 (2)Porque sabemos que es para nosotros un gran desafío artístico y estético confrontar esta propuesta con la habitual realidad del espectador, hoy saturada de imágenes impuestas, de tiempo fugaz y vertiginoso, donde no hay espacio para escuchar y reflexionar. María Mercedes Di Benedetto (autora)

La radio y su magia… La radio y nuestra imaginación que vuela, que recrea tiempos, rostros y espacios. La radio que pobló nuestra infancia y mucho más para quienes transcurrimos esa infancia y adolescencia en el interior de país. La radio que traía las noticias cuando no llegaban los diarios y revistas, que nos conectaba con la gran ciudad, con el mundo real y con el universo ficcional. Quien no recuerda a Tarzanito, Los Pérez García, ¡Qué pareja rinsoberbia!, Catita, Felipe, la locución de Julio César Barton, El Glostora Tango Club… Y el futbol relatado desde radio “El Mundo” por Fioravanti compitiendo con José María Muñoz desde “Rivadavia”. Y los radioteatros!!!: los ciclos de Nene Cascallar, Elcira Olivera Garcés y Jorge Salcedo, la voz de Oscar Casco, soñábamos y esperábamos con ansiedad la hora del radioteatro.

La puesta que presenciamos en la “Botica del Ángel” tiene como antecedente el ciclo “Crónicas que hicieron historia” . Historias de hombres y mujeres que son recordados por ser figuras de ruptura; o por sus éxitos, a veces con un triste final; por ser un hecho de fraude o un cuento que llama a ordenar nuestro interior. De esta manera el ciclo tomó a Julio Sosa, Regina Pacini de Alvear, Rufina Cambaceres, Juana Manuela Gorriti, Alfonsina Storni y Horacio Quiroga, el escándalo de Los Niños Cantores y El hombre de la lluvia. Las puestas se desarrollaron en distintos espacios: en el 2011 en “La Piqui Piqui”, restó ubicado en San Isidro. En el 2012 continuó en el “Espacio Sumaga” en el Barrio del Abasto. En el 2013 en el “Teatro Gargantùa”. En el 2015 y 2018 en “La Botica del Ángel”.

La puesta nos presenta el espacio de una sala de radio ambientada en 1960. La locutora elegantemente vestida, el locutor de traje y corbata, ambos, de pie delante del micrófono (algo que contrasta notablemente con las imágenes actuales de locutoras y locutores en sus momentos de trabajo radial). La voz algo engolada. La mesita en un rincón donde se ubica la persona que realizará todos los sonidos. En esta puesta de “radio en el teatro” se desarrolla la vida de Trinidad Guevara. De esta manera desfilan quienes fueron sus compañeros en la vida artística: Luís Ambrosio Morante con quien formaba la pareja favorita del público, Anita Campomanes, Juan Mariano Velarde, el simpático asistente de dirección (si es que en ese momento existía ese rol) Pepe De la Cazuela, el amante de Trinidad que precipitó su vida en un infierno. Trinidad Guevara tuvo valentía y talento para responder con inteligentes y adecuadas palabras a las ofensivas del padre Castañeda en el mismo periódico en el que él la agravió.

La autora realizó un excelente recorte de la vida de Trinidad, logró apresar los momentos pregnantes de la apasionada vida de la actriz, quien nunca renunció a su forma de vivir, a su forma de amar y de jugarse por aquello que creía justo. El elenco de manera armónica da cuerpo a esa estructura que va de la ficción-Trinidad Guevara a la otra ficción-publicidad. Esta alternativa confiere a la puesta un ritmo sostenido donde la fractura: ficción dentro de la ficción marca un juego doblemente interesante: entrada y salida del personaje, el radioteatro hacia la vida de radio.

La forma de “decir” (no olvidemos que en la radio lo central es la palabra) contuvo los tonos justos, la voz que supo dar carnadura a las publicidades del “vino Uvita”, “Usted camina, camina y al final llega a Sadima (…)”, “Odol! Odol! Odol!!!” y a otras que han quedado en la historia de la publicidad radial, tanto como la que supo dar fuerza y vida a Trinidad y a los personajes que tejieron su historia. La iluminación definió tenuemente los dos espacios en un escenario complejo por tu tamaño. Un excelente trabajo de dirección donde se observa la armonización de todos los signos escénicos.

Una puesta muy bella y nostálgica para quienes la vivimos y que sin duda puede despertar curiosidad e interés en los jóvenes que sólo oyeron comentarios sobre esa radio tan distinta a la actual en su forma y contenidos.IMG-20180505-WA0042

Ficha técnica: Radioteatro a la hora del té. De Crónicas que hicieron historia de María Mercedes Di Benedetto. Trinidad Guevara. Así en la vida como en el Teatro. En Museo de Arte “Botica del Ángel”. Luís Sáenz Peña 543. C.A.B.A. Elenco: Julieta Bottino. Norberto Vázquez Freiló. Cristián Sabaz. Flavia Vitale. Gabriel Schapiro. Intérprete de Máscaras y Movimiento: Mariana Danani. Locución y Relatos: Walter Presa. Pato Outeda. Sonidos de Mesa: Virginia Visino. Operación de Luces y Asistencia de Dirección: Carlos Fernández. Producción Ejecutivo: Volver a Ser Pibes. Dirección: Norma Peña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s